dom. Feb 24th, 2019

Abusos sexuales en la ORT: nuevos testimonios dan detalles de cómo actuaba el ex médico de la escuela

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político).. Nuevos testimonios revelaron detalles de cómo era la metodología que practicaba Alberto Cirulnik, ex médico de la escuela técnica ORT, que llevó ya a al menos 33 ex alumnos de la institución a denunciarlo por abuso. Un de ellos es el de Julieta, de 23 años. Hoy estudiante de Letras y profesora de español para extranjeros.  El otro es el de Mariano, de 39 años, ingeniero y padre de cuatro hijos. Los dos hablaron con TN y relataron sus experiencias con el médico. Ambos coinciden en que “es imposible que no supieran (en el colegio) lo que estaba pasando con Cirulnik durante tantos años”.

Julieta contó que conoció a Cirulnik cuando fue con su mamá a hacer el examen médico de admisión a la sede de la calle Yatay de la escuela. Tenía 13 años. Recuerda las dos zonas del consultorio: una con la computadora, una mesa y sillas, y la otra, con la camilla y la balanza.

“Ni bien entré con mi mamá, empezó a decirme ‘qué linda que sos, qué linda’. Y lo repetía, de manera insistente. Fue raro. Nos pusimos incómodas y cuando le di la foto carnet para mi legajo me dijo: ‘Te voy a poner en el archivo de las chicas lindas’. Después me preguntó si tenía novio, ya que era ‘tan linda’ “, relata Julieta.

Cirulnik le indicó a la nena que se dirigiera a la parte posterior del consultorio, sola, donde su mamá no podía verla. “Me dijo que me tenía que sacar toda la ropa, lo que era raro porque solamente tenía que pesarme y medirme. Me miró de arriba abajo y me dijo que tenía buen cuerpo. Me empezó a acariciar las piernas en la camilla, me tocó la panza de una manera extraña. Me hizo agachar, supuestamente para examinar la curvatura de mi columna, mirándome desde atrás “, explica. Cuando salió, Julieta habló con su mamá, que le pidió que mientras cursara en la escuela, nunca volviera al consultorio si estaba Cirulnik. “Estaba horrorizada, como yo”, afirma.

“Era todo muy inusual, pero era el médico. Y el médico de la escuela, que es supuestamente el lugar donde tenés que estar segura“, señala. Su madre intentó alertar a la ORT sobre la conducta del pediatra. “Ella habló del tema con el papá de una amiga, que era integrante de la conducción del colegio, que le prometió que iba a investigar, pero no pasó nada“, lamenta.

Julieta volvió a ver muchas veces al doctor en los pasillos de la ORT de Yatay, pero nunca más tocó la puerta de su consultorio.

El colegio ORT, en el foco de la tormenta. colegio ORT
El colegio ORT, en el foco de la tormenta. colegio ORT

Por su parte, Mariano describió cómo actuó el médico en su caso: “Era grandote, simpático, a un chico al principio le parecía copado. Pero él buscaba agradar, y poco a poco iba más allá de lo estrictamente profesional. Buscaba mover el límite. Nunca intentó nada de golpe, todo era gradual, poco a poco, midiendo tu reacción”, detalla.

Cuando tenía 15 años fue al consultorio médico porque le dolía el estómago. Estaba Cirulnik, que le hizo quitarse toda la ropa, calzoncillo incluido. “Cuando estaba acostado en la camilla, totalmente desnudo, me empezó a palpar la panza, pero en un momento frotó su pene sobre mi mano. Primeramente creí que era accidental y la corrí”, revive.

“No recuerdo ningún comentario, pero me dijo que volviera al día siguiente y creo que lo hice. Después me pidió que fuera otra vez, y no fui. Después de todo, había sido solamente un dolor de estómago y ya se me había pasado”, explica.

Los abusos fueron revelados a fin del año pasado y se iniciaron con una denuncia de tres ex alumnos. Hoy más de 30 víctimas han brindado testimonio y los denunciantes van desde los 20 años hasta los 56, e incluyen pacientes, alumnos de las escuelas donde trabajaba, hijos de sus amigos, incluso de su sobrino, que se unió a las denuncias. Se calcula que hay más involucrados, pero que aún no están dispuestos a declarar o no se quieren exponer.

El médico dejaba de tener interés en sus víctimas cuando se desarrollaban y alcanzaban la madurez sexual y las denuncias de abusos se extienden por hechos que van desde 1975 hasta 2012. Dentro de los primeros denunciantes, se encuentra la hija del ex ministro de Educación Daniel Filmus.

Cirulnik nació en 1950, hijo de padres inmigrantes. Creció en el barrio de Villa Crespo pero se afincó en Parque Centenario. Cursó estudios secundarios y después ingresó a la Facultad de Medicina. Hoy, el médico vive con su esposa en un departamento del barrio de Almagro, a metros de su primer consultorio. Tiene dos hijos, de 36 y 34 años. Su último empleo conocido es el de extraccionista, en un centro hematológico en San Miguel.

La causa por abuso sexual y corrupción de menores está radicada en el juzgado Criminal y Correccional 41, subrogada por el juez Luis Alberto Zelaya. El médico aún no está procesado.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *