lun. Ago 19th, 2019

El conmovedor pedido de ayuda de la familia del turista asesinado en Brasil para repatriarlo

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Necesitamos 4 mil dólares para llevar el cuerpo de mi papá a Córdoba”. La voz de Daniela Barizone, la hija del turista argentino asesinado en Salvador de Bahía de Brasil en un robo, está quebrada por la angustia y desesperada: necesitan esos fondos para repatriar los restos de Luis Daniel Barizone (65).

Por eso, Daniela dio un teléfono para que se puedan comunicar quienes puedan colaborar económicamente: 0351 155 384907. “La gente del Consulado (argentino en Salvador de Bahía) se ha portado muy bien con nosotros, nos acompañan”, dijo en diálogo con TN

No es frecuente este nivel de violencia. Suele haber arrebatos, robos con amenazas y hasta golpes, pero no es común esto, y menos en una zona turística como esa”, le dijo a Clarín el cónsul argentino en Brasil, Pablo Virasoro.

Unos días antes del ataque a Barizone, otro turista argentino que reside en Buenos Aires pasó cuatro días internado luego de que lo apuñalaran, también por la espalda, durante un intento de robo en la playa Stella Maris, ubicada a tan sólo 10 minutos de donde asesinaron al jubilado cordobés.

“Sabíamos que existían problemas con la inseguridad, pero nunca nos imaginamos a este nivel: de matar a alguien”, dijo Daniela . A su papá lo mataron de una puñalada por la espalda para robarles 200 reales y dos celulares. Ella y su mamá, Emilia, fueron testigos directos del crimen.

“Cuando giré para ver lo que estaba pasando, vi cómo lo apuñalaban por la espalda”, recordó Daniela. Apenas un día antes, ella, su papá y su mamá se acercaban al faro de playa Itapuá, en Salvador de Bahía, para ver la puesta del sol y tomarse una foto.

Estuvieron apenas unos 10 minutos en ese lugar y decidieron irse: allí comenzó la tragedia. Dos ladrones interceptaron a Barizone, luego uno de los delincuentes atacó a Emilia y cuando su marido quiso defenderla la apuñalaron. Según Daniela, los ladrones tenían menos de 35 años.

“Mi papá se desangró en la playa prácticamente sin asistencia”, se quejó la chica que debía volver con su familia a Córdoba el 24 de febrero. Un rato antes, en su perfil de Facebook, posteó como despedida para su papá un mensaje al que acompañaba un corazón: “Disfrutó la vida, solo eso”.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *