jue. May 23rd, 2019

“Chucky” y “Novato”, los jóvenes que confesaron haber asesinado al turista argentino para robarle 200 reales

CIUDAD DE BUENOS AÍRES (Compacto Político). Los capturaron y confesaron. Les dicen “Chucky” y “Novato” y son los dos jóvenes brasileños de 22 y 18 años que fueron detenidos este miércoles al mediodía en Salvador de Bahía por el crimen de Luis Daniel Barizone, el turista cordobés de 65 años que fue apuñalado durante un robo frente a su familia cuando se iban del faro de la playa Itapuá tras ver la puesta del sol.

“Cuando los arrestaron confesaron y también les encontraron los celulares que les habían robado a la familia Barizone. Ahora serán sometidos a una rueda de reconocimiento. Ambos tienen antecedentes penales”, detalló a Clarín el cónsul argentino en Salvador de Bahía, Pablo Virasoro.

Daniel Barizone, un cordobés que vacacionaba en Salvador de Bahía (Brasil) junto con su esposa y con su hija fue asesinado durante un intento de robo.

Daniel Barizone, un cordobés que vacacionaba en Salvador de Bahía (Brasil) junto con su esposa y con su hija fue asesinado durante un intento de robo.

Será este mismo jueves por la tarde que Emilia Cano y Daniela Barizone, la mujer y la hija de la víctima que fueron testigos del crimen, participarán de la rueda de reconocimiento donde estarán los detenidos. Las acompañará el fiscal adjunto argentino Santiago Trasmonte.

Según indica la agencia de noticias Télam, los detenidos fueron identificados como Lucas Amancio de Souza (22), apodado “Chucky”, y Danilo Lima (18), conocido como “Novato”. Y dieron con ellos gracias a las cámaras de seguridad de la Municipalidad de Salvador de Bahía y tras la declaración de testigos.

Los dos sospechosos detenidos por el crimen del turista argentino en Salvador Bahia, Les dicen “Chucky” y “Novato”.

Los dos sospechosos detenidos por el crimen del turista argentino en Salvador Bahia, Les dicen “Chucky” y “Novato”.NEWSLETTERS CLARÍN

Según el cónsul Virasoro ambos detenidos tienen antecedentes por robos, aunque es el delincuente apodado “Chucky” quien era más conocido en la zona: había sido detenido en seis oportunidades, acusado de los delitos de robo, hurto, portación ilegal de armas y tráfico de drogas.

Tras ser interrogados, ambos admitieron haber participado en el robo y crimen de Barizone y dijeron que vendieron los dos celulares que les robaron a la familia argentina en el Farol de Itapuá, uno de los principales puntos turísticos de Salvador de Bahía.

Mientras todo esto sucedía, se conoció que el gobierno cordobés pagará los costos de la repatriación del cuerpo de Barizone. Justamente, Daniela, la hija de la víctima, había pedido ayuda para poder pagar los cuatro mil dólares que implica el traslado y los servicios fúnebres y este jueves agradeció la colaboración de las autoridades.

Es más, según pudo saber Clarín, los trámites ya están listos, sólo se espera que la empresa funeraria brasileña reciba el giro con el dinero y se encuentre un vuelo a Córdoba que pueda trasladar el cuerpo.

“No todos los aviones están en condiciones de hacerlo”, indicaron las fuentes. La mujer y la hija de la víctima viajarán a Córdoba unos días antes que el féretro Barizone murió desangrado en la playa del faro de Itapuá.

Hasta ese lugar el martes pasado había ido el hombre con su mujer y su hija a ver la puesta del sol y a tomar unas fotos. No estuvieron más de 10 minutos en lugar y cuando se iban ocurrió la tragedia: dos hombres les robaron 200 reales y dos celulares y apuñalaron al turista cordobés.

Luis Barizone con su hija y su mujer en una de las tantas vacaciones en familia. (Facebook)

Luis Barizone con su hija y su mujer en una de las tantas vacaciones en familia. (Facebook)

“Cuando me di vuelta, estaba uno de los ladrones y mi papá como abrazados. Me estaba acercando, pensando que la situación estaba bajo control hasta que vi que le clavaron el cuchillo por la espalda“, relató Daniela.

“Mi marido empezó a gritar ‘me pegaron un tiro, me muero, me muero‘. Yo pedía socorro y no sabía que hacer. Vinieron dos hombres, que lo pusieron boca abajo y veo que había un orificio del cual sangraba mucho. Finalmente, a pesar de los esfuerzos de un equipo médico que llegó al lugar, mi marido murió”, explicó Emilia Cano, la mujer de Barizone.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *