jue. Jul 18th, 2019

La economía hasta octubre: menos actividad y jaqueada por la inflación

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La economía atraviesa un campo minado de encuestas. Los estudios muestran a Cristina Kirchner con chances de ganar las elecciones y los precios del dólar y de los bonos así lo registraron hace algunas semanas. Clarín consultó los análisis de consultoras reconocidas en el monitoreo de la coyuntura: Arriazu Macroanalistas, ACM, IERAL, Analytica, Ledesma Consultoras y Eco Go.

Fernando Marengo, del estudio Arriazu, enumera tres factores que podrían ‘darle oxígeno’ a la recuperación de la actividad: volumen récord de cosecha (“US$ 10.000 millones más que el año pasado”), Brasil en ascenso de la mano de un real apreciándose y un ajuste fiscal menor al esperado (el REM espera un déficit primario de $ 95.600 millones para este año). “El estimador mensual de actividad del Indec creció 7,1% anualizado en diciembre-febrero”. De todas maneras, Marengo advierte que este equilibrio es frágil porque “la incertidumbre se traduce en una salida de capitales”.

Juan Lezica, economista de la consultora ACM, describe un panorama menos alentador hacia adelante. De hecho, cree que “la recesión continuará” y que “la inflación puede causar dolores de cabeza”. La consultora proyecta una contracción del producto bruto de 2% para este año y una tasa de inflación de 43,5%. Ambas cifras son más pesimistas que el promedio del mercado que proyecta -1,3% para el PBI y 40% de inflación. “La recuperación de la actividad que se registró en enero y febrero se dieron vuelta -anticipa Lezica-, los datos de marzo y abril del estimador mensual de actividad económica serán peores a los esperados. En abril podría, incluso, contraerse. El campo es lo único que traccionó arriba”. Con respecto a los precios, Lezica advierte que si bien las medidas monetarias-cambiarias que tomó el Banco Central en sintonía con el FMI, “pueden causar dolores de cabeza ciertas dinámicas salariales y empresariales. Por ejemplo los gremios docentes de la Provincia negocian paritarias de manera trimestral”.

Juan Ignacio Paolicchi, economista de Eco Go, también cree que la reactivación quedará postergada. “Los brotes verdes de enero y la primera mitad de febrero empezaron a marchitarse una vez que el tipo de cambio volvió a pisar el acelerador y la política monetaria reaccionó elevando nuevamente la tasa de interés. Difícilmente haya una reactivación económica en el segundo semestre”.

Gustavo Reyes, economista del área Cuyo del IERAL-Fundación Mediterránea, señaló en un artículo reciente que la economía se encuentra en “un círculo vicioso de tasas de interés altasy presiones cambiarias”. Comenta que no es la primera vez que sucede algo similar n la historia argentina y que una de las maneras que estos episodios llegan a su final es a través de un plan de estabilización por parte de un gobierno que no se encuentre en el final de la gestión como el actual. De ahí que, según Reyes, “dadas las restricciones presentadas por el cronograma electoral, el escenario más probable es que de acá a las elecciones la economía probablemente continuará con la peligrosa puja entre las altas tasas de interés y las presiones cambiarias”.

Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, resalta la incertidumbre alta de junio a octubre sobre la economía por las elecciones. Cataloga de “anémica” la recuperación (en un escenario base) y que la volatilidad cambiaria y de la tasa de interés irán cediendo. “Pero me resulta difícil proyectar el cuarto trimestre si en las elecciones ocurre un resultado negativo para el oficialismo”.

Finalmente, desde Analytica, Rodrigo Alvarez sintetiza en términos de actividad algo similar a lo de Lezica y Paolicchi: el mayor aporte del campo no logra compensar la caída del consumo que equivale a algo así como el 70% del PBI. “Con excepción de las exportaciones, que pesan 20% en el PBI, no hay drivers de crecimiento. La política de ingresos, la política fiscal y monetaria juegan en contra. Este año esperamos una caída del PBI en el rango de 2,5% al 3%”.

Con respecto al frente inflacionario, para Alvarez no tendrán muchos resultados ni el congelamiento de tarifas fijado por el Gobierno ni el programa de precios. “Abril cerrará con una suba de precios en torno a 4% y, de no mediar tensiones sensibles sobre la cotización del dólar, el año cerrará en 45%”. Por último, el dólar llegará al techo de la zona de no intervención ($51) para las primarias de no actuar ninguna intervención del banco y utilizando sólo la tasa de interés. “Tiene con qué hacerlo ya que a estos niveles de paridad y con estas reservas se podría cubrir buena parte de la potencial demanda, incluso considerando las reservas de libre disponibilidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *