lun. Jun 17th, 2019

Schiaretti convocó al PJ federal, al socialismo y al GEN para armar una propuesta electoral amplia que compita con Cambiemos y el kirchnerismo

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Juan Schiaretti no será el macho alfa del peronismo federal, pero no tardó muchos días desde que ganó en forma contundente la provincia de Córdoba para ponerse a trabajar en el diseño de una alternativa electoral que concentre el amplio espacio del peronismo no K al que qué quiere sumar partidos aliados como el socialismo y el GEN.

Ayer a la noche se reunió en las oficinas que un consultor muy allegado tiene en la esquina de Avenida 9 de Julio y avenida Del Libertador con Miguel Lifschitz, con quien acordó su presencia en el evento que se realizará la semana próxima, presumiblemente el miércoles, en la ciudad de Buenos Aires.

El actual gobernador de Santa Fe habló en nombre del Partido Socialista y del GEN que lidera Margarita Stolbizer, con lo cual empieza a entreverse que la idea de este peronismo moderado es ampliar su oferta electoral con un espacio que bien podría llamarseConsenso Federal, una fusión del Consenso 2019 y Alternativa Federal, tal como lo propuso el mismo Schiaretti. La idea sería sumar también a los radicales díscolos con Cambiemos, pero eso todavía no fue garantizado.

En concreto, a Córdoba viajarían Lifschitz, Stolbizer y también Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto, que ayer también estuvo reunido con Schiaretti en las oficinas de la consultora porteña. También iría Roberto Lavagna, con quien el gobernador cordobés tiene previsto mantener un mano a mano previo. Sin embargo, desde el entorno del economista aseguran que no recibieron ningún llamado.

Infobae ya había anticipado este encuentro, que está especialmente observado por Cambiemos, ya que compiten por el mismo electorado.

Aunque en las últimas horas trascendió que se decidió no invitar a esta reunión a los gobernadores Sergio Uñac, Juan Manzur y Gustavo Bordet cómo se había pensado en un principio. Por lo menos por ahora, buscando ser respetuosos de los procesos electorales que están viviendo los últimos dos en sus provincias. “Como respetaron a Córdoba sin involucrarla en discusiones nacionales, tenemos que respetar a las demás provincias“, se explicó.

Es decir, que la reunión que se realizará la semana próxima estará centrada en mostrar que no se trata de una propuesta exclusivamente peronista, sino amplia, donde se aprobarán cinco puntos en los que todos los presentes estén de acuerdo, sin avanzar en candidaturas ni definiciones para las que todavía no han madurado los debates. 

La invitación a Lavagna al encuentro estaría a cargo del santafesino Lifschitz. Quizá sea un intento de herirlo sin que se note demasiado, porque él insiste en no aceptar las PASO que el peronismo federal considera que sería la solución a los dilemas internos. “Somos el espacio que tiene mayor cantidad de candidatos presidenciales valiosos y con gran experiencia en el Estado, no se por qué no hacer valer eso en la opinión pública”, explicó un dirigente peronista de la provincia de Buenos Aires.

Como sea, todavía hay gran cantidad de aspectos a definir “y nadie tiene que sentirse afuera, porque se trata de sumar y no se dividir“. Lo que queda claro es que habrá una oferta electoral potente con epicentro en Córdoba, capital nacional de la moderación política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *