lun. Jun 24th, 2019

Reabren la avenida Juan B. Justo tras las obras del viaducto elevado del tren San Martín

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Politico). La avenida Juan B. Justo no se eleva más: hoy martes 22 de mayo a las reabrirán el corredor que conecta el oeste porteño con el corazón de Palermo. Lo confirmó el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad, Franco Moccia, en una comunicación con los vecinos por las redes sociales. Catalogó la intersección como una de las barreras más terribles del ámbito metropolitano y sentenció: “La buena noticia es que ya es historia. Juan B. Justo y Córdoba pasará a ser un cruce de avenidas normal en la Ciudad de Buenos Aires”.

El corte se produjo el 2 de octubre de 2018. Por entonces, las autoridades anunciaban que el tránsito por la avenida estaría cerrado entre las calles Castillo y Cabrera por seis meses: se había estimado que su finalización era el 25 de marzo. El pronóstico fue optimista y las obras demandaron dos meses más: en total la avenida Juan B. Justo estará 232 días interrumpida. La razón: la ingeniería del viaducto elevado del Ferrocarril San Martín que comprende la reconversión de once pasos a nivel y el desmantelamiento del “Puente de la Reconquista”, la hoy extinta plataforma que daba continuidad a la avenida Juan B. Justo por sobre la avenida Córdoba y las vías del tren, y sobre donde el taxista Oscar Brahim escribía enigmáticas consignas.

El tren San Martín recorrerá cinco kilómetros por el viaducto, que estará a ocho metros del suelo, y atravesará los barrios de Palermo, Chacarita y La Paternal. Contará con dos estaciones elevadas y se abrirán diez calles que permanecían cerradas al tránsito
El tren San Martín recorrerá cinco kilómetros por el viaducto, que estará a ocho metros del suelo, y atravesará los barrios de Palermo, Chacarita y La Paternal. Contará con dos estaciones elevadas y se abrirán diez calles que permanecían cerradas al tránsito

La mega obra alteró la fisonomía y la dinámica de una zona de por sí convulsionada por el tráfico. La interrupción al paso de las avenidas Juan B. Justo y Córdoba ameritó cambios de sentido de algunas calles, desvíos, alteraciones en el recorrido de los colectivos, embotellamientos y estacionamiento prohibidos en arterias específicas. Las vías cercanas debieron absorber la circulación que antes atravesaba la avenida Córdoba y las vías por el histórico puente inaugurado en 1969. Por la instalación de vigas de tamaño mayor para no entorpecer el flujo del tránsito en la avenida, Córdoba estuvo cortada desde el primero de abril hasta el 15 de mayo.

 “Esta nueva Juan B. Justo recupera para los vecinos el salir a la vereda, andar más tranquilos y seguros por toda la zona. Nos quedan por eliminar seis barreras y abrir tres calles por la elevación de las vías del ferrocarril San Martín”, dijo Franco Moccia, ministro de Desarrollo urbano y Transporte

Los trabajos en el desmontaje de la estructura se desarrollaron con la técnica de “hilo diamantado”. Es un método para cortar hormigón limpio y eficaz, a efectos de proteger la estructura de las casas de la zona. En los últimos días, se intensificaron los trabajos de puesta a punto de las veredas, de la calzada y de los semáforos. El ministro Moccia anunció, a su vez, que como parte de las obras, se incluirán espacios verdes junto a la renovada avenida en un lugar “que se encontraba muy deteriorado“. Eso quedará para más adelante. Hasta última hora se realizarán labores de limpieza y puesta en condiciones para garantizar la normal circulación por la avenida.

El antes y después del cruce entre las avenidas Juan B. Justo y Córdoba (Fotos Lihue Althabe)
El antes y después del cruce entre las avenidas Juan B. Justo y Córdoba (Fotos Lihue Althabe)

Era otro de los objetivos de las autoridades porteñas en virtud a la conformación de un cruce tradicional en la intersección de la avenida Juan B. Justo y las avenidas Córdoba y Niceto Vega. El proyecto prevé, además de la creación de plazas, la reducción de la siniestralidad en pasos a nivel, la disminución de la contaminación ambiental y menor consumo de energía por aumento en la fluidez del tránsito, la recuperación de la zona urbanísticamente, la integración barrial y la mejora del escurrimiento pluvial.

El nuevo esquema de tránsito estima una optimización del tiempo de viaje de 15 a 20 minutos y proveer una mejor frecuencia de los trenes. Según información oficial, el costo total de la obra supera los $3.000 millones, y tendrá un impacto diario en la vida 600.000 personasen los 90.000 pasajeros diarios de la línea San Martín, los 250.000 usuarios de colectivos y los 260.000 automovilistas que atraviesan los pasos.

“El programa de Buenos Aires sin barreras empezó hace once años y medio lleva 29 túneles hechos. Con la levantada del Mitre-Tigre, la levantada del San Martín y la levantada del Belgrano Sur, que estamos haciendo en conjunto con el Gobierno, estamos eliminando otras 29 barreras. En total son 58, la mitad de las que había cuando iniciamos la gestión“, celebró Franco Moccia, quien también informó que el próximo lunes se inaugurará el Paseo del Bajo, la autopista subterránea que asimilará la circulación de camiones y micros de larga distancia.

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *