jue. Dic 5th, 2019

Se sacaron una foto con pañuelos verdes en el patio de la escuela y las amonestaron

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Una escena, dos versiones. Un grupo de diez alumnas de un secundario salteño posaron con sus pañuelos verdes para la foto. Versión número uno: era recreo y ellas participaban de un breve “pañuelazo” dentro del Colegio Comercial Nº 5076 “Arturo Illia”, como parte de la movida que se hizo el martes para acompañar la presentación del nuevo Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso. La vicedirectora, con empujones para desactivar el “momento kodak”, las sanciona con diez amonestaciones a cada una. Versión número dos: el recreo ya había terminado y las chicas se rehusaban a volver a clase. No hubo empujones y fueron sancionadas por resistirse a volver al aula.

Sin embargo, la versión uno cobra fuerza al leer el propio texto de las amonestaciones, donde se aclara que es por “realizar actividades no programadas y manifestación en el patio de la institución” y por “incumplimiento del uniforme“. En la foto que difundieron los alumnos, sin embargo, las chicas, alumnas de quinto año, tienen puestos los buzos de educación física y/o uniformes, como estipula el código de vestimenta de esta escuela.

Una de las amonestaciones que recibieron las alumnas salteñas.

El episodio ocurrió en una de las provincias argentinas donde el debate por la legalización del aborto tiene su punto más álgido, además de ser una de las jurisdicciones con índices más altos de internaciones de menores de 24 años por complicaciones derivadas de abortos clandestinos. 

Ezequiel es un alumno de quinto año de esa escuela Comercial y a través de un comunicado (en su rol de miembro de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios) difundió que la escuela viene teniendo posiciones muy duras, en especial sobre lo que juzga como gestos de politización de los estudiantes.

El colegio ataca el pensamiento político en sí. Lo vemos en los obstáculos para tener un centro de estudiantes, cosa que intentamos hace casi un año, y también con esta presión a las chicas que se sacaron una foto con los pañuelos verdes y las amonestaron. Hay presión a toda expresión que no siga las líneas de los directivos”, explicó a Clarín.

Este medio intentó comunicarse con las alumnas sancionadas. Sin embargo, algunas dijeron que preferían esperar a la reunión que la escuela tendrá con sus padres este jueves, mientras que otras transmitieron -a través de Ezequiel- que temen nuevas sanciones y prefieren evitar los comentarios.

El proyecto de ley IVE se volvió a presentar en Congreso por octava vez, junto un pañuelazo masivo la Plaza los dos Congresos. Foto: Mario Quinteros

El proyecto de ley IVE se volvió a presentar en Congreso por octava vez, junto un pañuelazo masivo la Plaza los dos Congresos. Foto: Mario Quinteros

Ezequiel, en tanto, compartió una experiencia personal: “El año pasado, el entonces vicedirector de la mañana, me amenazó por usar el pañuelo verde en el cuello: quería que me lo pusiera en la muñeca o en la mochila, pero no en el cuello. Básicamente me sacó del curso y me dijo, en un tono de voz violento, ‘sacate el pañuelo o vas a ver’. Repetía que el debate ya había terminado, que ya habían perdido.”

Antes de acceder a la imagen de una de las amonestaciones (donde verifican los motivos de la sanción), Clarín había hablado con las autoridades escolares de ese secundario. María Albornoz Illia, actual vicedirectora del turno mañana, negó los empujones a las chicas y explicó que las chicas se negaban a volver al aula: “Cuando fui al patio, ellas gritaban. Les pedí muchas veces que volvieran al curso, pero no hicieron caso. Al final algunas fueron y otras se encerraron en la biblioteca. Tenemos cámaras en la escuela y esto se puede corroborar”.

Yone Valdez, vicedirectora del turno tarde, agregó que “si bien el reglamento general de escuelas de Salta indica que ni alumnos ni docentes pueden portar insignias que no sean de la escuela o símbolos patrios, hay alumnos que vienen con su pañuelo celeste, naranja o verde como algo esporádico y no se les hace problema, se lo deja pasar, más allá de la normativa”.

En lo que podría ser una delgada línea que se presta a la contradicción, Valdez enfatizó que “se deben respetar todos los pensamientos, pero no se puede hacer partidismo político. No lo aceptamos porque no corresponde. Tampoco apoyar alguna ideología en especial porque tampoco corresponde. Los estudiantes vienen a estudiar y debemos respetar eso. Si quieren tener algún tipo de manifestación, tienen completa libertad pero fuera de la institución educativa”.

En cuanto a la anécdota puntual de Ezequiel, Valdez dijo que “fue por razones de seguridad”: “Me causa gracia porque nada es cierto. Ese joven al que hace referencia siempre trajo su pañuelito verde y no se le hizo problema. El año pasado, por razones de seguridad, se habló con su madre para que él no tenga conflictos dentro o fuera de la escuela. Era una época con manifestaciones de todo tipo y fue una sugerencia, no una prohibición. Que use el pañuelito cuando él quiera, pero que tenga cuidado. Muchas veces hay personas intolerantes que lo podían agredir”.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *