dom. Sep 15th, 2019

Cierre de alianzas: Massa volvió al kirchnerismo, Lavagna va con Urtubey y habrá siete frentes

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Ninguna noticia de última momento, como el desembarco de Miguel Pichetto en el oficialismo o la postergada y promocionada reunión de Alberto Fernández con Sergio Massa, lograron conmover el arco político en el cierre de alianzas que tuvo lugar a la medianoche de este martes. Siete frentes electorales finalmente competirán por la Presidencia. El 22 de junio -fecha de cierre de listas- podrían sumarse nuevas candidaturas de partidos únicos.

Sin embargo, como en la antesala de cada votación algunas incógnitas se develaron en las últimas horas. Por la mañana, el oficialismo, que con la llegada de Pichetto decretó la defunción de Cambiemos, anotó el frente Juntos por el Cambio. Cerca del mediodía, Juan Manuel Urtubey -que le había dicho que “no” a Mauricio Macri- acordó con Roberto Lavagna dentro del flamante Consenso Federal. En la “tercera vía”, el salteño iría de vice. Más tarde sellaron el acuerdo Sergio Massa, el kirchnerismo y el PJ, para plasmar el Frente de Todos.PUBLICIDAD

Entre los cuatros frentes restantes se cuenta el Frente de Izquierda-Unidad, que postula a Nicolás del Caño. A los socios tradicionales del PTS, el PO e Izquierda Socialista se sumará el MST. No hubo acuerdo con Autodeterminación y Libertad, de Luis Zamora, que se presentaría en la Ciudad con el Nuevo MAS; que encabeza Manuela Castañeira y sería la única mujer en postularse a la Presidencia.

Le siguen el Frente Despertar, que encabeza el economista mediático Luis Espert, quien se sirvió de un sello con historia como la Ucedé y UNIR, del veterano dirigente nacionalista Alberto Asseff. En tanto, el ex director de Aduanas, Juan José Gómez Centurión, que pretendía participar de una PASO con Espert, finalmente presentó su propia alianza: el Frente Nos. Serán parte de él: el partido Conservador Popular; Acción Chaqueña, Fuerza Republicana y Nueva Unidad Nacional. También se cuenta el Frente Patriota, de ultraderecha, por el que competirá Alejandro Biondini, de Bandera Vecinal, secundado por el ex carapintada Enrique Venturino.

La particularidad es que si Massa decide no competir por la Presidencia -aún duda en enfrentar a CFK-, en las PASO ninguna fuerza tiene previsto dirimir su candidatura presidencial en internas.

El oficialismo cambió el nombre de su frente, luego de una ronda de consultas telefónicas. También sumó nuevos socios y sellos. Como en 2015 estarán el PRO, la UCR, la Coalición Cívica y Fe, pero también serán de la partida el Partido Demócrata Progresista, Unión Popular y el MID.

Como manda la ley, todos debían inscribirse ante el Juzgado N°1 de la Ciudad con competencia electoral, a cargo de María Servini, antes de las 24. Como manda la tradición, los horarios suelen ser más flexibles.

Entre las curiosidades, sobresalió que el Frente de Todos -que reúne al PJ, a Unidad Ciudadana, el Partido de la Victoria y Kolina, entre otros- registró otros géneros: como el femenino “de Todas” y el inclusivo “Todes”, para su uso en campaña. Por tecnicismos legales, Lavagna; el Partido Federal de Urtubey; Tercera Vía, de Luis Barrionuevo; el GEN de Margarita Stolbizer y el Partido Socialista, de Miguel Lifschitz, entre otros, debieron eliminar el 2030, que habían elegido para completar el nombre de su frente, aunque el número aparecerá en la marca electoral.

Además del acuerdo constitutivo de la alianza, sus respectivas plataformas y su propia junta electoral, aclarar si permiten la adhesión de boletas y quiénes serán los responsables financieros y de campaña de cada fuerza, los partidos deben presentar en el juzgado cómo será su acuerdo financiero; vale decir cómo repartirían el dinero de cada fuerza.

En Cambiemos, el 80% fue para el macrismo durante la campaña de 2015. La discusión del martes entre gobernadores radicales y los del PRO, en Olivos, terminó por dirimirse a la tarde. El jefe de la UCR, Alfredo Cornejo, pretendía que el 50% de los fondos asignados por cada votante fueran para el PRO, el 40 par la UCR y solo el 10% para la CC, en proporción a los diputados nacionales de cada fuerza. Con la presión de los delegados de Elisa Carrió, se terminó acordando que la Coalición Cívica tendría un porcentaje mayor. El mismo criterio se elegirá para defender los candidatos legislativos.

Los apoderados de las fuerzas oficialistas serán José Torello (PRO), Mariano Genovesi (UCR) y Cecilia Ferrero, por la CC.

Los frentes que pretendían inscribirse para competir en cargos legislativos nacionales debieron inscribirse en los juzgados federales electorales de cada distrito. Hasta el momento, cinco oficialismos provinciales optaron por llevar listas cortas, sin candidato a presidente: son los que responden a los gobernadores de Córdoba, Río Negro, Chubut, Misiones y Neuquén (ver pág 5). El 22, si los frentes con candidato a presidente lo consintieran, podrían pegarse a sus boletas. Ese día se definirá la discusión más áspera y problemática entre los aliados: las listas.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *