lun. Dic 9th, 2019

La inflación en el canal mayorista y en la construcción se redujo en junio a 1,7 por ciento

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La esperada desinflación a la que apuestan las autoridades económicas para lograr el objetivo de recuperación de los ingresos reales de los trabajadores, y también de los perceptores de planes sociales y jubilaciones y pensiones, tuvo en la variación de los índices de junio de Precios Mayoristas y de Costo de la Construcción en el Gran Buenos Aires su máxima expresión.

En ambos casos, siguieron las líneas que el día anterior había difundido a través del Índice de Precios al Consumidor con una suba de 2,7%, pero con mayor desaceleración, al subir 1,7 por ciento.

 La esperada desinflación a la que apuestan las autoridades económicas para lograr el objetivo de recuperación de los ingresos reales de los trabajadores, y también de los perceptores de planes sociales y jubilaciones y pensiones, tuvo en la variación de los índices de junio de Precios Mayoristas y de Costo de la Construcción en el Gran Buenos Aires su máxima expresión

Entre los mayoristas, la pérdida de impulso de la dinámica de los precios fue de más de 3 puntos porcentuales en comparación con los dos meses previos, y de casi 5 puntos respecto del salto de 6,5% que habían registrado en el promedio general un año antes.

Claramente, la baja nominal del tipo de cambio fue decisiva, junto a la nueva declinación que acusaron los precios internacionales de las materias primas en el mundo que se manifestó en deflación de 1,5% en los productos metálicos básicos, y también en máquinas y aparatos eléctricos.

Mientras que en el caso del costo de la construcción la desinflación fue menos acentuada, 1,3 puntos porcentuales en el mes y 0,8 pp en el cotejo interanual.

Al cabo del primer semestre el conjunto de los precios mayoristas aumentó 20,7%, levemente inferior a la suba del costo de vida, pero en comparación con un año antes acumuló 60,8%, unos 5 puntos porcentuales más que el IPC.

En el caso del costo de construcción, la recesión del mercado inmobiliario y la pérdida de vitalidad de la obra pública determinaron que el promedio general subiera en menor medida que los otros índices del Indec: 16,6% en la primera mitad del año y 44,5% en un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *