lun. Dic 9th, 2019

ACUERDO MERCOSUR -UNIÓN EUROPEA: Jesús Rodríguez: “el Acuerdo Birregional constituye un hito histórico en la integración de nuestro país con el mundo”

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). El Auditor General de la Nación, Jesús Rodríguez, señaló que “el carácter político del Acuerdo entre el Mercosur y la Union Europea “está alineado con las razones que dieron origen a ambas instituciones. En el caso europeo, el tratado de Roma de 1957, continuidad del que creó la Comunidad del Carbón y del Acero, estuvo fundado en terminar con los conflictos que convirtieron a Europa, en el siglo XX, en territorio de dos guerras mundiales. Los antecedentes del Mercosur, por su parte, se remontan a la voluntad de Argentina y Brasil, durante la Presidencia Raúl Alfonsín, de dejar atrás una historia común de desconfianzas y sospechas”.

Las palabras de bienvenida fueron por parte del presidente del Círculo de Legisladores, Daniel “Chicho” Basile. 

El senador (MC), Pedro del Piero destacó  que la Unión Europea aprobó una estrategia para America Latina, hasta q se firmó el acuerdo.Este tema es estratégico para el pais.

En tanto Rafael Pascual señalo los objetivos del Círcuo.La búsqueda de los consensos.El diálogo y saber escuchar es nuestro norte. Destacó el paso valiente de Jesús Rodríguez , en momentos difíciles para el pais y su economia.

Para Rodríguez “el Acuerdo Birregional constituye un hito histórico en la integración de nuestro país con el mundo y admite ser pensado como la plataforma desde la que puede proyectarse una etapa de progreso para la Argentina que deje atrás el retroceso relativo que lleva varias décadas”. 

Jesús Rodríguez  hizo estas declaraciones en el Círculo de Legisladores de la Nación Argentina donde disertó sobre las  perspectivas del  “Acuerdo Mercado/ Unión Europea”, invitado por el presidente del CLNA, Daniel “Chicho” Basile y por el Vicepresidente Rafael Pascual, quien hizo las veces de moderador.   

Rodríguez agregó “un indicador revelador de ese retroceso es que, en los últimos veinte años, nuestros vecinos Uruguay y Chile pudieron reducir veinte puntos porcentuales la pobreza y, por el contrario, nuestro país tiene hoy una riqueza por habitante inferior a la de esos países limítrofes cuando a principios de los ochenta era del doble. Y en términos de nuestra propia historia, Argentina exhibe niveles de exclusión social que son la consecuencia del magro crecimiento, de los bajísimos niveles de inversión y de la volatilidad recurrente.

“La estrategia de inserción internacional inteligente requerida exige, como piedra basal de los equilibrios macro económicos sostenibles, de un tipo de cambio real alto y estable, alejado de las experiencias de dólar barato, apertura unilateral y acelerada, que depredaron el patrimonio productivo nacional como en la dictadura de Videla con Martínez de Hoz como Ministro, o como durante la vigencia del régimen de la convertibilidad en los noventa y en la administración de la presidente Cristina Kirchner”, señaló Rodríguez y agregó ” para esa estrategia de crecimiento sostenible, que requiere de una integración inteligente al mundo, el Acuerdo Birregional UE/Mercosur es el instrumento imprescindible.  Y, efectivamente, lo es porque posibilita:

– pensar en reducir la brecha de un país que solo exporta alrededor del diecisiete por ciento del producto, cerca de la mitad del promedio de las naciones, y bastante menos que el resto de los países de América Latina. En efecto, la exportación de mercancías y servicios de la Argentina (mil quinientos dólares por habitante y por año) es menos de la mitad de México y Uruguay y bien por debajo del promedio mundial.

–  aumentar la inversión extranjera directa recibida, rubro en el cual la Argentina está sensiblemente rezagada en comparación con los otros países de América Latina. En efecto, a pesar que la UE es el principal inversor mundial y en el Mercosur, la destinada a nuestro país solo representa un porcentaje muy menor, alrededor del dos por ciento, del stock de inversión de los países del bloque comunitario.

– favorecer el comercio intraindustrial y  movilizar el acceso de nuestras exportaciones a las cadenas globales de valor (CGV), al facilitar la importación de insumos y bienes de capital desde la UE, que es la manera como se organiza la producción a escala mundial en esta etapa de la globalización. La actual falta de conexión con las CGV constituye una severa restricción al crecimiento y al desarrollo de largo plazo.

– potenciar, al pasar a tener acceso pleno a uno de los principales mercados del rubro, la rama de los servicios basados en el conocimiento (SBC) donde se cuentan cinco mil empresas -con más de cien mil empleos que tienen una remuneración superior en un cuarenta por ciento a la media de la economía-  y que exportan cerca de dos mil millones de dólares al año.

– avanzar en el abordaje de los desafíos globales, al ratificar los compromisos del Acuerdo de París sobre cambio climático, y garantizar los derechos de los trabajadores del Mercosur que son, a pesar de la vocinglería de algunos sectores corporativos interesados, preocupación también de la UE para evitar el “dumping social”.

– contemplar, al prever plazos diferenciados y considerar productos específicos, el impacto en las economías regionales, al tiempo que limita las preferencias en las compras públicas evitando afectar las administraciones subnacionales.

Pero Rodríguez fue más allá. “El Acuerdo Birregional, es un componente esencial del camino que permita superar la decadencia, pero requiere que se comprenda que los resultados positivos esperados no serán una consecuencia natural del paso del tiempo y que solo es una condición necesaria, pero, de ninguna manera, suficiente. 

Exige, también, saber que el anuncio del Acuerdo no es un punto de llegada sino apenas el inicio de un diseño que incluye:

– Trabajar políticamente  para la construcción de una coalición social que asuma a la integración inteligente al mundo como una necesidad nacional, dejando atrás extravagantes alianzas internacionales que llevaron, en el pasado reciente, a insólitos conflictos incluso con los países vecinos

– Comprometerse en la constitución de una mayoría estable en el Congreso que sustente las múltiples reformas -económicas, organizacionales, etc.-  que la estrategia demanda, evitando remedos de mini acuerdos que solo generan incertidumbres y provocan costos fiscales y políticos.

– Aceptar las mejores prácticas en la gestión pública que, además de la integridad y la transparencia, incluyen la capacidad de negociación política y actitud favorable y positiva para las soluciones de compromiso.

– Imaginar el diseño de instituciones, por caso un Consejo integrado por actores sociales y políticos relevantes, que promuevan y alienten las acciones de la estrategia.

– Promover las acciones que potencien la acción común con los socios regionales y birregionales en todos los planos: político, económico, social, cultural, deportivo, etc.

Estuvieron presente Rafael Pascual(VicepresidenteCLNA). También los Diputados de la Nación (MC), Walter Ceballos, Ricardo Paterson, Ángel Abasto, Cristina Guzman,  el Senador de la Nación  (MC), Pedro del Piero y el Director General del Círculo de Legisladores, Marcelo Muscillo, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *