lun. Sep 23rd, 2019

Refinanciación de la deuda: El Gobierno espera una señal de Alberto Fernández, pero ya evalúa un DNU

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Mientras espera una señal de Alberto Fernández, el Gobierno advierte que el peronismo difícilmente se decida a acompañar un proyecto de ley que lo habilite a refinanciar la deuda emitida bajo jurisdicción local y entonces, aunque sin demasiado apuro, empieza a analizar la posibilidad de avanzar con un decreto de necesidad y urgencia. 

La iniciativa se encuentra virtualmente estancada desde que fue anunciada por el Gobierno. Es que debía haber llegado el viernes pasado al Congreso, pero ante la falta de consenso el oficialismo decidió postergar su envío para poder negociar con la oposición; por lo que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza; decidió cancelar su presentación ante la Bicameral de Control de la Deuda, prevista para el miércoles.

La intención de consensuar un proyecto con la oposición obedece a la necesidad de evitar cuestionamientos, para que su aprobación holgada implicara una señal de confianza a los mercados.

Sin embargo, con Alberto Fernández de gira por Europa y el peronismo enfocado en discutir la emergencia alimentaria, más que dispuesto a fijar una postura en un tema que, entiende, debe resolver el Gobierno; los plazos se estiran más de lo previsto por la Casa Rosada.

Si bien los puentes y el diálogo entre los principales interlocutores se mantiene, y en el Gobierno avisan que primero “se agotarán todas las instancias de negociación”, el Ejecutivo comienza a analizar la posibilidad de avanzar con un decreto de necesidad y urgencia. “Viene lento y el DNU es una alternativa. Pero tenemos tiempo”, planteó una voz del oficialismo que participa de las negociaciones.

Hernán Lacunza. El ministro de Hacienda está en el centro de la escena.  Foto: Mario Quinteros

Hernán Lacunza. El ministro de Hacienda está en el centro de la escena. Foto: Mario Quinteros

El DNU fue, en definitiva, una de las propuestas que hizo la oposición en las charlas informales que hubo hasta el momento. El primero que lo sugirió fue el líder del Frente Renovador Sergio Massa días atrás en la reunión que, tal como reveló Clarín, mantuvo esta semana en sus oficinas de la zona de Retiro, con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; y su vice, Sebastián García de Luca; y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

También fue lo que plantearon desde el Bloque Justicialista del Senado al presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo; y a Miguel Pichetto, compañero de fórmula de Macri.

Aunque también están quienes lo objetan y advierten que podría ser impugnado judicialmente porque “se necesita sí o sí una ley”, el decreto sería, en cualquier caso, una salida intermedia al asunto: serviría para ganar tiempo en medio de la crisis económica y cambiaria que se reavivó tras las PASO.

Como publicó Clarín en su edición impresa de este viernes, Agustín Rossi, jefe de la bancada de diputados del Frente para la Victoria;  dijo estar “en desacuerdo que sea un DNU”. “En mi opinión personal, no hay urgencia porque es un título (el Bonar 2020) que vence el año que viene”, expuso ante este diario. 

Pero en la oposición hay quienes ven al DNU como una salida alternativa. Consideran que ese decreto podría evaluarse en el Congreso luego de las elecciones del 27 de octubre y que, ante un eventual triunfo de Alberto Fernández, podría ser el presidente electo quien en tándem con los legisladores pueda imponer las nuevas fechas de vencimiento de mediano y largo plazo; lo que le permitiría al nuevo Gobierno tener poder de decisión sobre el tema y no arrancar condicionado por decisiones de Mauricio Macri.

Según pudo saber Clarín, tanto el cordobés Carlos Caserio, titular del Bloque PJ en el Senado; como Massa; estuvieron en contacto con Alberto Fernández. En el Gobierno entienden que más allá del diálogo con los distintos representantes parlamentarios, la llave la tiene el candidato a presidente, que sigue en contacto con Macri, pero no muestra apuro en dar definiciones sobre el tema.

Aunque el oficialismo se esfuerza en mantener la expectativa de que las negociaciones van a llegar a buen puerto y confía en que una vez que regrese Alberto F. puede intentar consensuar un proyecto, la estrategia del peronismo es clara: por el momento no va a obstaculizar un proyecto, pero tampoco va a pagar el costo de resolverlo. “Es un tema que tienen que solucionarlo ustedes”, fue el mensaje que le transmitieron a dos interlocutores del Gobierno.

Una curiosidad: mientras el Gobierno dice que negocia con la oposición, desde el entorno del ex ministro de Economía y candidato a presidente de Consenso Federal, Roberto Lavagna; aseguraron a este diario que todavía “nadie del Gobierno se contactó” para dialogar sobre la refinanciación de la deuda. “No llegó ni el borrador ni nadie nos contó de que se trata el proyecto”, indicaron.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *