mié. Nov 20th, 2019

La oposición apura la ley de emergencia alimentaria y habrá una sesión especial

Buenos Aires 18 de diciembre 2018 recinto de la honorable camara de diputado foto Rolando Andrade Stracuzzi ley 11723

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Tras un letargo de más de dos meses, la Cámara de Diputados vuelve a activarse. A pedido de la oposición, el presidente del cuerpo, Emilio Monzó, convocó a una sesión especial para tratar el proyecto de emergencia alimentaria, el jueves a las 11.30. En el oficialismo aseguran que no bloquearán la ley y que quieren “discutir la letra”, aunque la estrategia terminará de definirse el miércoles por la tarde en la reunión del interbloque de Cambiemos.

El pedido de debate ingresó el martes con la firma de 15 diputados de diferentes bloques opositores. En la presentación, los legisladores solicitaron tratar 12 expedientes, todos ligados a la ley de emergencia alimentaria.

Sin embargo, la idea es votar el proyecto que ya fue consensuado el lunes y que fija, como punto principal, prorrogar la emergencia alimentaria hasta 2002 e incrementar “como mínimo” un 50 % las partidas presupuestarias vigentes destinadas a programas de alimentación y nutrición. De ser aprobado, luego será el turno del Senado.

La sesión especial fue convocada para el jueves a las 11.30.

La sesión especial fue convocada para el jueves a las 11.30.

Para la Casa Rosada, esto significaría unos $8.000 millones extra al presupuesto de $12.500, al que ya se agregaron $4.000 millones en marzo.

La sesión especial fue convocada para el jueves a las 11.30.

La sesión especial fue convocada para el jueves a las 11.30.

“El jueves vamos a darle media sanción al proyecto que consensuamos con todos los bloques porque no podemos seguir esperando a que el Gobierno se haga cargo, demostró que el hambre no le importa”, aseguró a Clarín Leonardo Grosso, jefe del bloque del Movimiento Evita y uno de los principales impulsores.

Además de Grosso, el pedido de sesión especial fue firmado por el presidente del bloque del FpV, Agustín Rossi; su par de Red por Argentina, Felipe Solá; del Frente Renovador, Carla Pitiot; Victoria Donda, de Somos -todos ellos aliados del nuevo Frente de Todos-; el titular del bloque Justicialista, Pablo Kosiner (quien responde al gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, candidato a vice de Roberto Lavagna) y el mendocino José Luis Ramón, también candidato por Consenso Federal.

Acompañaron también el misionero Jorge Franco (Frente de la Concordia), Alejandra Rodenas (vicegobernadora electa de Santa Fe), y los puntanos Ivana Bianchi y Andrés Vallone, entre otros.

Con todos los bloques peronistas en línea y junto a la Izquierda, la oposición no tendría problemas el jueves para alcanzar los 129 legisladores necesarios para tener quórum.

Sin embargo, como el proyecto no tiene dictamen de comisión, necesita dos tercios de los votos para su tratamiento sobre tablas y la aprobación, algo imposible de lograr sin el apoyo de una parte de Cambiemos.

“Queremos tener la respuesta del Ejecutivo en cuanto a la viabilidad fiscal de esto. Si no tiene viabilidad, no vamos a darle los dos tercios”, dijo en declaraciones radiales Alvaro González, jefe del bloque macrista.

Sin embargo, la directiva de la Casa Rosada es no obstruir la aprobación de la ley. “No vamos a bloquear algo que es igual a la ley de emergencia que nosotros votamos”, aseguraban desde el Gobierno. La idea, entonces, sería no esperar a que la oposición logre quórum por su cuenta, sino bajar al recinto desde el minuto uno y habilitar el debate.

De hecho, señalaron que quieren “discutir la letra”. Ayer, legisladores de los tres sectores que integran el interbloque Cambiemos no descartaban proponerle cambios al peronismo que incluso signifiquen un compromiso monetario mayor.

Convencidos de que se trata de una movida netamente política, y que el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, habría pedido moderación en las sumas proyectadas porque el costo fiscal lo afrontaría un próximo gobierno, parte de la bancada oficialista analiza la posibilidad de abandonar la postura de los “moderados fiscales” y “devolverles la gentileza”.

“Nosotros siempre somos los ‘antipueblo’, ahora que sean ellos en todo caso los que digan que no. Si van a ser Gobierno el costo lo afrontarán ellos”, analizaban en la bancada oficialista.

La estrategia terminará de definirse el miércoles a las 18, en reunión del interbloque Cambiemos. Antes, la UCR tendrá su propio debate.

El lavagnismo también tiene que tomar una postura unificada. A través de la diputada Graciela Camaño, Consenso Federal presentó un proyecto propio. Ayer algunos aseguraban que si bien darían quórum defenderían su iniciativa, pero otros estaban dispuestos a acompañar lo que decida la mayoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *