sáb. Oct 19th, 2019

El desempleo llegó a 10,6% y afecta a más de dos millones de personas

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La desocupación subió del 9,6 al 10,6% según los datos del INDEC del segundo trimestre de este año en relación a igual período de 2018. Proyectando esa tasa al total de la población urbana, hay 2.050.000 desocupados urbanos, 250.000 más que un año atrás. Si se incluye la población rural, el desempleo golpea a más de 2,5 millones de personas.

También aumentó la subocupación: pasó de 11,2 a 13,1%. Son 2.530.000 personas que trabajan pocas horas aunque dispuestas a trabajar más. Y representan 420.000 más que un año atrás.

De estos números se desprende que casi 4.600.000 personas tienen problemas de empleo porque no encuentran trabajo o realizan trabajos de pocas horas, en especial en la informalidad o en “changas”. Son 670.000 más en tan solo un año.

El 10,6% de desempleo es el mayor nivel de desempleo de la gestión de Mauricio Macri. En el segundo trimestre de 2016 fue del 9,3%, un año después bajó al 8,7, volvió a subir al 9,6% en el segundo trimestre de 2018, para crecer al 10,6% en el mismo período de este año. En el primer trimestre de este año fue del 10,1%.

Ese crecimiento del desempleo -en un contexto de recesión- se debe a que más gente salió a buscar trabajo para compensar la caída del ingreso de las familias, alcanzando la tasa de actividad el récord del 47,7% de la población urbana frente al 46,4% de un año atrás.

Con relación al trimestre anterior, el mayor incremento de la tasa de actividad se registra entre las mujeres de 30 a 64 años, destaca el INDEC. Y el mayor crecimiento de la desocupación se dio entre los más jóvenes. Entre los varones de 14 a 29 años, el desempleo subió del 17,3 al 18,6%. Y entre las mujeres de esas edades, trepó del 21,5 al 23,4%.

“El incremento de la población activa en un contexto recesivo suele reflejar la necesidad de los hogares de complementar ingresos”, señala la consultora LCG. Y agrega: ” La caída de la actividad económica explica en parte el fenómeno del efecto trabajador adicional. Ante este parate, más personas de una misma familia salen a buscar trabajo. El efecto de la aceleración de la inflación opera en el mismo sentido, erosiona el salario de una familia y algunos miembros inactivos de hogar pasan a convertirse en trabajadores activos. Si no encuentran empleo, se suman a los desocupados, explicando la suba del desempleo”.

El nivel de empleo aumentó, de la mano de trabajos precarios o changas. Así en un contexto de menor actividad y caída de los ingresos, se amplió el trabajo precario, de pocas horas o “changas” en detrimento incluso de ocupaciones a tiempo completo.

Del empleo total, los subocupados aumentaron de 5,2% a 6,3%, mientras los ocupados plenos o sobreocupados bajaron de 35,6% al 35,3%. La suba neta del empleo se explicó por la mayor subocupación y trabajos de “cuenta propia”. Entre los ocupados aumentó al informalidad: los asalariados “sin descuento jubilatorio” subieron de 34,3% a 34,5% del total.

El informe del INDEC destaca el fuerte aumento de la “presión sobre el mercado de trabajo” porque, además de los desocupados, hay un crecimiento de los que ocupados y subocupados que buscan trabajo, insatisfechos con sus ocupaciones actuales. En total, en un año, ese indicador subió de 31,9 a 35,9% que incrementa la precariedad laboral. Son casi 7 millones de personas disponibles para trabajar, un millón más que un año atrás. 

“En este marco queda claro que el aumento de la tasa de actividad lejos de ser una buena noticia es el resultado de la vigencia creciente y dominante de inserciones laborales absolutamente precarias e insuficientes”, dice el economista Claudio Lozano. Y en materia de empleo, se destacan los trabajos de “mala calidad y bajo nivel de ingreso”. 

Con el 13,4%, Mar del Plata, y 13,1% Córdoba encabezan el ránking de los distritos con mayor desempleo. Le siguen con el 12,7%, el conurbano bonaerense y Salta. Con la menor desocupación, se destacan Resistencia (2%) y San Juan (2,3%).

La región más poblada, el conurbano, registra 740.000 desocupados, 41.000 más que un año atrás. Y  830.000 subocupados, 126.000 más que en el segundo trimestre de 2018. En la Ciudad de Buenos Aires, hay 158.000 desocupados (34.000 que un año atrás) y 199.000 subocupados (54.000).

Con relación al tiempo de búsqueda de empleo, entre los desocupados se destaca un incremento de 4,5 puntos en los que llevan más de un año de búsqueda. Y por rama de actividad, aumentan los desocupados provenientes de la industria manufacturera y el comercio.

Hacia delante se descuenta que el mercado laboral seguirá deteriorándose por la escasa oferta de empleo por la recesión y la mayor demanda por la caída de los ingresos de la población.  

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *