mié. Nov 20th, 2019

Dos boxeadores y el “Tanque” Kenig, protagonistas en una megabanda que robaba autos

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). En Córdoba lo bautizaron “Operativo Leyenda” porque sus protagonistas son ex deportistas que tuvieron cierta trascendencia. Pero ahora están en las noticias acusados de integrar una megabanda dedicada al robo y contrabando de autos.

El primero en caer había sido el ex futbolista de Talleres de Córdoba, Platense y Atlético Tucumán, Alejandro “El Gordo” Kenig (50), cuando intentaba ingresar al país desde Chile como un pasajero más de un micro, en julio pasado.

Aunque sobre él recaía una orden de captura en su contra acusado de llevar a Bolivia camionetas de alta gama robadas en Santa Fe.

La investigación en realidad había arrancado hace un año. Después de la captura de Kenig continuó y derivó este miércoles en 90 allanamientos que terminaron con 38 detenidos en Buenos Aires, Córdoba, San Luis y Santiago del Estero. Entre los acusados se encuentran los boxeadores Alejandro “La Garza” Funes (46), que ya contaba con antecedentes penales, su pareja también boxeadora Yolanda Cardozo, y Carlos Adán “El Malevo” Jerez (40).

Todos están acusados de formar una “asociación ilícita dedicada a la comercialización de vehículos de manera delictiva”.

Alejandro Kenig, ex Talleres y Platense, entre otros equipos.

Alejandro Kenig, ex Talleres y Platense, entre otros equipos.

De los operativos participaron 850 policías bajo las órdenes de la Fiscalía de Instrucción del Distrito Tres Turno Seis, a cargo de Iván Rodríguez. Según la imputación, la organización se dedicaba también al comercio de autopartes, armas, cheques, y estafas a aseguradoras de autos, según informaron fuentes judiciales.

En los allanamientos se secuestraron además vehículos, autopartes, armas de fuego, municiones, inhibidores de alarma y dinero en efectivo, entre otros elementos de interés para la causa.

“La Garza” Funes, nacido en Córdoba, debutó en 2003 en la categoría “superligero” y en 2008 había sido condenado a 12 años de prisión por un doble secuestro extorsivo.

Por su parte, “El Malevo” Jerez, oriundo de Tucumán, se encontraba en actividad tras debutar en el 2000 en la categoría “supermediano” y su último combate fue este año en la República Oriental del Uruguay.

Algunos de los elementos que secuestró la Policía de Córdoba.

Algunos de los elementos que secuestró la Policía de Córdoba.

El fiscal del caso también imputó y pidió la detención de “Tanque” Kenig, quien ya se encuentra preso en un penal de Santa Fe acusado de integrar una banda que robaba autos de alta gama en esa provincia  y luego los cruzaba para venderlos en Bolivia con documentación falsa.

Nacido en Mar del Plata hace 50 años, la carrera deportiva de Alejandro Martín Kenig, “El Gordo” o “El Tanque”, tiene una larga experiencia por varios equipos argentinos (Español, donde debutó en 1989, Talleres, Platense y Atlético Tucumán) y otros tantos del exterior: Israel, Chile, Colombia, Honduras y Ecuador.

El 14 de agosto, el juez santafesino Pablo Busaniche le dictó la prisión preventiva por ser presunto partícipe de una asociación ilícita y por el robo calificado de un vehículo en la vía pública.

Las escuchas telefónicas ordenadas en el marco de la investigación permitieron determinar que Kenig habría sido el encargado de conducir los vehículos hasta el norte argentino, en todos los casos con patentes falsas.

Una vez allí, la banda cruzaba los vehículos hacia Bolivia, donde eran vendidos con documentación falsificada.

Las primeras detenciones se concretaron a inicios de julio, cuando cuatro hombres oriundos de la provincia de Córdoba fueron aprehendidos en La Quiaca, Jujuy, mientras intentaban cruzar camionetas 4×4 que habían sido robadas en las ciudades de Santa Fe y Santo Tomé.

Para robarlas usaban la modalidad de los “inhibidores de alarmas”.

La participación de Kenig quedó expuesta a través de escuchas telefónicas que mencionaban a un tal “Tanque”, que la investigación relacionó con el ex futbolista. Lo acusan de ser uno de los encargados de llevar los vehículos robados a Bolivia.

Al hacerse pública la acusación, en julio, Kenig realizó un descargo a través de las redes sociales, en las que se dijo víctima de una “difamación”.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *