Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Lunes 20 de Agosto | Hora: 21:38
Jueves 17 de Mayo de 2018
Imprimir

Cayó una red de trata de Palermo liderada por una RR.PP.

María "Lizz" González, ofrecía trabajo como bailarinas en Italia a jóvenes argentinas y en realidad allí las hacían prostituirse, según la investigación policial. Las captaba en boliches y gimnasios. La mujer quedó detenida y le podrían dar 10 años de cárcel.
CIUDAD DE BUENOS ARIES (Compacto Político). La primera advertencia llegó con una llamada a la línea 145, que recibe denuncias por tratas de personas. Fue un llamado anónimo de enero del año pasado, en el que quien denunciaba aseguró que una mujer hacía ofertas laborales engañosas para ir a trabajar a Italia. La oferta, según describieron en la denuncia y según contaron a Clarín fuentes judiciales, incluía el pasaje, la documentación necesaria para instalarse en ese país europeo, y el alojamiento.

Algunos meses después, en agosto de 2017, una chica se presentó en una comisaría italiana para denunciar que había sido engañada y explotada sexualmente: bajo el resguardo del Consulado argentino en Roma, esa víctima volvió al país. Se trata de una de las cuatro víctimas que ya prestaron declaración testimonial en la causa por trata de personas con la finalidad de explotación sexual por la que ya fueron detenidas dos personas: una argentina que se presentaba como relacionista pública y que captaba a las víctimas, y un italiano que se ocupaba de la documentación para que esas víctimas viajaran a Europa.

Las fuentes judiciales destacaron que se investiga la posibilidad de que esa red haya explotado sexualmente a unas veinte mujeres coptadas en Argentina. Esas fuentes hicieron saber a Clarín que "Lizz" contactó a no menos de 29 mujeres con el objetivo de explicarles la oferta de trabajo -con fines ocultos de explotación- en Italia.

Según detallaron fuentes policiales, el lunes se detuvo a María Elizabeth González -que se hacía llamar "Lizz"- en su departamento de tres ambientes en el barrio de Abasto. Según fuentes judiciales, "Lizz" ofrecía trabajo como "bailarinas" y "coperas" en Italia a jóvenes argentinas. Las fuentes policiales detallaron que "Lizz" se contactaba con chicas de no más de treinta años y de nivel socioeconómico medio en gimnasios y boliches, especialmente de Palermo: las atraía al presentarse como si encabezara un staff de modelos.

"Lizz" se acercaba especialmente a promotoras y chicas que hacían "presencias" en boliches, según sostuvieron las fuentes policiales. Su socio en la presunta red de trata era Lorenzo Arcidiácono: el italiano se dedicaba a conseguir pasaporte y visa de trabajo a esas chicas, a las que se les prometía un sueldo elevado en euros, según los investigadores. El padre de Arcidiácono, Giuseppe, recibía a las chicas en Italia.

En la última publicación de acceso libre que "Lizz" hizo en Facebook, alguien comentó: "Y al fin caíste, como tardaron tanto en darse cuenta, que eras una prostituta vip, y prostituías a muchas chicas, leí muchas veces las cosas que te decian pero las bloqueabas, lo de Italia no te lo creía nadie solo 4 chicas que cayeron por ser ingenuas, y les cagaste la vida. PUDRITE en la cárcel".

Según la investigación, apenas llegaban a Roma, se les hacía saber a las chicas que tenían una deuda cuantiosa por los pasajes y el alojamiento y se las conminaba a ejercer la prostitución para saldar esa deuda.

Es por eso que tanto "Lizz" como Lorenzo Arcidiácono fueron detenidos y se les imputa el delito de trata de personas con finalidad de explotación sexual agravado por la situación de vulnerabilidad o engaño de las víctimas: la pena máxima por cada una de esas víctimas es de diez años. Giuseppe Arcidiácono, a la vez, tiene orden de captura internacional: lo busca Interpol.

La investigación, revelaron las fuentes judiciales, continúa: aún pueden prestar declaración testimonial más víctimas. El operativo de detención fue llevado a cabo por el Departamento de Inteligencia contra el Crimen Organizado de la Policía Federal, a la vez que intervienen en la causa el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°5, a cargo de Marcelo Martínez De Giorgi, la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°7 a cargo de Ramiro González, y la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas.
Imprimir
© Copyright 2010  |  Todos los Derechos Reservados.