Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Viernes 19 de Octubre | Hora: 2:19
Domingo 10 de Junio de 2018
Imprimir

Peronistas, K y massistas: chispazos y división en sus bloques por el aborto

Los que se oponen dicen que el PJes cristiano y humanista. Los que apoyan hablan de justicia social.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Una de las 20 verdades peronistas -ideadas por Juan Domingo Perón en 1950- establece que el justicialismo es una filosofía de vida “profundamente cristiana y humanista”. Esta afirmación, para un grupo de dirigentes, salda la discusión interna respecto a la postura que deberían tomar todos los legisladores que se consideran parte de ese movimiento a la hora de votar la despenalización del aborto. Pero los tiempos cambiaron y otro sector plantea que "justicia social" -otro mandamiento peronista- es sinónimo de aborto legal, seguro y gratuito.

“Somos humanistas, defendemos la vida inocente de las garras imperialistas. Somos cristianos, sabemos que el aborto pone fin a la vida de un ser único e irrepetible. Llamamos especialmente a diputados y senadores que reivindican su condición de peronistas a rechazar este proyecto de ley y adoptar la única posición justa”, resume el texto difundido esta semana que lleva firmas como la del ex presidente, Carlos Menem; el ex jefe de gabinete de Cristina Kirchner, Jorge “Coqui” Capitanich, y el líder de Camioneros, Hugo Moyano.

También cuenta con el aval de sindicalistas como Héctor Daer (Sanidad), Antonio Caló (UOM), y Julio Piumato (Judiciales). Aunque, no figuran legisladores nacionales en la adhesión, quienes finalmente tendrán la decisión en sus manos.

A través del texto argumentan que el aborto representa "la cultura del descarte" y es un "elemento ajeno a la cosmovisión justicialista". También sugieren que el debate fue "instalado por el gobierno nacional a instancias de los organismos internacionales de crédito"; lo mismo que había dicho el cura José María Di Paola, conocido como padre Pepe, en su exposición en el Congreso, donde planteó que el proyecto estaba "inspirado y promovido por el FMI”.

Pero dentro del conglomerado peronista, quienes sí están a favor de la despenalización también se atrincheraron en la identidad del partido para tratar de convencer. En la última jornada de exposiciones, el ex ministro de Salud, Ginés González, se dirigió a sus "compañeros de ideología política": "El peronismo no fue hecho para mantener las cosas como están. El origen del peronismo es para cambiar la historia. El origen del peronismo es justamente para defender a los débiles que en este caso son las mujeres pobres que mueren al hacerse un aborto”.

En el kirchnerismo, varios de los legisladores que militan la causa repiten una frase: "No hay justicia social sin aborto legal".

En el interbloque de Argentina Federal -que responde a los gobernadores peronistas- ayer estimaban unos 22 legisladores en contra, cinco a favor y seis indecisos.

En el Frente Renovador de Sergio Massa también la balanza se inclina en contra. Hasta ayer había unos 13 por la negativa, cinco a favor y cuatro indefinidos.

Mientras tanto, el ala más kirchnerista, reunida en el bloque del Frente para la Victoria, reúne una amplia mayoría a favor, incluido el jefe de bancada, Agustín "Chivo" Rossi. Cuentan unos 50 a favor y ocho en contra, entre ellos el presidente del PJ intervenido por Luis Barrionuevo, el sanjuanino José Luis Gioja.

Sin embargo, ese resultado es producto de un trabajo de conversión. Cuando el proyecto se presentó, Rossi aseguró a Clarín que la discusión estaba "muy pareja". Con el tiempo, la situación cambió. "La necesidad de ampliar derechos" y "la nivelación entre los sectores más ricos y pobres" son algunos de los argumentos esbozados. También, varios creen que cuanto más pase el tiempo "más consenso en la sociedad tendrá la medida".

Entre los posibles convertidos se encuentra también la ex presidenta Cristina Kirchner, históricamente en contra del aborto -no permitió que se tratara durante sus mandatos- pero ahora, aseguran sus allegados, "escucha y reconoce a los movimientos feministas".

Su voto sería clave si la iniciativa llega al Senado. En la Cámara Alta también sorprendió develando su postura el jefe de la bancada de Argentina Federal -que responde a los gobernadores- quien había esquivado dar respuestas. Finalmente, también se inclinó a favor de la despenalización.

En las últimas semanas, la cantidad de indecisos empezó a bajar en los distintos frentes. Las presiones que, dicen, llegan "de todas partes", son "feroces". Algunos no descartan la última carta: no asistir a la sesión. Al momento, el final es incierto.
Imprimir
© Copyright 2010  |  Todos los Derechos Reservados.