Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Lunes 22 de Octubre | Hora: 15:25
Lunes 08 de Octubre de 2018
Imprimir

“Chuki”: el proyecto de crack que terminó preso por asesinato

Tiene 16 años y era una de las mayores promesas de Gimnasia de La Plata. Ahora está detenido por un brutal crimen en Pehuajó.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Los que lo vieron jugar en las Inferiores de Gimnasia y Esgrima de La Plata dicen que era imposible no quedar asombrado por sus habilidades. Con apenas 16 años, “Chuki” era la joya del club, el mejor de las juveniles. “Volante por la derecha, un avión con habilidad, un crack de verdad”, lo describieron a Clarín. Pero aún así los directivos decidieron separarlo del plantel hace 40 días por sus problemas de conducta. No fue la primera vez, pero sí sería la última: ahora está detenido, acusado de homicidio.

La detención de “Chuki” ocurrió el sábado pasado, en su Pehuajó natal. Todavía no eran las 6 cuando él, junto a otro adolescente de 17 años, Tomás Méndez (18), y algunos jóvenes que no fueron identificados comenzaron a pelearse con otro chico: Axel, un chico que había salido del baile del profesorado de Educación Física que se hacía en el salón del Sindicato de los Municipales.

Un hermano y un primo de Axel, Carlos Luis Alfredo Pavón (25), intentaron rescatarlo del grupo que lo agredía. Como pudieron, los tres salieron del tumulto y comenzaron a alejarse del lugar, según confiaron fuentes judiciales y policiales.

Llegaron a hacer unos 200 metros. Pero no estaban solos. Según la investigación, “Chuki”, Méndez y otro adolescente de 17 años los siguieron.

“Fue Méndez el que agarró una baldosa y la revoleó contra el grupo. Le dio en la parte de atrás de la cabeza a Pavón, quien cayó desvanecido”, relataron las fuentes en base a testimonios y las cámaras de seguridad.

No quedó ahí. Méndez, “Chuki” y el otro chico de 17 años comenzaron a patear en el piso a Pavón, que no podía defenderse porque estaba inconsciente. La mayor parte de los golpes fueron en la cabeza.

Según la autopsia, la baldosa le rompió el cráneo. Luego, a las patadas le bajaron varios dientes.

Pavón murió en el hospital de Pehuajó y su crimen generó conmoción en la ciudad. El Club Atlético Defensores del Este, donde había hecho las Inferiores como delantero, no sólo lo despidió por las redes sociales; también los jugadores salieron a la cancha con una bandera que decía “Justicia por Carlito”.

“Era un chico súper sano, estudiaba para ayudante terapéutico y trabajaba como pintor. Lo mataron como a un perro”, contó su dolor Sergio, primo de Pavón y también de Axel.

Las cámaras de seguridad fueron la clave para identificar a los agresores. Los primeros tres que cayeron por el crimen de Pavón fueron “Chuki”, su amigo de 17 años y Méndez. Aunque podría haber más detenciones.

Los tres están acusados del delito de homicidio agravado por alevosía en calidad de coautores, que en el caso del mayor de edad tiene una pena de perpetua y en el de los menores, de hasta 15 años de prisión.

“La víctima estaba en estado de indefensión cuando lo empezaron a patear. Lo quisieron matar”, consignaron fuentes judiciales en relación a las razones por las cuales el titular de la UFI N°8 Descentralizada de Pehuajó, Pablo Ruiz Schenstrom, y su colega de la Justicia Juvenil de Trenque Lauquen, Martín Butti, optaron por el agravante de la “alevosía”.

Méndez, que tenía antecedentes en la Justicia Juvenil, quedó alojado en una subcomisaría de la localidad de 9 de Julio, mientras que los dos menores fueron trasladados a Bahía Blanca. Todos se negaron a declarar.

Las fuentes detallaron que el adolescente de 17 años detenido junto a Méndez tiene dos causas que están a punto de ser elevadas a juicio por hurto y robo.

A su vez, “Chuki” tiene sus problemas. Tiene once hermanos -varios de ellos, con prontuario- y él mismo registra ingresos a la comisaría local por peleas, daños y resistencia a la autoridad. Sus problemas de conducta lo siguieron hasta La Plata cuando quiso dedicarse al fútbol.

"Chuki" llegó a Gimnasia en 2016 y en estos dos años lo sacaron del plantel en tres oportunidades. La última fue la definitiva.

Así lo explicó Mauro Coronato, vicepresidente 2° del club: “Es un crack con problemas de indisciplina. Intentamos tratarlo con psicólogos de la institución y su representante le consiguió un departamento en La Plata, pero no corregía y priorizamos al grupo. Por eso lo enviamos a su casa de Pehuajó para que recapacitara”.

Según pudo saber Clarín, algunos de los problemas de conducta de “Chuki” tuvieron que ver con que “faltaron cosas de los casilleros de sus compañeros” de la Sexta División de Gimnasia.

Varias fuentes indicaron además que “sus vecinos lo denunciaron por el olor a marihuana que salía de su departamento de La Plata y hubo jugadores de su categoría que se quejaron porque les ofreció un porro y, al que no aceptaba, le hacía bullying”.

Es más, allegados al plantel de Gimnasia revelaron que hubo quien llegó a apodarlo “Ricky”, ya que lo veían tan problemático como Ricardo Centurión, un jugador de Racing que ha protagonizado varios escándalos.

Justamente, Racing tuvo en la mira a “Chuki” pero prefirió dejarlo ir: “Es que una manzana podrida te pudre todo el cajón”, concluyó alguien que estuvo cerca del aspirante a futbolista.
Imprimir
© Copyright 2010  |  Todos los Derechos Reservados.