Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Martes 22 de Enero | Hora: 5:38
Sábado 05 de Enero de 2019
Imprimir

Un hombre de Carrió, al frente de una unidad contra el lavado en la AFIP

Jaime Mecikovsky será el director del área que servirá de complemento de la UIF.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Finalmente Elisa Carrió tendrá el control de una unidad de élite contra el lavado dentro de la órbita de la AFIP, como anticipó La Política Online en exclusiva la semana pasada.

Quien quedará a cargo de la nueva Dirección de Prevención de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo es Jaime Mecikovsky, ex director de Operaciones Impositivas del Interior de la AFIP y hombre de extrema cercanía con la líder de la Coalición Cívica.

La primicia de LPO fue confirmada por el periodista Hugo Alconada Mon en La Nación, que agregó que Mecikovsky impulsó suculentas investigaciones sobre la familia presidencial Kirchner y la presunta protección que Ricardo Echegaray le habría brindado desde el organismo a íconos del kirchnerismo como Lázaro Báez.

La jugada implica un intento de cerrar una de las heridas que complicó seriamente la relación entre Macri y Carrió. Es que la diputada había enfurecido en octubre pasado cuando Leandro Cuccioli desplazó de su cargo a Mecikovsky y otros dos funcionarios de confianza de Lilita: el director general de la DGI Horacio Castagnola y su asesor Carlos Bo. Los tres encabezaban un equipo de investigación contra Ángelo Calcaterra, el primo de Macri, y habían presentado pruebas en su contra ante la Justicia.

Antes de reubicarlo en la AFIP, la chaqueña había intentado meter a Mecikovsky y los otros despedidos en la Corte Suprema, cuando se dio el recambio de autoridades. Lo intentó vía Carlos Rosenkrantz y Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, pero chocó contra el resto de los integrantes de la Corte. Ese sería uno de los motivos del enojo de Carrió con el juez Horacio Rosatti.

Ahora, Mecikovsky vuelve a un lugar clave y Carrió recuperaría poder en un organismo muy sensible para la política, ya que allí circula la información que verdaderamente importa al poder, incluso al mismo nivel o más que en la Agencia Federal de Inteligencia.

Se trata de un gesto fuerte de Macri para sostener el apoyo de Lilita, en momentos en que ni siquiera hablan, como admitió Maxi Ferraro en una entrevista con LPO. En paralelo, allegados al presidente y la diputada estarían negociando otros cargos para que Carrió no rompa Cambiemos y apoye la reelección de Macri.
Imprimir
© Copyright 2010  |  Todos los Derechos Reservados.