8 marzo, 2021

El Colón sin Cristina: Nada es casual, la verdad salta a la luz

JORGE HÉCTOR SANTOS
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Especial para Urgente24). La movida de los Kirchner contra Mauricio Macri no tiene límites:
Comenzó con el embate judicial del sospechado y desestimado juez Norberto Oyarbide.
Sigue, con la ausencia del matrimonio presidencial a la reapertura del Teatro Colón, que tras 7 años de refacciones hoy reabrirá con todo brillo sus puertas, bajo el pretexto de agravios a Néstor Kirchner por parte de Macri. Más allá del temor al abucheo que casi seguro recibiría Néstor y Cristina en la sala, como bien lo resaltó Egdar Mainhard se le suman los rumores de una gran cantidad de entradas que los Kirchner habían pedido para sentar a sus aplaudidores pagos y que les fueron negadas por el GCBA.
Se le suman los caricatos ministros que componen el gabinete del Gobierno Nacional, que por orden de sus mandantes no podrán estar presentes en la velada.
Y, tampoco serán de la partida los gobernadores K, esos que tienen prebendas pero no por eso dejan de hincarse ante Néstor para recibir como dádivas los dineros que le corresponden por ley, pero que el mandamás utiliza a su gusto para sentirse fuerte y sacar de semejantes monigotes sus lealtades más espurias.
Todo este accionar contra Mauricio Macri se puede llegar a entender con mayores rasgos de certeza a través de una nota aparecida en el diario ultra K, Miradas al Sur, de la factoría de Sergio Spolszki, donde bajo el engañoso título “Volvió a crecer la aprobación a la gestión del Gobierno”, en su edición de hoy 24 de mayo, señala:
“Lo más importante del dato es que confirma una tendencia: en los últimos sondeos de opinión pública la aprobación a la gestión del Gobierno Nacional volvió a subir y llegó al 41 por ciento. En marzo era del 38.
Las cifras se las dio a Miradas al Sur el analista Carlos Fara y las confirmó Artemio López de la consultora Equis. El optimismo que tiene la sociedad sobre la situación del país en la actualidad, y en el futuro, es lo que explica el crecimiento.
Fara y López también brindaron cifras sobre la evolución de la intención de voto a presidente. Confirmaron que Néstor Kirchner está primero, seguido por Mauricio Macri y Julio Cobos que salieron empatados. El jefe de la Ciudad le pisó los talones al vicepresidente, ya que Cobos tuvo su peor medición de imagen de los últimos 12 meses.
Detrás del crecimiento del Gobierno está la vieja máxima de que los resultados políticos dependen de la evolución de la economía. Los datos centrales son dos: el aumento de la actividad los primeros meses de este año, la cifra de marzo se conoció hace dos días e indicó un crecimiento del 8 por ciento, y la aplicación de la Asignación Universal por Hijo, que llegó a 3,7 millones de niños. Para graficar el cambio de ánimo Fara comparó el momento actual con otros: “Cuando terminó el conflicto por la Resolución 125 la visión sobre el futuro era muy pesimista. Hoy estamos en el punto de mayor optimismo desde aquel conflicto”.
El contraste de la realidad Argentina con la de Europa también influyó en el aumento de la aprobación a la gestión del Gobierno. Algo que podría definirse como el peso del Factor Español.
López lo explicó: “La Argentina transitó relativamente bien la crisis, que primero tuvo su epicentro en Estados Unidos y después en Europa. Las palabras de Hugo Moyano cuando dijo que en el país se discute salario mientras los europeos hablan de ajuste expresaron una realidad. La opinión pública le reconoce este mérito al Gobierno, más allá de las diferencias con el estilo que puedan tener algunos sectores”. Sobre el impacto del Factor Español, Fara dio un dato interesante. Su consultora realiza un estudio para conocer a qué país la sociedad argentina querría parecerse. Durante cinco años siempre ganó España. En el último sondeo, en medio de la crisis, el primer lugar lo ocupó Brasil.
Votos que van y vienen. Falta un año y medio para las próximas elecciones pero las encuestas sobre la intensión de voto de los posibles candidatos circulan hace varios meses. Los datos de la última medición de Fara indicaron que Kirchner sigue liderando a nivel nacional con un 20 por ciento. En el caso de las cifras de Equis, que tomó sólo la zona metropolitana de Buenos Aires, ubicaron al ex presidente con 30 puntos. Los resultados señalaron que Kirchner sigue siendo el dirigente con más capacidad de transformar su imagen positiva en sufragios reales.
Sobre los otros candidatos, el dato más llamativo fue el descenso de Cobos. Hace pocos meses era el dirigente que estaba más cerca del ex presidente. Ahora el mendocino bajó en las encuestas y se ubicó en un empate técnico con Macri. Las cifras de Fara ubicaron a los dos, a nivel nacional, con un 15 por ciento. López, por su parte, en la zona metropolitana, encontró primero a Macri con 10,6 y después a Cobos con 8,7. La caída del mendocino indica que en política no hay una fórmula infalible para sostener la popularidad. Su doble rol de vicepresidente y opositor que durante varios meses le sirvió para crecer es lo mismo que hoy lo hunde en las encuestas. “Cuando la población evalúa la capacidad de gobernar, algo muy importante para la opinión pública al votar un presidente, Cobos pierde apoyo”, señaló Fara y agregó: “El permanente titubeo al que lo empuja su doble posición lo hace aparecer como un hombre sin capacidad de decidir”.
– ¿Usted dice que le convendría renunciar para mostrarse más decidido?
–El problema que tiene es que si se va hoy del Gobierno sale del escenario político. Por otro lado, si se queda, se enfrenta a la necesidad de combinar su rol institucional con el liderazgo opositor que pretende construir. La verdad es que está en una situación muy compleja.
El ballotage. Los números muestran que si hoy hubiese elecciones habría ballotage. El que tendría asegurado su lugar en la segunda vuelta sería Kirchner. El otro puesto estaría en disputa entre Cobos y Macri. Una competencia entre Kirchner y el vicepresidente actual, según Fara, pondría en el centro del debate la capacidad de liderazgo. “En ese terreno Kirchner tendría más posibilidades de ganar”, remarcó el consultor. La situación internacional seguiría influyendo, como lo hizo en los últimos sondeos, y todo parece indicar que en Europa seguirá la crisis. López sostuvo que en ese caso la continuidad de un Gobierno cobraría una gran importancia para la opinión pública. “Nadie quiere hacer muchos cambios si ve que le está yendo más o menos bien mientras el mundo anda complicado”, dijo.
En una competencia con Macri, según el director de Equis, Kirchner también tendría posibilidades de ganar. “En las encuestas, los que no votarían nunca a Macri llegan al 40 por ciento. Kirchner no está mucho mejor pero tampoco peor y tiene más intensión de voto. Si ganase por una diferencia muy amplia en primera vuelta correría con una gran ventaja”, dijo López. Fara no coincidió dijo que, tomando los datos de hoy, Macri estaría favorecido porque mucha gente todavía cree que los fracasos de su gestión son producto de las supuestas trabas del Gobierno Nacional y eso lo liberaría de responsabilidades.
Hay un tercer escenario. Es el que más entusiasma al oficialismo y consiste en que no haya segunda vuelta. La ley electoral argentina dice que si el ganador de las elecciones saca más del 40 por ciento de los votos y tiene una diferencia de más de 10 puntos con el segundo no hay ballotage. Ejemplo: si Kirchner saca el 41 por ciento de los votos y Macri o Cobos el 30 no habría segunda vuelta. La fragmentación de la oposición es uno de los factores que permite imaginar este escenario. Si lleva varios candidatos, como parece que sucederá, es probable que ninguno supere los 30 puntos. Al respecto López señaló: “No hay que olvidarse que el Frente para la Victoria en la última el elección sacó alrededor del 35 por ciento de los votos y que la imagen del Gobierno y la de Kirchner crecen. Tomando esas dos cosas en cuenta, y la posibilidad cierta de que oposición vaya dividida, no es tan descabellado pensar que se puede ganar en primera vuelta”.
Conclusión:
La gran equivocación de Miradas al Sur es que al publicar esta nota que trata de favorecer, con encuestadores pagados por Néstor Kirchner o mejor dicho con los dineros del pueblo, la imagen del gobierno y un clima favorable a la reelección de Kirchner, queda claro que los enemigos a destruir por parte del matrimonio de Olivos son Mauricio Macri y Julio Cobos.
La mentira no es perfecta porque se ve alterada por la realidad.

Deja un comentario