1 marzo, 2021

Cobos quiere a Alfonsín mano a mano

El vicepresidente Julio Cobos desafió hoy a Ricardo Alfonsín a dirimir la candidatura presidencial por el radicalismo por medio de " una primaria abierta", tras el amplio triunfo del hijo del ex presidente en la provincia de Buenos Aires. "Sería bueno una primaria abierta", desafió Cobos, luego de que Alfonsín triunfase con más del 60% de los votos sobre los candidatos apoyados por el Vicepresidente, encabezados por Leopoldo Moreau y Federico Storani, entre otros.
Alfonsín, en tanto, ratificó que está "dispuesto" a ser candidato presidencial en 2011 y culpó a " dirigentes del cobismo" que "se empeñaron en instalar" la rivalidad con Julio Cobos durante la campaña.
Claramente golpeado por el resultado del domingo, donde su elección de aliados dio un resultado pésimo, Cobos intentó llevar la discusión partidaria al terreno de una interna abierta, que lo vuelva a poner en pie de igualdad con Alfonsín y relativice el valor de la paliza electoral del domingo pasado. La imagen de Cobos, ligada a vieja figuras del radicalismo como Moreau, Storani o Nosiglia, retrocedió varios casilleros a ojos del grueso de los radicales bonaerenses.
"Me parece bien un escenario donde el radicalismo lleve más de un candidato", agregó el vice, y enseguida precisó que los candidatos deberían llevar "una plataforma unificada, de tal manera que las diferencias estén en las formas, en el mensaje, en el discurso, en la llegada a la gente y la posibilidad de acordar consenso".
Afirmó que creía que sería "un acto loable" un eventual retorno de Elisa Carrió y Margarita Stolbizer al seno del radicalismo, aunque aclaró: "No creo que quieran retornar al partido". Alfonsín manifestó que " algunos dirigentes del cobismo se empeñaron en instalar la discusión, lo que no era ni muy prudente ni cuidadoso con Cobos. Nosotros lo hemos cuidado más (al vicepresidente) que los propios cobistas".
A poco más de un año para las elecciones presidenciales, Alfonsín ratificó que está "dispuesto" a ser candidato presidencial en 2011 y enfatizó: "Antes teníamos que hacer actos en una cabina telefónica, no iba nadie; ahora, tenemos que hacer actos, aunque no estemos en elecciones, y se llenan estadios de básquet". Aseguró que después de la muerte de su padre, el ex presidente Raúl Alfonsín, " la gente le abrió un crédito de nuevo" a la UCR.
"La recuperación (de la UCR) se ha dado en función de dos hechos dolorosos: uno para los argentinos, la 125 (la resolución del gobierno para aumentar las retenciones a las exportaciones de granos), y otro también para los radicales en particular, el fallecimiento de Alfonsín", recordó. Consultado por radio La Red sobre "cuánto tuvo que ver la muerte de su padre en devolverle la mística a los radicales", Ricardo Alfonsín contestó: "Mucho. No es lo único, pero mucho. Nosotros decíamos que seguía militando postmortem".
"La gente le trasladó su cariño. Vio que era una persona que se podía equivocar, pero trató de hacer, y con ese cariño, cuando murió Alfonsín, le abrió un crédito al partido de nuevo. No podemos fallar", aseguró.
Por otra parte, cuando se le preguntó si a partir del triunfo de ayer está dispuesto a ser candidato presidencial, respondió: "Sí. Si se diera, claro que estaría dispuesto". A su vez, el jefe del bloque de senadores radicales, Gerardo Morales, reforzó las intenciones de su correligionario para el 2011 y aseguró que "hay un proceso de renovación del partido en todo el país".
"Queda claro que Ricardo Alfonsín se instala como un posible candidato a presidente", subrayó Morales y agregó que "si nosotros gestionamos la política y logramos consolidar una fuerza política con todo el radicalismo, con Cobos, con Ricardo, con la Coalición Cívica, el Partido Socialista, estaremos haciendo un aporte importante a que haya una alternativa el año que viene".
En esa misma línea, el presidente electo del Comité Provincia de la UCR, Miguel Bazze, afirmó que Alfonsín "sería un excelente presidente de la República" y rechazó las críticas que le hacen al diputado por su falta de gestión, al decir que "los mejores presidentes de la Argentina nunca fueron gobernadores y los peores presidentes han sido gobernadores".

Deja un comentario