6 marzo, 2021

Multitudinario recibimiento para la Selección Argentina

El DT, Diego Maradona, vestido con el equipo de gimnasia del seleccionado, saludó a la gente por la ventana, mientras seguía sentado en su butaca. Hasta llegó a derramar algunas lágrimas. A la mayoría de los jugadores se los veía asombrados. La gente, con sus cámaras de fotos, intentaba llevarse un recuerdo en la oscuridad de Ezeiza. "Diego no se va", fue el cántico que entonaron los fanáticos. También los barras de Boca dijeron presente y pudo verse una bandera, que decía "La 12 Mundial".
"Diego 2014", se podía leer en una de las tantas banderas, haciendo referencia al deseo de que Maradona siga al mando del equipo durante el próximo Mundial, que se realizará en Brasil. "El Diego no se va y todos juntos vamos a revanchar", señaló otra bandera, mientras los hinchas cantaban alentando a los jugadores y pedían que el entrenador se quedara en la selección.
"Olé, olé, olé, Diego, Diego", explotó la multitud agolpada apenas vio al micro en el que los jugadores y Maradona se trasladaron desde el aeropuerto internacional de Ezeiza hasta el predio de la AFA.
Los hinchas también cantaron en contra de Brasil, que recibió a sus jugadores con insultos y alguna agresión: "Brasilero, brasilero, que amargado se te ve, Maradona es más grande, es más grane que Pelé".
En Sudáfrica, la decisión de volver hoy fue abrupta. La situación no daba para más. El aire estaba tenso, nublado de tristeza y desilusión. Fue una noche casi en vela, sin tiempo para dormir. El plantel ingresó al predio de la Universidad de Pretoria pasada la medianoche y menos de ocho horas después se embarcó con destino a Buenos Aires, en un vuelo de Aerolíneas Argentinas que se resolvió durante una madrugada para el olvido, pero que se recordará siempre por lo dolorosa que resultó la eliminación mundialista.
Casi eran las 9 de Sudáfrica cuando el seleccionado ingresó en ómnibus en la pista del aeropuerto Oliver Tambo. No hubo espacio para las palabras. Los jugadores se marcharon en silencio. En un principio, la llegada del vuelo AR1947 estaba programada para las 14:30, pero en lugar de despegar a las 10, lo hizo a las 11:34 de Johannesburgo.
Durante la madrugada en el predio del HPC de Pretoria algunos jugadores le habrían pedido a Diego Maradona que continúe al frente del seleccionado. Javier Mascherano ya lo había dicho abiertamente ayer, pero a la solicitud del capitán se sumó Gabriel Heinze.
Qué pasará con el seleccionado es incierto. La herida es reciente y está expuesta. Tomará mucho tiempo cicatrizar. Por lo pronto, se activaría un comité de crisis para resolver el futuro de Maradona. La Copa América de 2011 que se jugará en nuestro país podría ser una revancha para el DT, a quien ayer se lo percibió abatido, "sin fuerzas para nada".

Deja un comentario