6 marzo, 2021

Ningún gobernador K apoya públicamente el matrimonio gay

A poco más de una semana de que se debata en Senadores la ley de matrimonio homosexual, que ya tiene media sanción en Diputados, son pocos los gobernadores que pronunciaron su postura sobre el tema. Y, crease a no, hasta ahora la opinión mayoritaria es contraria al matrimonio entre personas del mismo sexo, pese a que algunos de los mandatarios provinciales que opinan de este modo, son kirchneristas.
Este último caso corresponde, por ejemplo, a los gobernadores K de San Juan, José Luis Gioja; de Mendoza, Celso Jaque, y de Salta, Juan Manuel Urtubey; a quienes se suman los mandatarios del PJ disidente Alberto Rodríguez Saá, de San Luis, y Mario Das Neves, de Chubut. En total, son cinco los gobernadores que ya bajaron el pulgar a la iniciativa.
A favor, en cambio, sólo se pronunciaron tres mandatarios provinciales y, valga la aclaración, ninguno de ellos responde al kirchnerismo -motor de la iniciativa-. Una de las más cuestionadas por dejar asentada su postura a favor fue Fabiana Ríos, del ARI y gobernadora de Tierra del Fuego, al autorizar en su provincia el primer matrimonio homosexual del país. “Por encima del Derecho Civil (que prohibe el matrimonio entre personas del mismo sexo) está la Constitución Nacional”, se justificó la mandataria.
El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri , también fue cuestionado cuando el año pasado decidió no apelar un fallo que permitía el matrimonio civil de una pareja de hombres. “Hay que aprender a vivir en libertad sin vulnerar los derechos de los otros”, dijo por entonces el jefe comunal. El socialista Hermes Binner, gobernador de Santa Fe, también se pronunció a favor en enero pasado, cuando se reunió con representantes del movimiento homosexual de su provincia.
En tanto, hay tres mandatarios provinciales cuya posición respecto de esta ley es dudosa, ya hablaron sobre el tema pero evitaron tomar postura, o dijeron una cosa y luego apoyaron otra. Es el caso, por ejemplo, del gobernador bonaerense Daniel Scioli, quien, si bien en mayo último no apeló un fallo judicial que permitía el matrimonio entre una pareja de mujeres, en noviembre había dicho, en declaraciones radiales, que para él el matrimonio es “la unión de hombre-mujer”.
El gobernador de Córdoba Juan Schiaretti, actualmente cercano al kirchnerismo, también tuvo una postura dudosa. Sin bien afirmó que su postura es favor de la “unión civil”, y no del matrimonio, señaló que está a favor de que se debata si es conveniente o no de que alcance “el rango de matrimonio”.
El tucumano kirchnerista José Alperovich, en tanto, evitó hacer declaraciones públicas acerca de su postura, pese a que fue consultado. Y, si bien su mujer Beatriz Rojkés ya adelantó que votará a favor de la iniciativa en el Senado, él sólo atinó a hablar de la sorpresa que le provocó la multitudinaria marcha en contra que hubo en su provincia, según publica Perfil
El resto de los mandatarios prefirieron mantener el silencio y aún no hicieron pública su postura. Ellos son: los kirchneristas Jorge Capitanich (Chaco), Gildo Insfrán (Formosa), Walter Barrionuevo (Jujuy), Luis Beder Herrera (La Rioja), Sergio Urribarri (Entre Ríos), Oscar Mario Jorge (La Pampa), y Daniel Peralta (Santa Cruz). Tampoco hablaron del tema los radicales cercanos al kirchnerismo Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Miguel Saiz (Río Negro), Ricardo Colombi (Corrientes), y Maurice Fabián Closs (Misiones); ni Jorge Sapag, del Movimiento Popular Neuquino.
Cobos, otro dudoso. La postura del vicepresidente Julio Cobos, por su parte, también siembra dudas. Si bien podría estar en ejercicio de la presidencia cuando la ley se discuta en el Senado (con lo cual no existiría la posibilidad de que pueda votar, en caso de empate), sus escuetas declaraciones al respecto y el apoyo a un proyecto de una senadora de su órbita permiten vaticinar que la postura del vicepresidente es a favor de la de la unión civil, pero no del matrimonio.
Al parecer, lo que no le cierra a Cobos, es la posibilidad de la adopción por parte de las parejas homosexuales, aunque sí la unión entre dos personas del mismo sexo

Deja un comentario