23 enero, 2021

Un De Narváez devaluado quiere un frente político contra Scioli

El Diputado de la Nación, Francisco De Narváez, quiere trasladar a la Legislatura bonaerense, el escenario que la oposición ha podido, aún con algunos traspiés, montar en el Congreso. "Hay que marcarle la agenda a Scioli", fue la definición que, como un anticipo, soltó De Narváez en un encuentro que en La Plata reunió a buena parte de su tropa bonaerense, el jueves pasado.
José Scioli, jefe de gabinete en las sombras, será uno de los encargados de analizar y fijar la posición respecto del proyecto de la ampliación del Presupuesto de la Provincia que incluye un nuevo endeudamiento y que el Gobernador Scioli enviará a la Legislatura.
Hasta ahora, salvo las reacciones individuales de los diputados, Ramiro Tagliaferro, Gustavo Ferri, Nancy Monzón, Mónica López y el senador Ricardo Zamperetti, quienes lograron poner en aprietos al gobernador de la Provincia, en temas vinculado a la Inseguridad, Leche vendida en Paraguay y Avellaneda, Prostíbulos, Garrafa Social, Basurales y la salud publica en general, el resto de lo legisladores ha hecho poco y nada, lo que motivó la queja de propio De Narváez.
Tampoco los aportes del hermano del gobernador, quien se sumo a las filas de De Narváez con el objetivo de marcarle la cancha a su hermano Daniel, hasta ahora no aportaron nada, salvo su presencia en las fotos con el candidato y actual diputado nacional.
Toda la expectativa generada con Pepe se va diluyendo poco a poco. Dicen que prometio grandes denuncias contra el jefe de gabinete de la provincia, Alberto Perez, su archienemigo, y el titular del IOMA, Javier Mouriño, sucesor de pepe, en la secretaria de gobierno. Hasta ahora nada.
Incluso, toda la información sobre los gastos de publicidad que dispone Union –Pro, casi 600 millones de pesos de la administración central, Casinos, Lotería y Banco Provincia fueron cajoneadas por las autoridades de los bloques, para no pejudicar la llegada del flamante jefe de gabinete en la sombras, porque se sospecha que prácticamente la manejaba junto a su hermano el gobernador.
Los acuerdos individuales de las autoridades de los bloques de Union-Pro, pactando con el oficialismo, dinamitaron toda estrategia para demoler al gobernador y por el contrario, favorecieron la sanción de la totalidad de los proyectos enviados por Scioli a la legislatura provincial.
Según pudo saber Compacto Político, Ramiro Gutiérrez en diputados, y Alfredo Meckievi, en el senado están bajo sospecha sobre estos acuerdos.
La estrategia hasta ahora corre por cuenta solo de Union, porque el PRO no tiene mucha injerencia en las decisiones que toman en pos del candidato a la gobernación de la provincia Franciso de Narváez.
Luego de la visita la semana pasada , en la plata de Franciso de Narvez, y el corrosivo acuerdo con el oficialismo, que consagro a Gustavo Ferri, como suplente en la integración del Consejo de la Magistratura, dejo mas heridos y virtualmente partido a los mauricistas y francisquistas,
Si lo que se se busca, es armar algo parecido a lo que ocurre con el congreso nacional, es decir , la oposición unida en determinado temas de Estado, en la provincia todo será mucho mas difícil.
La UCR , esta controlada por los históricos dirigentes derrotados recientemente por Ricardo Alfonsín, el dirigente de Chascomus, desconfía mucho de los diputados que responden a Moreau y Storani. El GEN de Margarita Stolbizer vivió situaciones similares de acordar con el Sciolismo. Solo la Coalición Cívica de Elisa Carrio y el Pro no tienen acuerdos con el Frente para la Victoria en la Provincia.
Podra de Narvaez, convencer a su tropa de que aumente la retórica de confrontación al gobierno provincial, sin que corra el riesgo de que alguno de sus diputados, no salte el charco para sumarse a la fuerzas del gobernador, quien suele ser mas generoso con los diputados de la oposición, que el propio candidato?
La realidad indica que el gobernador es mucho mas habil que De Narvez y Macri,y esto queda demostrado que ningun escandalo tomara estado publico en los medios nacionales, ni trascendera mas alla de la Gral Paz. Mientras Macri con 24 diputados propios de la ciudad, padece cotidianamente a una oposición que apenas pose una minima diferencia sobre el PRO, Scioli silencia todo a fuerza de pauta publiciataria, la misma que Macri se encarga de derrochar.
De Narváez se distrajo demasiado buscando ser presidenciable. Ahora que quiere ser gobernador, quizas llegue muy tarde. Sus diputados ya tienen vuelo propio y Scioli le saco ventaja de meses.

Deja un comentario