6 marzo, 2021

Escuchas ilegales: por qué Macri busca acelerar el proceso judicial

Mauricio Macri se jugó a todo o nada al pedir que la causa por las escuchas ilegales pase a juicio oral lo antes posible. El jefe de gobierno porteño quiere acelerar los tiempos, aún más sabiendo que en 2011 es un año de elecciones. ¿Puede pedir que la causa se acelere? ¿Cuál es la estrategia? ¿Qué hará la Justicia?
Un pedido de avance a juicio oral puede ser realizado únicamente por los fiscales de la causa o por el juez, en este caso Norberto Oyarbide. En diálogo con Perfil.com, el abogado Eduardo Barcesat explicó el procedimiento a partir de las declaraciones de Macri: "Es una estrategia. Lo que hace (Macri) en la conferencia es lograr un impacto mediático. Antes decía que confiaba en la Cámara, pero como confirmaron el procesamiento ahora confía en que en un juicio de estas características va a cambiar todo". Según Barcesat, la presión del mandatario porteño crea "un efecto publicitario, propagandístico", ya que "el que determina el avance al juicio oral no es la defensa".
Lo cierto es que si la causa no va a juicio oral lo antes posible, en 2011 Macri tendrá que enfrentar a la Justicia. El próximo año son las elecciones nacionales y el deseo del PRO es lograr que su jefe máximo llegue a la presidencia. Una causa abierta sería el peor escenario para enfrentar los comicios. En este contexto, Oyarbide o los fiscales pueden elevar la causa a juicio oral. Pero nada hace suponer que el juez más próximo al kirchnerismo quiera acelerar los tiempos, sobre todo porque esto podría beneficiar al macrismo.
El abogado Luis Dobniewski consideró que el juicio oral "sería una mecánica interesante que no violentaría las formas". Es que si los fiscales consideran que hay pruebas necesarias, podrían pedir la elevación de la causa, a lo que la defensa de Macri no se opondrá. "Lo que hace el jefe de gobierno es impulsar el juicio. Es una buena medida para despolitizar la causa y acelerar las normas procesales", analizó ante este portal. Los tiempos se adelantarían y, según Dobniewski, "en agosto o septiembre ya podría comenzar el juicio".
Para el analista político Jose Giacobbe, la estrategia del PRO es una sola: acelerar los tiempos para liberarse de todo proceso y lanzar su candidatura presidencial. "Está tratando de desambarazarse de otra manera. Él esperaba otra sentencia. Una apelación tardaría dos años en resolverlo y con esa situación está fuera de la carrera presidencial. Se va a jugar a todo o nada".
Tarea legislativa. En paralelo con el juicio oral, está la posibilidad de un juicio político. Para el analista Rosendo Fraga, "Macri hoy tiene legisladores suficientes para impedir el juicio político o impedir que realizándose, el resultado pueda ser adverso. Pero cabe recordar que hace algunas semanas, dos legisladores del PRO abandonaron su bloque. Hoy tiene la certeza de poder impedirlo, en algunos meses todo puede cambiar. En lo inmediato obtendrá una victoria política y esto en este momento es importante para él

Deja un comentario