26 febrero, 2021

Sorpresa e indignación tras la reacción de Manzur por los abortos no punibles

La controversia sobre el protocolo de abortos no punibles que actualizó el ministerio de Salud se desplazó de eje cuando el titular de la cartera, Juan Manzur, desmintió hoy haber firmado la resolución ministerial de aval a la guía. El comunicado provocó indignación a la diputada Cecilia Merchán, de Libres del Sur, coautora del proyecto por la interrupción voluntaria del embarazo en el Congreso y tomó por sorpresa a la legisladora kirchnerista Juliana Di Tullio, que encabeza esa iniciativa.
"La verdad, no se qué fue lo que ocurrió. Para mi la interpretación no es que Manzur dio marcha atrás. Yo celebro la publicación de la guía, se trata de una política pública y tiene fuerza en ese sentido", dijo a lanacion.com Di Tullio, quien admitió no conocer por qué Manzur no terminó de legitimar el protocolo promovido por su cartera.
"Es un bochorno lo que ha pasado. El haber dado un salto adelante con esta guía tan importante y borrarlo hoy con esta acción me parece lamentable, y vuelve a poner al debate en un mal lugar", manifestó por su parte Merchán.
Mediante un escueto comunicado, que generó confusión tras las declaraciones emitidas ayer desde su cartera, Manzur se limitó a aclarar hoy que "no ha firmado resolución alguna respecto de la Guía Técnica para la Atención Integral de los Abortos No Punibles". Hoy, lanacion.com pidió aclaraciones sobre lo ocurrido, pero indicaron que sólo pueden ceñirse a esa comunicación.
La resolución ministerial, al avalar el protocolo, hubiera terminado de saldar las dudas sobre los casos no punibles de aborto. La guía, publicada en la página del ministerio y enviada ayer a este medio, provocó resistencias por la interpretación amplia que realiza del artículo 86 del Código Penal, donde se tipifican las situaciones donde la interrupción del embarazo es legal.
El nuevo texto permite la legalización del aborto para todos los casos de violaciones, no sólo para los de "mujer idiota o demente", y pone como condición que la víctima presente una denuncia o, simplemente, una declaración jurada en la que afirme haber sido violada.
Según había explicado a lanacion.com el viceministro de Salud, Máximo Diosque, la intención es evitar la intervención de juzgados en los pedidos de aborto no punibles. Se trata del concepto de "no judicialización", que no figuraba en la anterior versión de la guía, de 2007.
"Claramente hubo presiones por las repercusiones que generó. No se animaron a terminar de dar el debate", manifestó Merchán y agregó que "es una pena lo que ocurrió hoy porque Manzur le podría haber dado la fuerza necesaria y así queda como una recomendación".
Sobre los casos de aborto no punible contemplados por la nueva Guía, Di Tullio indicó: "El Código Penal es clarísimo: hay una diferenciacion entre las definiciones de violación y atentado al pudor". La diputada aclaró que en ese último caso se podría contemplar un consentimiento viciado por la incapacidad de la mujer mientras que los casos de violación tienen en cuenta a todas las embarazadas que pasaron por esa situación.
"En estos grises todo se enrosca en una discusión que deja a las mujeres desamparadas. Es un tema que hay que plantearlo con claridad desde el Congreso", indicó Merchán.
Di Tullio coincidió en la necesidad de debatir el tema desde el Poder Legislativo. Ambas diputadas firmaron un proyecto de leypara la interrupción voluntaria del embarazo junto a otros 36 legisladores, que está en manos de las comisiones de Legislación Penal, Salud Pública y Familia de la Cámara de Diputados. "Vamos a presentar un pedido solicitando que se ponga en tratamiento el proyecto apenas regresemos del receso", aseguró Merchán.
El macro jurídico que sustenta la polémica guía
Según informa la Guía Técnica para la Atención Integral de los Abortos No Punibles (ANP), en" Argentina mueren alrededor de 80 mujeres por ano a consecuencia de complicaciones de abortos inseguros" y representan el "30% de las causas de la mortalidad materna". Además, indica que, según "las estimaciones recientes ocurren 460.000 abortos inducidos por año".
"En el año 2007 se registraron 59.960 hospitalizaciones por aborto en todo el país", informa la guía. Y, en base a esos datos, explica que "el derecho de las mujeres de acceder al ANP sufre limitaciones ilegitimas a través de la interpretación restrictiva de las causales de no punibilidad, la exigencia de la intervención de comités de ética o autoridades sanitarias, y la judicialización indebida de la autorización" del ANP.
"Esta guía técnica tiene por fin reducir en todo el país las barreras de acceso al aborto en los casos que no es punible, es decir, en los casos permitidos por el Codigo Penal de la Nacion", explica el informe, y a continuación, cita el artículo que generó la polémica. "El CP establece cuatro situaciones en que el aborto esta permitido:
(i) Si hay peligro para la vida de la mujer y este peligro no puede ser evitado por otros medios;
(ii ) Si hay peligro para la salud de la mujer y este peligro no puede ser evitado por otros medios;
(iii ) Si el embarazo proviene de una violación;
(iv ) Si el embarazo proviene de un atentado al pudor sobre una mujer idiota o demente.

Deja un comentario