5 marzo, 2021

Kirchner irrita a los intendentes con las listas colectoras

El plan está en análisis en la provincia y encuentra resistencia de gran parte de los poderosos intendentes peronistas, sobre todo de aquellos que no tienen garantizado fácilmente un triunfo. La jugada política con la que insiste Kirchner, según relataron a LA NACION fuentes del PJ bonaerense y del partido en el nivel nacional, es que las listas colectoras queden explícitamente habilitadas a partir de la reglamentación de la ley 14.086 que sancionó la Legislatura de la provincia en diciembre pasado, que copió gran parte de la reforma política nacional para elegir candidatos por medio de primarias abiertas, simultáneas y obligatorias.
Según reconstruyó LA NACION, el ex presidente quiere que quede reglamentada la posibilidad de que se enganchen otras listas a su propia postulación, para evitar impugnaciones judiciales. Sucede que la ley en sí misma no es clara al respecto y dejó abierta la puerta para que se puedan colgar varias candidaturas. Al menos, no las prohíbe.
El debate por estas horas está en determinar a partir de qué parte de la boleta se suman las colectoras. Kirchner tiene decidido que se habiliten para los candidatos a intendentes. Necesita juntar puntos desde las bases. Esa misma estrategia, en 2007, llevó a la derrota a una buena cantidad de caudillos distritales del PJ, que perdieron ante contendientes de menor peso que se beneficiaron por estar atados a la lista presidencial del Gobierno. Kirchner no está convencido aún de que también se permitan las colectoras para los postulantes a la gobernación. Eso dependerá, según allegados al ex presidente, de cómo termine la relación con el gobernador Daniel Scioli, que aspira a renovar su cargo.
Sucede que, de presentarse, las colectoras le quitarían votos al actual gobernador. Y aunque todas sumaran puntos para Kirchner, no le traccionarían los suficientes como sí podría impulsarle Scioli solo, según las últimas encuestas que llegaron a la quinta de Olivos, en las que el mandatario provincial revierte su imagen negativa a pasos mucho más rápidos que lo que lo hace el matrimonio presidencial.
"Se está trabajando en la reglamentación para dejar explícita la presentación de listas colectoras, pero hay resistencia de los intendentes", planteó un dirigente de peso en el partido que habla a menudo con el ex presidente. En el Gobierno sostienen, además, que varios candidatos presidenciales de otras fuerzas respaldarán el permiso para incluir otras listas, ya que también apelaron a este artilugio en las presidenciales de 2007.
La presentación de la reglamentación de las primarias bonaerenses se haría una vez que el gobierno de Cristina Kirchner termine su propia normativa a nivel nacional. La Casa Rosada anunció una parte de la reglamentación de la ley de primarias, pero aún resta la presentación de la totalidad de la norma, que podría estar terminada a fines del mes próximo, según informaron fuentes oficiales al tanto de los detalles técnicos.
La intención de Kirchner es que las colectoras le reditúen por partida doble: por un lado el ex presidente necesita contener la huida hacia el peronismo disidente y por el otro, sumar puntos a su propia fórmula desde varios ángulos.
La preocupación central de Kirchner es la provincia de Buenos Aires. Si manda a internas a los intendentes, aquellos candidatos que pierdan no podrán presentarse en las elecciones generales, tal como establece la ley. Eso los habilitará para jugar con el PJ disidente. Esa diáspora es la que pretende evitar el oficialismo.
La sanción de la ley provincial, el año pasado, ya había generado una fuerte convulsión en el peronismo bonaerense. El proyecto original establecía que el Poder Ejecutivo podía fijar la fecha de las primarias en un plazo determinado, no necesariamente cuando se celebran las primarias a nivel nacional. Eso pretendía despegar a los intendentes de un mal paso de Kirchner. Pero desde Olivos llegó la orden para que en la misma norma quedaran fijadas para el 14 de agosto, la fecha en la que se hará la interna para elegir candidatos a presidente, senadores y diputados nacionales. Y así se hizo. "Lo más crítico para recuperarnos está en la provincia de Buenos Aires. Ahí hay que sumar de donde sea", reforzó un funcionario a LA NACION, que corroboró el plan de Kirchner de habilitar colectoras.
La estrategia del Gobierno se completa con la idea de instalar varios candidatos a gobernador para que operen en el tiempo que queda antes de los comicios a favor de Kirchner, como las precandidaturas de los ministros Alicia Kirchner, Aníbal Fernández, Florencio Randazzo y Amado Boudou, a quienes el ex presidente instó a caminar la provincia.
LAS COLECTORAS
Cómo funciona . Es una jugada electoral que en un municipio permite a un candidato presidencial o a gobernador llevar varias listas distintas para el tramo de intendente. Suma para sí el apoyo de todas las listas internas que pelean en el distrito.

Malestar.
A los intendentes que están en el poder les fastidia ese plan, porque les abre infinitas posibilidades a sus opositores internos.
El ejemplo de 2007 . En esas elecciones Kirchner habilitó las colectoras. Así perdieron el poder intendentes de larga trayectoria, como Manuel Quindimil, en Lanús, y Julio Alak, en La Plata.

Deja un comentario