16 enero, 2021

La medida contra Fibertel es una de las más rechazadas de la gestión K

Una encuesta revela que 6,7 de cada diez personas que viven en la Capital, el Gran Buenos Aires y algunas localidades del interior bonaerense rechazan la medida gubernamental por la que se revoca la licencia para ofrecer acceso a Internet de Fibertel, la marca con la que Cablevisión, principal fuente de ingresos del Grupo Clarín, abastece de servicio a más de un millón de hogares que, de no mediar un freno judicial, deberán buscar otro proveedor en los próximos noventa días.
El nivel de rechazo es alto y se cuenta entre las medidas más impopulares del Gobierno. Puede compararse con las desaprobaciones a cómo gestionó la crisis del campo y la de las reservas del Banco Central. Ni la estatización de los fondos jubilatorios generó tanto rechazo como poner en riesgo la costumbre de informarse, entretenerse y educarse que posibilita el acceso a Internet para un millón de familias. Es por ello que, de concretarse, es casi seguro que el rechazo crezca, advirtieron especialistas.
Realizada por la consultora Management&Fit a pedido de PERFIL, entre el viernes y ayer, la encuesta también muestra que los esfuerzos del ministro de Planificación, Julio De Vido, y de su interventor en la Comisión Nacional de Comunicaciones, Ceferino Namuncurá, por tratar de menguar los daños colaterales de la medida que se enmarca en la guerra entre el Gobierno y Clarín no fueron efectivos: sólo 18% aprueba la medida y 60,3% cree que esta escaramuza, lejos de arreglarse fácilmente, afecta a los usuarios. Los datos revelan que De Vido no mostró un plan creíble a una población que contrata servicios como los que están bajo su órbita. Ayer este medio publicó que el 54% de los reclamos recibidos por Defensa del Consumidor referidos a Internet son por problemas con las contrataciones. Estos problemas se acrecentarían en el caso de que en los próximos tres meses el 25% de las conexiones de Internet que hay en la Argentina tengan que cambiar de proveedor.
Las empresas que reciban a los ex Fibertel deberán invertir en tecnología y en servicios de atención al cliente. El consultor Enrique Carrier estimó que con la migración las operadoras deberán atender siete veces más de nuevos clientes que los que recibieron entre abril y julio pasados, y es por ello que no creen que estén en condiciones de hacerlo.
“Internet está arraigada en las costumbres de muchas familias argentinas desde hace años. El Gobierno logró que un millón de hogares tengan incertidumbre”, explicó el ex secretario de Comunicaciones del gobierno de la Alianza, Henoch Aguiar.
“Es la primera vez que una medida contra Clarín le toca el culo a la gente”, sintetizó otro analista.
¿Por qué los Kirchner se arriesgan a lanzar un golpe a Clarín que afecta a los usuarios? “El Gobierno está convencido de lo que hace, y ese convencimiento lo lleva a tomar medidas de riesgo como ésta, tal como lo hizo con la Resolución 125”, justificó la consultora Analía del Franco, de Analogías, que recuerda que la decisión refuerza la confianza de las bases que lo apoyan.
El razonamiento es parcialmente cierto. El viernes por la noche, el secretario general del Sindicato Argentino de Televisión, Horacio Arreceygor, se reunió con la presidenta Cristina Kirchner para expresarle la preocupación que la medida causó entre los afiliados que trabajan en Cablevisión. Dos fuentes independiente aseguraron que el sindicalista se fue con las manos vacías del encuentro. Arreceygor supo dar testimonio favorable al proyecto de la Ley de Medios.
Pero la decisión de sacarle el acceso a Internet a Clarín acaso sea sólo una anécdota en unos meses. Un funcionario de Planificación reconoció a este medio que las posibilidades de que la resolución pase las impugnaciones judiciales es baja. “A lo sumo lograremos que Fibertel pierda algunos clientes”, dijo.
Cablevisión presentará su apleación esta semana, pero será acompañada por otras de organizaciones de defensa del consumidor que consideran que la medida produce hasta daños directos. El viernes, un usuario también se prensentó a los tribunales para solicitar el freno de la resolución.
El GEN, partido que lidera la diputada Margarita Stolbizer, presentará el lunes un proyecto de resolución para que la comisión bicameral del Congreso se aboque “en forma urgente a analizar las irregularidades con las que el Gobierno ordenó la baja de la licencia de Fibertel”. Stolbizer y su par Gerardo Milman señalaron que “es nulo” el procedimiento instrumentado por De Vido.
Argumentaron que “en 2009, ambas Cámaras decidieron por unanimidad prorrogar las facultades delegadas por un año y pusieron como condición que ‘el titular del Poder Ejecutivo nacional y el jefe de Gabinete de Ministros ejercerán exclusivamente las facultades delegadas’”.

Deja un comentario