15 enero, 2021

Mañana sesiona formalmente la Comisión Investigadora contra Mauricio Macri

Estas eventuales citaciones fueron motivo de peleas y discusiones antes y después de la sesión del último viernes, incluso cuando aún la Comisión no tenía un reglamento para instruir a sus 17 miembros.
En ese marco, el próximo martes a las 10:00, el cuerpo se reunirá para comenzar oficialmente el denominado período de pruebas, que tendrá como fecha máxima el 1 de diciembre.
Una de sus primeras acciones será para leer y analizar el expediente de la causa judicial por las escuchas ilegales que el juez federal Norberto Oyarbide envió a la Legislatura por un pedido del recinto.
El expediente fue enviado a todos los miembros de la comisión para que sea estudiado antes de la reunión, ya que su extensión (son 57 cuerpos de 200 páginas promedio cada uno) haría muy tedioso su tratamiento.
En la misma sesión también comenzará a hablarse de los primeros citados como testigos para comparecer ante la Comisión.
Según el reglamento aprobado el último viernes, el cuerpo deberá convocar a "los funcionarios investigados antes de emitir su dictamen", quienes "podrán negarse a declarar sin que ello sea considerado una presunción en su contra".
Estas citaciones deberán ser aprobadas por mayoría simple, y en caso de empate, el voto del presidente del cuerpo, el legislador Martín Hourest (Igualdad Social), será "doble".
En ese sentido, en diálogo con Noticias Argentinas, varios de los diputados opositores que integran el cuerpo se inclinaron por una estrategia de citación, que si bien no contiene nombres descabellados, lleva una lógica.
La principal justificación para el listado que plantean es "ordenar el plan de trabajo" que tendrá la Comisión durante las 12 semanas de trabajo de investigación, antes de tomarse 15 días para emitir el o los dictámenes sobre la responsabilidad política de Macri en el caso, que lo tiene procesado por "asociación ilícita" en la Justicia ordinaria.
En la primera tanda de citados podrían estar los funcionarios que estén o no involucrados en la causa, algo que desembocaría en una inevitable convocatoria de Andrés Ibarra, hombre muy cercano al jefe de Gobierno.
Luego, la idea dentro de la Comisión sería escuchar el testimonio de las víctimas de las escuchas, entre las que se encuentran el cuñado de Mauricio Macri, Néstor Leonardo, y Sergio Burstein, familiar de una de las víctimas del atentado a la sede de la AMIA.
El orden continuaría con personas del entorno del mandatario porteño, donde se ubicarían Sandra Macri, hermana del ex presidente de Boca y esposa de Leonardo, y su padre, Franco Macri, de relación oscilante con Mauricio.
Esta propuesta tiene como objeto dejar para el final a los "pesos pesados" de la causa, como el propio Mauricio Macri y los ministros Horacio Rodríguez Larreta (de Gabinete) y Guillermo Montenegro (Seguridad).
Del otro lado, los cinco legisladores macristas se ilusionan con sentar frente a la Comisión a algún funcionario nacional como el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, e incluso miembros de la SIDE. Esta semana, el presidente de la Comisión Investigadora consideró que sería "razonable" que ese cuerpo cite a declarar a funcionarios de la SIDE.
"Es razonable que los invitemos y que expliquen cómo funcionó el sistema de escuchas. Quiero darles la oportunidad a esas fuerzas de asumir posiciones", señaló Hourest.
Un nuevo round se avecina en esta pelea que recién tuvo dos capítulos oficiales, pero que promete mucha fricción en paralelo no sólo a la causa judicial, sino también a las candidaturas para las elecciones del año próximo.

Deja un comentario