24 enero, 2021

La Legislatura porteña aprobó el proyecto de ley contra los "motochorros"

Por 46 positivos y 4 negativos (Delia Bisutti, Julián D’Angelo, Marcelo Parrilli y Raúl Fernández), este miércoles la Legislatura porteña aprobó un proyecto que regula la circulación de motocicletas en la Ciudad para prevenir los delitos utilizando esta modalidad.
Ahora bien, la iniciativa sancionada es mucho menos severa y sostiene que las medidas impuestas (el polígono de circulación y la utilización de chalecos) caducarán a los 180 días de su entrada en vigencia, a propuesta del bloque ibarrista.
Si bien la medida obtuvo 23 votos negativos, se aprobó por 26 votos afirmativos que durante este plazo el Gobierno de la Ciudad deberá evaluar y enviar a la Legislatura un informe para ésta analizar el resultado de la aplicación de las regulaciones a fin de proponer una nueva ley basada en la experiencia recogida.
El proyecto consensuado establece que "los ciclomotores, motocicletas y ciclorodados pueden transportar equipajes, bultos u otros objetos siempre que se encuentren firmemente asegurados al vehículo, no afecten su estabilidad ni dificulten su conducción y solo si sus dimensiones no sobresalen de los extremos del manubrio o de su longitud. Los ciclomotores y motocicletas que porten caja transportadora o baúl, deberán llevar una replica autoadhesiva reflectiva y de similares dimensiones de la placa de dominio en su cara posterior y de manera visible. En los ciclomotores, la carga no puede superar los 40 kg. y en las motocicletas, los 100 kg. En los motofurgones, las dimensiones de la carga no deberán sobresalir de los límites de la caja transportadora".
Si bien la oposición no acompañó el artículo, el diputado Daniel Amoroso logró que el macrismo y los diputados Juan Pablo Arenaza y Adriana Montes (Coalición Cívica) votaran su propuesta para que sea obligatorio la utilización de chaleco refractario el conductor y el acompañante, con la identificación de la patente. Esta "victoria" generó un incidente lamentable que poco bien le hace a la institucionalidad porteña (ver nota).
Como la aplicación de sanciones requiere de una mayoría especial (la votación terminó 23 votos positivos y 26 negativos), no se pudo aprobar una multa para aquellos que incumplan con esta disposición, frente a lo cual el diputado Helio Rebot afirmó: "No sólo nos están tomando el pelo a nosotros sino también a la gente".
Y el diputado Martín Borrelli añadió: "Es un verdadero papelón. Lo único positivo de esto es que se instauró una nueva categoría de legislación. Las normas inconstitucionales que son constitucionales por cuatro meses. No resisten un examen de derecho constitucional".
Además, la norma fija que "no podrá llevar acompañante cuando el motorodado transite en el área de la ciudad de Buenos Aires delimitada por la Avenida Córdoba, Carlos Pellegrini, Rivadavia y Alem, con exclusión de éstas, los días hábiles en la franja horario comprendida ente las 10 y 16 hs. horas. Quedan excluidas de esta prohibición la Avenida Corrientes y Roque Sáenz Peña (sentido Carlos Pellegrini-Bolívar). En el ejido restante de la Ciudad podrá llevar acompañante, siempre que el modelo del vehículo se encuentre homologado para tal fin, es decir, que cuente con doble asiento o asiento adicional, apoyapié y agarradera".
Por otra parte, se prohíbe "la venta o suministro de combustible y/o lubricantes a los vehículos que al momento de su expendio, no tengan correctamente colocadas las placas oficiales de dominio. En el caso de motovehículos deberán además el conductor y su acompañante portar cascos protectores homologados". En ese sentido, las estaciones de servicio deberán exhibir en lugares visibles los letreros que así lo indiquen. Quienes no cumplan con esta disposición serán multados con 500 a 2000 pesos y, de incurrir nuevamente en la falta dentro de los 365 días de efectuada la primera sanción, se elevarán las multas al doble y se procederá a la clausura y/o inhabilitación de 15 a 180 días.
Asimismo, se plantea que la autoridad de aplicación "implementará gradualmente en las vías de mayor flujo vehicular, la demarcación de una doble línea de retención, creando un espacio entre ésta y la línea de "Pare" previa a la senda peatonal para que los motovehículos en los cruces semaforizados. También propondrá a la Legislatura en un plazo de 90 días un plan integral para el estacionamiento de motovehículos, con distintas modalidades según la intensidad de tránsito, previendo como corresponda defensas para los mismos, según consigna ADN ciudad
Primó el sentido común y se eliminó el artículo donde se instaba al Poder Ejecutivo a que solicitara a las fuerzas de seguridad con jurisdicción en la Ciudad que extremen los controles con la finalidad de verificar que todos los vehículos que transitan por la misma, posean sus placas de identificación de dominio correctamente ubicadas, legibles, sin adulteraciones y con la documentación requerida por ley. Es decir, se pedía que el Gobierno le dijera a la policía que cumpla con su trabajo.
La iniciativa también sostiene que "el cumplimiento de los requisitos antes establecidos será responsabilidad de los empleadores, en el caso de vehículos utilizados laboralmente, por dependientes de empresas de mensajería, deliverys, cadetería o similares".

El DEBATE

Además de las intervenciones ya reflejadas previamente por adnciudad.com (ver nota), el presidente de la Comisión de Tránsito, Claudio Palmeyro, manifestó: "Si bien hemos avanzado en lo que se refiere a seguridad vial, esto es sólo una medida experimental y por eso es que queremos ser cautos y esperar los resultados".
En ese sentido, el diputado porteño remarcó que "la seguridad de los porteños y porteñas necesitan de un plan integral y no de medidas parciales que no resuelvan el verdadero problema de los vecinos".
Por último, Palmeyro expresó que "ellos dan el debate en los medios y no en la Legislatura, que es el ámbito institucional donde debemos tratar y sancionar las mejores leyes para mejorarle la vida a los porteños".
Si bien había pensado no hacer uso de la palabra los dichos de María José Lubertino hicieron que el diputado Martín Borrelli aclarara una información que había expresado su colega en base a una fuente de Twitter. Borrelli enunció: "La diputada Lubertino dijo que este tema ya se había tratado en el recinto en dos oportunidades y los proyectos sólo fueron analizados en comisión. La sesión del 2007 nunca se realizó y en el 2008 las iniciativas tampoco se plantearon en el recinto". Luego Lubertino le echó la culpa al CEDOM, siendo que fue ella la que leyó erróneamente los datos vertidos en el sistema.
El diputado de Igualdad Social, Martín Hourest, declaró: "Este es un debate un poco más profundo que tiene que ver con la tensión entre la democracia representativa y la democracia directa. Y la verdad es que en escenarios sociales donde existe inseguridad y miedo hay una cierta demanda de seguridad, hay demanda en torno al incremento del delito y entonces lo que se produce es el abandono de la democracia representativa y se cambia por una democracia de reflejos".
Y amplió: "A nadie le cabe duda de que, como bien lo dijo el diputado Cristian Ritondo, buena parte de los delitos se transforman en delitos más violentos pero lo llamativo de la traducción del estado de inseguridad es que si uno mira la cantidad de delitos que se producen en la Argentina, son delitos que no se denuncian, delitos que sufren los que menos tienen, son delitos que se producen en los lugares de mayor vulnerabilidad social. Entonces llama la atención que el eje de esta discusión pase solamente sobre las salideras bancarias en donde ni pobres, ni excluidos están presentes".
"El diputado Ritondo planteó de modo certero -y acuerdo con esto- un debate en torno a qué agenda tenía que proponerse en materia de seguridad pública, pero no habló del mapa del delito del que carecen. Entonces le propongo al presidente del bloque del PRO que reclamaba esa agenda, que de común acuerdo sigamos el itinerario que indica que el proceso sistemático del incremento del delito en la ciudad de Buenos Aires está asociado con la existencia de armas en el distrito. No hay política de control de armas en la Ciudad, ni política propia, ni política concurrente y efectiva con el Estado Federal. Entonces abordemos el criterio de la extraterritorialidad de las entidades bancarias", enfatizó Hourest.
Por otra parte, el diputado Julián D’Angelo (Bloque Socialista) señaló: "Se nos ha convocado aquí para discutir un proyecto y se ha generado a una sesión especial, pero no se trata de una propuesta para mejorar la seguridad. Estamos discutiendo una pantalla de humo que nos quiere imponer el PRO".
El diputado Daniel Amoroso (Unión Federal) tuvo una intervención media dudosa, dado que él presentó proyectos para regular esta problemática. "Este proyecto debería haber tenido menos exposición mediática y más debate en comisión. Tengo la convicción de que este problema no se soluciona con más leyes porque si el Ejecutivo quisiera trabajar para resolver este problema podría hacerlo con las normas vigentes", sostuvo.
Y amplió: "Me parece que si aprobamos esta ley, dentro de cuatro meses cuando se le reclame al Gobierno resultados, no se qué van a responder. Nuestro proyecto no contempla en ninguno de sus artículos la prohibición de la venta de combustibles porque nos parece una aberración".
Sin duda la intervención más sensata de la oposición estuvo a cargo del diputado Gonzalo Ruanova (Nuevo Encuentro), quien manifestó: "Más allá de no compartir algunas miradas del tema, debo reconocer que se realizaron muchas reuniones para intentar encontrar consensos sobre este tema. Me parece que este es un paso, después habrá que evaluar si se cumplen o no. Por lo menos hay que hacer el intento porque esta es una realidad. Me parece importante que estemos acá dando el debate".
LAS PERLITAS
Además del blooper de Lubertino con la información falsa que recibió vía Twitter, la diputada apoyó en su banca un casco con el cual se tomó fotografías mientras el diputado Hourest hacía uso de la palabra con un encendido discurso.
No hay dudas que a los legisladores les pagan para, valga la redundancia, legislar. Sin embargo, la diputada María Elena Naddeo afirmó durante su participación en la sesión: "Estamos haciendo el esfuerzo de estar acá".
En tanto, el diputado Eduardo Epszteyn (Diálogo por Buenos Aires) pidió que se acelerara el debate porque se le enfriaba la comida.
Obviamente fueron muchos los que no pudieron cenar como corresponde porque el vicepresidente segundo, Julio Raffo (Proyecto Sur), le dio la palabra en repetidas oportunidades a legisladores que ya habían realizado su intervención, con lo cual el debate se extendió injustificadamente. Nuevamente quedó claro que es necesario abrazar con más ímpetu el reglamento para poder conducir más criteriosamente la sesión.

Deja un comentario