26 febrero, 2021

De mineros a millonarios

Tras recuperarse física y psíquicamente de lo que representó más de dos meses de encierro a 700 metros bajo tierra, los mineros podrán dedicarse a disfrutar de los beneficios económicos que les propició de su tragedia.
Desde que recibieron la señal de televisión y notaron el interés mundial por su historia, los trabajadores prohibieron expresamente a sus familiares el firmar cualquier tipo de compromiso comercial.
Los operarios ya tomaron una decisión conjunta. Siguieron el ejemplo de los sobrevivientes del accidente aéreo en los Andes en 1972 y formarán una asociación para gestionar sus apariciones mediáticas. Además, acordaron que cada uno podrá hablar sobre su experiencia pero no sobre sus compañeros.
El objetivo es actuar coordinadamente para sacar el mayor beneficio económico posible a partir de esta desafortunada situación que les tocó vivir. Por su trabajo en la mina la mayoría de ellos recibía sueldos que promediaban los 700 dólares. A partir de ahora esperan mejorar su presupuesto.
Unas 27 familias del total de 33 mineros se organizaron para encauzar las demandas judiciales correspondientes en busca de una indemnización. El objetivo es recibir como mínimo un millón de dólares por trabajador, reclamando tanto al Estado como a la Minera San Esteban a quien la justicia ya ha embargado por US$1,8 millones.
En cuanto a las entrevistas exclusivas, se escucharon ofertas de medios que estarían dispuestos a pagar hasta 25 mil dólares por contar con sus testimonios. Sin embargo, las grandes multinacionales CNN o BBC no serán las agraciadas ya que se ven impedidas por sus políticas editoriales.
También se espera que reciban importantes sumas por regalías de libros o películas a estrenarse. Se estima que de publicarse un libro sobre los pormenores de la historia el rédito para los trabajadores podría elevarse hasta US$165.290 por cada 100 mil ejemplares vendidos.
Se espera que el libro sea un éxito absoluto en todo el mundo. La historia recorrerá el planeta no sólo a través del texto sino también en la pantalla grande. El cineasta chileno Rodrigo Ortúzar, ya se encuentra en la mina tomando imágenes para su película que titulará Los 33 (ver foto). El cineasta declaró que donará todo el dinero recaudado a la educación de los hijos de los mineros.
También se abre la posibilidad de que los más extrovertidos se animen a participar de publicidades y actuaciones. Hasta el momento no han recibido ofertas, pero serán muchas las empresas que quieran asociarse a la imagen de valor y coraje, entrega y esfuerzo demostrada por los mineros.
Además de todas estas propuestas, los mineros han recibido una importante cantidad de regalos de parte de empresas y personalidades en todo el mundo.
El multimillonario chileno Leonardo Farkas se comprometió a enviarles a cada uno de los recién liberados cheques por 10 mil dólares. Steve Jobs, el fundador de Apple, les regaló ejemplares de la última versión del iPod.
Los mineros podrán también elegir la opción de viajar por el mundo. Los gigantes del fútbol europeo como el Real Madrid y el Manchester United los invitaron a presenciar los partidos de sus equipos. En su recorrido europeo podrán conocer las paradisíacas islas griegas, ya que una empresa minera helénica los invito a disfrutar de un crucero con un acompañante.
Del fútbol sudamericano saldrán más fondos para los 33 damnificados. La recaudación de los partidos Boca-Colo Colo y otro entre las selecciones de Argentina y Chile, con fecha a confirmar, también tendrán como destinatarios a los mineros.
Por otro lado, también recibieron la solidaridad de sus compatriotas. Los trabajadores marítimos de la Región del Maule les hicieron a las familias la curiosa donación de 5.000 raciones de merluza. Mientras tanto, sus colegas del mayor yacimiento cuprífero privado del país, recolectaron un total de 1.300 dólares por persona.
Para los mineros que quieran volver a trabajar, se abren varias oportunidades. Una de las opciones sería convertirse en conferencistas y obtener entre 5 mil y 50 mil dólares por entrevista, siguiendo el ejemplo de los sobrevivientes de 1972.
Sin embargo, aquel que lleve la minería en la sangre y quiera volver al oficio podrá hacerlo sin problemas. El gobierno se encargó de garantizarle a ellos y a sus 300 compañeros de la Mina San José una bolsa de trabajo que les permita una rápida ubicación en el mercado laboral.

Deja un comentario