5 marzo, 2021

Pichetto le garantizó a Néstor Kirchner los votos para rechazar el 82 % mòvil.

Como si no pasara nada, el titular del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto, ordenó a su tropa a dar quorum parata tratar el proyecto que establece el 82 % móvil en las jubilaciones mínimas.
La jugada de Pichetto puso en claro que tendría los votos para rechazar el proyecto que tiene sanción de la Càmara de Diputados, y eso se lo habría asegurado al mismisimo Néstor Kirchner.
Tal es la seguridad del senador rionegrino, que inmediatamente de iniciado el debate, Pichetto pidió que se cerrara la lista de oradores y así cerrar el debate.
Los números de votos están parejos. Hasta el momento, la propuesta cuenta con 36 voluntades por el voto afirmativo 15 pertenecen a la bancada radical, 7 al interbloque del justicialismo disidente, 12 a senadores agrupados en otros partidos y el restante es el chubutense Marcelo Guinle, del Frente para la Victoria por la provincia de Chubut.
Pero por estas horas las miradas se posaron sobre Oscar Castillo, a quien algunos senadores kirchneristas, lo ubicaban ausentándose de la sesión. Justamente elcatamarqueño, haste el momento no apareciò por la sesión y todo hace pensar que no aparecerá.
Algunos senadores como Horacio Lores (MPN – Neuquén) , Luis Viana (Misiones), mantienen aún la incognita sobre su voto final. Sin embargo ingrearon al recinto una vez comenzada la sesión. Otro, como Carlos Menem (La Rioja) que tampoco habría decidido su voto, brilla por su ausencia.
El proyecto a consideración del Senado establece dos mecanismos de actualización de las jubilaciones, uno para la mínima y otro para las que superan ese piso.
Para las jubilaciones mínimas, el ajuste se realiza de acuerdo con la variación del salario mínimo, vital y móvil, siendo siempre el 82 por ciento de ese haber.
Desde septiembre, el haber mínimo jubilatorio es de 1.046,50 pesos. En caso de que el proyecto se convierta en ley y el Poder Ejecutivo no la vete, la jubilación mínima tendría que ser de 1.426,80 pesos (82 por ciento del salario mínimo vigente de 1.740 pesos) y de 1.508,80 pesos a partir de enero del año próximo (el mismo porcentaje de salario mínimo, que se elevará para entonces a 1.840 pesos). En la práctica implicaría un aumento de 350 pesos promedio.
Para el resto de las jubilaciones, se aplicará el criterio establecido por la Corte Suprema en el denominado "Caso Badaro".
En estas jubilaciones, los porcentajes de actualización son variables, de acuerdo con la evolución que cada haber tuvo en los cinco años posteriores al fin de la Ley de Convertibilidad.
La Corte hizo lugar al reclamo del conductor de buques Adolfo Valentín Badaro, que entre diciembre de 2001 y el mismo mes de 2006 tuvo un aumento de su jubilación del 11 por ciento, pese a que en el mismo período el índice de salarios del Indec aumentó un 88,6 por ciento.
De acuerdo con este organismo, el nivel general del índice de salarios aumentó desde diciembre de 2001 un 271,34 por ciento, de lo que se desprende que una jubilación de 1.000 pesos al momento de la caída de la Ley de Convertibilidad hoy tendría que ser de 3.713,40 pesos.
De toda maneras, desde el Gobierno se dieron varias señales en favor de un veto a la iniciativa, por entender que su financiamiento llevaría al país "en tres meses al default", como señaló la presidente Cristina Kirchner.
Al respecto, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, había advertido que "si hay que vetar (la iniciativa aprobada en el Senado), se vetará", con lo que la posibilidad de imponer el criterio de la oposición quedaría en vía muerta.

Deja un comentario