26 febrero, 2021

Acusan a la banda que atacó a Piparo por dos salideras más

La Justicia penal de La Plata procesó por dos hechos más a cuatro de los siete integrantes de la banda que está acusada por el ataque a Carolina Píparo, la joven embarazada que fue baleada en La Plata el 29 de julio pasado.
Según informaron fuentes judiciales a Online-911, la medida recayó sobre Juan Manuel Calvimonte, Luciano Lopez, Miguel "Pimienta" Silva y Carlos Burgos.
Para la Justicia está acreditado que los cuatro sospechosos participaron en dos salideras bancarias ocurridas días antes del ataque a la embarazada.
En su resolución, el juez de Garantías César Melazo explicó que uno de los hechos ocurrió a la salida del banco Galicia de avenida 7 entre 33 y 34, donde a pocos metros fue interceptada y asaltada Beatriz Espinoza, a quien despojaron de los 5 mil pesos que acababa de retirar.
El otro caso tuvo como víctima a dos mujeres, Mónica Biot y Carmen García, quienes extrajeron 7 mil pesos del banco Provincia ubicado en la avenida 1 casi esquina 61, pero fueron asaltadas a las pocas cuadras por dos “motochorros”.
“Con esto se demuestra la asociación ilícita por proliferación de hechos”, dijo una fuente judicial a Online-911.
Tanto Luciano López, de 19 años como Carlos Burgos, de 18, Juan Manuel Calvimonte, de 24, y Miguel “Pimienta” Silva, de 42, están acusados por los delitos de “asociación ilícita, robo doblemente calificado en concurso real con homicidio y tentativa de homicidio triplemente calificado”.
Para el fiscal Marcelo Romero, a cargo de la instrucción, Carlos Jordán Juárez, es “el jefe de la organización delictiva” ya que organizó “la logística para perpetrarlo, proveyendo vehículos, comunicaciones y recurso humano, monitoreó la marcación desplegada por (Miguel Ángel) Silva en forma personal y telefónicamente”.
Romero consideró a Burgos como “autor material del ilícito” contra Píparo e Isidro Buzali, y a Luciano López y Calvimonte como coautores de ese hecho.
En tanto, Silva fue quien, para el fiscal, se encargó de corroborar que la víctima efectivamente extrajo del banco el dinero que luego le robaron.
Claramonte también tuvo “un rol esencial” al encargarse de “garantizar la impunidad de los autores materiales y miembros de la banda”, indicó Romero.
Mientras que Carlos Moreno -otro de los detenidos- fue imputado como partícipe necesario del ilícito “al prestar ayuda indispensable e imprescindible, sin la cual el crimen no hubiera sido perpetrado según el plan urdido, asegurando el ocultamiento de las armas”.
Carolina Píparo, que estaba embarazada de nueve meses, fue baleada el 29 de julio cuando con su madre, María Ema, fue a retirar dinero a la sucursal del Banco Santander Río de 7 y 42, en La Plata.
Tras la diligencia, madre e hija regresaron a la casa de la primera, en las calles 21 y 36, y en la puerta fueron interceptadas por dos delincuentes que bajaron de una moto y la balearon a pesar de que ya tenían su dinero. La mujer fue sometida a una cesárea de urgencia de la que nació Isidro, quien murió una semana después.

Deja un comentario