27 febrero, 2021

"Hay mucha hipocresía en los que enviaron condolencia y le desearon la muerte tantas veces"

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Jorge Lanata, en su programa de TV por Canal 26, refiriéndose a la muerte de Néstor Kirchner decía que la muerte pega a todos por igual porque a los más grandes les trae la idea de que pueden ser los próximos, sobre todo cuando el ser humano se da cuenta que ni el poder sirve para esquivarle a la desaparición física; hasta que pasando las horas se vuelve uno a sentir inmortal nuevamente.
Los que han tenido pérdidas muy queridas saben de esto. Una pérdida de un referente político tan importante, querido o no, como el que acaba de partir deja un sentimiento de orfandad o de incertidumbre sobre qué pasará ahora, tanto para sus seguidores como para quienes no lo son.
Raúl Castells, el piquetero anti K, se refirió con crudeza a la desaparición de Kirchner, diciendo:
>"Respetamos el dolor de sus familiares, de su gente, pero nosotros no lloramos a Néstor Kirchner. No nos parece que sea ni un mártir, ni un héroe, ni un patriota, ni un demócrata".
El dirigente piquetero opositor fue más allá cuando señaló:
>"No entiendo a los políticos que teatralizan el dolor por Kirchner".
>"Hoy (por ayer, 28/10) es el día de la hipocresía nacional".
En las antípodas de Raúl Castells, se ubicó la actriz cómica Florencia Peña abruptamente devenida en ultra K, quien utilizó similar concepto (hipocresía) que el piquetero aludido pero cargado de una cuota de odio llamativa y de pensamiento antidemocrático alarmante, aunque no sorpresivo, al manifestar:
>"Hay mucha hipocresía en los que enviaron condolencia y le desearon la muerte tantas veces".
>“Muchos escribieron editoriales matándolo en vida, hubo periodistas muy crueles".
>"Yo creo que esos opositores y periodistas no merecen tener un espacio para decir cosas. Yo no los dejaría acercarse a una cuadra".
Todo esto sirve para entender el tiempo que se vive y algunas de las declaraciones que se conocen ya que:
1. Frente a la muerte caben por un tiempo no muy extenso las palabras de Jorge Lanata.
2. Frente a la muerte son previsibles las palabras de los opositores que más allá de un sentimiento humano que nadie puede desacreditar, necesitan evitar que el país se incendie luego de la desaparición no de un ex presidente, sino del presidente real del país.
3. Frente a la muerte, además, en la política para la mayoría no hay enemigos, hay adversarios. Para Kirchner y sus más acérrimos seguidores hay enemigos, por eso no era esperable menos de obsecuentes enceguecidos como Florencia Peña.
Pasado estos días de duelo el país seguirá estando en la misma y permanente incertidumbre política, institucional, social, económica que vivía con Néstor Kirchner, pero deberá hacerle frente como si esto fuese poco la inexistencia física del mandamás.
Con la muerte de Kirchner se multiplicarán las incógnitas muy difíciles de despejar en el corto tiempo ya que más allá de estar de acuerdo o no con el desaparecido hombre fuerte, él era el único con capacidad para poder manejar a tanta cantidad de caciques que se sacarán los ojos para quedarse con parte de la torta de ese poder inmenso que había acumulado de las formas menos ortodoxas para un sistema democrático que no es el mejor al que puede aspirar una ciudadanía demasiada golpeada por una larga historia convulsa.

Deja un comentario