26 febrero, 2021

La interna radical, al rojo vivo

La disputa entre los radicales que quieren a Julio Cobos de candidato a presidente y los partidarios de Ricardo Alfonsín suben de temperatura minuto a minuto. A tal punto está endureciéndose la interna, que podría provocar el desplazamiento del titular del bloque en el Senado, el jujeño Gerardo Morales (quien apoya a Alfonsín), y con ello corre riesgo de fractura la bancada en la Cámara Alta. Por eso, son varios los dirigentes radicales que por estos días realizan intensas gestiones para evitar una eventual fractura, mientras los cobistas buscan ubicar a uno de los suyos en la titularidad del bloque.
Parte de las gestiones corren por cuenta del presidente del Comité Nacional, Ernesto Sanz, quien mantiene diálogos componedores en particular con senadores que no definieron una posición y cuyos votos podrían ser definitivos para producir la ruptura. En efecto, mantuvo contactos con el pampeano Juan Carlos Marino, señalado por algunos como un posible sucesor de Morales en caso de aceptarse su desplazamiento, y con el chubutense Mario Cimadevilla, de quien se dice que se comprometió con Cobos a restablecer el equilibrio de poder interno ante el comienzo de las campañas presidenciales.
El bloque de senadores radicales se reunirá mañana a las 19 en un encuentro convocado en medio de una fuerte presión del cobismo por cuestionar la conducción del bloque, en poder de Morales, un activo dirigente a favor de la precandidatura presidencial de Alfonsín.
Una parte central de la estrategia del cobismo será el pedido que presentarán tres senadores aliados, los catamarqueños Oscar Castillo y Blanca Monllau y el correntino José Roldán, para que los consideren integrantes plenos de la bancada radical, con derecho a votar por una nueva conducción del bloque.
La interna radical del Senado estalló como un remesón del terremoto que produjo el desplazamiento del cobista Oscar Aguad de la presidencia del bloque de la UCR de Diputados y su reemplazo por el alfonsinista Ricardo Gil Lavedra. Los seguidores del Vicepresidente se sintieron traicionados y denunciaron que no se cumplió un pacto firmado a fines del año pasado que obligaba a un enroque de los cargos entre Aguad y Alfonsín en la titularidad del bloque y la vicepresidencia de la Cámara.
El cobismo, encabezado por el propio Vicepresidente, busca reequilibrar lo que estiman una desproporcionada representación de Alfonsín en estas partes de la estructura partidaria, que les da ventajas para la próxima disputa por la candidatura presidencial.
Hasta el presente suscribieron un cambio en la dirección del bloque los cinco cobistas Laura Montero (Mendoza), Eugenio "Nito" Artaza (Corrientes), Ramón Mestre (Córdoba), Pablo Verani (Río Negro) y Emilio Rached (Santiago del Estero). En cambio, otros seis continuaron con su respaldo a Morales: el propio presidente del bloque, más el titular de la UCR, Ernesto Sanz (Mendoza), Alfredo Martínez (Santa Cruz), Luis Naidenoff (Formosa), Arturo Vera (Entre Ríos) y José Cano (Tucumán).
Por su parte, mantuvieron el suspenso sobre sus posiciones definitivas Juan Carlos Marino (La Pampa), así como Mario Cimadevilla (Chubut) y Roy Nikisch (Chaco), quien enfrenta en su provincia al alfonsinista Angel Rozas. Con estos números la ecuación radical puede aumentar las chances a favor del Vicepresidente, si a los cinco cobistas militantes se suman los tres aspirantes al ingreso al bloque y algunos de los que no anunciaron compromisos.
Sin embargo la operatoria cobista podría tropezar con varias dificultades: una, que el bloque es el cuerpo soberano para admitir nuevos miembros y por el momento hay mayoría por la continuidad de Morales. Estos podrían obstaculizar o postergar el ingreso de los que lo piden, con el solo expediente de reclamar un tiempo de estudio.
En este sentido, aseguran que los catamarqueños Castillo y Monllau participan habitualmente de las reuniones de la bancada, pero adoptan políticas independientes mientras el correntino Roldán dejó de asistir hace varios meses, después que el Comité Nacional intervino el partido del distrito, complicado por las disputas que siguieron al reemplazo de Arturo Colombi por su primo Ricardo Colombi, en la gobernación.
Los alfonsinistas descartan toda posibilidad de que Oscar Castillo pueda convertirse en titular del bloque, en función de que pertenece a otra bancada y ya tienen una batería de cuestionamientos entre los que figuran su ausencia de la votación del aumento del 82 por ciento de las jubilaciones y aber votado junto al oficialismo en la Ley de Glaciares.

Deja un comentario