3 marzo, 2021

El Senado aprobó la ley de Pregagas, pero vuelve a Diputados (Es ley la salud Mental)

La Cámara de Senadores aprobó por unanimidad el proyecto de ley que regula la medicina privada, aunque por los cambios introducidos en tres de sus artículos, el texto deberá volver a la Cámara de Diputados. Para las asociaciones de consumidores, se trata de un triunfo con sabor amargo, porque si bien el texto fue aprobado, no será ley, y el hecho de que vuelva a Diputados implica que por todo un período no habrá una norma que regule al sector
Entre las modificaciones sugeridas, la senadora Escudero pidió cambios en la autoridad de aplicación –en línea con lo que había pedido el Ministro de Salud- y no tres como plantea el proyecto. “Si queremos que la ley sea efectiva tiene que ser una única autoridad de aplicación para darle celeridad y claridad al funcionamiento de los reclamos o consultas de los usuarios”. Finalmente, no logró los votos necesarios y el artículo se aprobó tal como vino de la Cámara baja.
Hubo consenso en las modificaciones introducidas en el artículo 1º; en tal sentido la norma será aplicable a las empresas de medicina prepaga, dejando excluidas a las mutuales, cooperativas, asociaciones civiles, fundaciones y obras sociales sindicales.
También se acordó la eliminación del artículo 22º (reserva técnica) “para permitir que las empresas puedan reinvertir todos sus recursos en mejorar la prestación de sus servicios y mejorar la atención de la salud”, según argumentó durante el debate la senadora Escudero, aspecto en el que coincidió con el ministro Juan Manzur cuando expuso ante las comisiones, días atrás.
“Es un paso adelante, estamos defendiendo la parte débil de estos contratos, que está obligada a aceptar las condiciones que se le imponen”, indicó la senadora por Salta.
Por otra parte, el proyecto establece que las empresas están obligadas a cubrir planes de cobertura médico-asistencial, el Programa Médico Obligatorio y el sistema con prestaciones básicas para personas con discapacidad.
La iniciativa también deja en claro que la edad no puede ser utilizada como criterio de rechazo al momento de realizar la admisión, mientras que a los mayores de 65 años, con al menos diez años de antigüedad, no se les podrá aumentar la cuota.
Finalmente, el proyecto prevé que los contratos de prestaciones necesitarán ser autorizados por el Ministerio de Salud, y los usuarios podrán rescindirlo en cualquier momento, sin limitación alguna.
Salud Mental

El Senado convirtió en ley el proyecto de salud mental, y lo giró al Poder Ejecutivo para su promulgación.
El proyecto reconoce la autonomía de las personas con padecimiento mental y su capacidad para decidir sobre lo que desea, y propugna la no discriminación de las personas por su situación de padecimiento mental.
Además, incluye a la temática de adicciones como parte del campo de la salud mental.
Por otra parte, establece que las acciones de salud mental deben realizarse en una red de servicios de salud mental basados en la comunidad y recomienda la internación de personas con padecimiento mental, como un recurso terapéutico a utilizar sólo en situaciones excepcionales y en hospitales generales.
Finalmente, promueve el trabajo interdisciplinario de los equipos de salud y establece que el diez por ciento del presupuesto de la cartera del área esté destinado a la salud mental.
El presidente de la Comisión de Salud, el senador radical tucumano José Cano, remarcó que “se trata de formular una ley que dé cuenta de un cambio de paradigma, que pase al paciente a ser un sujeto de derechos”.
Además, Cano informó que de los pacientes con discapacidad mental “el 80 por ciento están internados desde hace más de un año y, en muchos casos, de por vida”.
A su turno, la kirchnerista jujeña Liliana Fellner pidió avanzar con la aprobación de esta norma “para mejorar algo que no está bien en la República Argentina”.
Además, Fellner señaló que el proyecto llegado al Senado en revisión desde la Cámara de Diputados contiene un error al incluir a los especialistas de laborterapia, cuando en realidad debería decir “terapista ocupacional”.
“Queremos llevar tranquilidad a esos profesionales diciéndoles que la reglamentación de la norma, que quedará a cargo del Ministerio de Salud, salvará ese error”, sostuvo Fellner.
La senadora oficialista tucumana, Beatriz Rojkés de Alperovich, agradeció al director del INADI, Claudio Morgado, quien se encontraba presente en el recinto, por “el impulso que le brindó a esta ley”.
La senadora por Salta Sonia Escudero indicó que "La inciciativa implica un gran cambio de paradigma en orden al reconocimiento de los derechos humanos de las personas con padecimiento mental. Ahora, las personas con problemas de adicciones podrán recibir atención en los departamentos de salud mental en los hospitales, pero esto no significa que puedan evadir la responsabilidad penal, ni implica un intento por despenalizar el consumo de estupefacientes".
Escudero agregó que "esta ley nacional será de gran ayuda para que las provincias puedan avanzar en los cambios en el abordaje de los pacientes con problemas mentales, tendiente a lograr su desinstitucionalización”.
Sobre la incumbencias y hospitales psiquiátricos, la senadora por Salta aclaró que “la norma no afecta incumbencias profesionales y que el médico seguirá siendo el único autorizado a recetar psicofármacos. No se modifica la legislación vigente que regula las profesiones vinculadas con la salud mental”, aclaró.
“Tampoco se plantea el cierre de los hospitales psiquiátricos existentes, lo que se plantea es que no puedan abrirse nuevos, y que los que hoy funcionan deben cambiar para adaptarse al nuevo paradigma que plantea la ley. Además, se establece que las internaciones deberán realizarse en hospitales generales, para garantizar un examen completo del estado de salud del enfermo”, agregó la legisladora.
Por último, resaltó que la ley fija que el 10% del total del presupuesto de salud debe asignase al área de salud mental; en tanto que también destacó la importancia de profundizar el trabajo conjunto de los profesionales, el hospital y la familia para favorecer el tratamiento de los enfermos.

Deja un comentario