8 marzo, 2021

La formula Macri-Larreta abre una crisis con Michetti

La gran incógnita es que haría Michetti si esto se cristaliza: temen que se vaya con De Narváez.
Macri no esta particularmente interesado en perder por paliza la presidencial con el riesgo de quedar tercero detrás de los radicales. Esta es la principal conclusión que sacan por estas horas en el entorno del jefe de Gobierno.
Por eso, el último rumor da cuenta de una jugada para garantizarse la retaguardia. Se presentaría a su reelección con Horacio Rodríguez Larreta como vicejefe. Si gana, se asegura el control de la Ciudad cuatro años mas. Y si antes de octubre, Cristina cae mucho en las encuestas, podría reactivar su candidatura presidencial y en todo caso Larreta quedaría a cargo del gobierno porteño, cuidando su gente y sobre todo, sus intereses.
La jugada tiene su lógica. Larreta es el candidato de Macri, sus amigos y buena parte del gabinete porteño. El problema es que pese a su crecimiento en las encuestas sigue muy lejos de los 30 puntos que promedia Gabriela Michetti. Por eso, si Larreta fuera de vice, Macri aportaría los votos para ganar –especulan en el PRO- y luego le dejaría el gobierno.
Larreta sería en este sentido el anti Michetti. Ella le aportó en el 2007 a Macri los votos y el perfil centro progresista que el empresario necesitaba para ganar. Pero luego en la gestión, Michetti mostró poco interés y no armó equipos sólidos. A tal punto que su salida del gobierno porteño no generó mayor inconveniente.
Larreta es lo contrario. Macri debería funcionar como su salvavidas electoral. Pero en la gestión es un león obsesivo, que vive pendiente de todos los temas y hostiga a ministros y secretarios con reuniones semanales de repaso de “metas”. Tiene para algunos un estilo que caricaturiza a los CEOs de multinacionales, es decir mucha mirada dura, tengo poco tiempo, vayamos al grano, porque te atrasaste, etc, pero poco aporte real sobre como solucionar los conflictos, y sobre todo, casi nada de creatividad.
“Es el único que tiene toda la gestión en la cabeza, labura 14 horas por día”, matiza un importante dirigente porteño que se encarga de controlarlo y no es precisamente macrista.
La excusa para adelantar ya está filtrada, Macri no “toleraría” gobernar sin presupuesto. Eso acaso explica la delirante idea de romper con el acuerdista PJ para “negociarlo” con la Coalición Cívica, una de las furezas más opositoras al PRO en la Ciudad. O sea, no sería extraño que se busque un fracaso que justifique la necesidad de anticipar. Pero tampoco hay que descartar que sea simplemente una mala decisión, de las que abundan en el macrismo.
El dilema macrista
Un diputado del PRO sintetizó ante LPO, el drama que vive el macrismo para definir su sucesión en la Ciudad: “La que gana no puede gobernar y el que puede gobernar no gana”. De ahí que ahora se hable del plan Macri-Larreta.
Antes se intentó correr la idea de una candidatura de Federico Pinedo, como “síntesis” de Larreta y Michetti. “Anda bárbaro entre las veteranas que lo ven como un tipo encantador”, bromean cerca suyo, mezclando encuestas con ironías. Pero todo indica que Pinedo está mas entusiasmado con ser Canciller de un eventual gobierno nacional del PRO, que en ponerse a controlar baches y luminarias.
De ahí que surge entonces la opción Larreta vice. Pero claro, son muchos los que quedarían heridos. “La fórmula Macri-Larreta es mufa, ya perdió en el 2003”, recuerda filoso un macrista que preferiría que sea otro el compañero de fórmula del jefe de Gobierno.

Deja un comentario