2 marzo, 2021

Moyano mostrará su fuerza en un gran acto

El jueves, se discutió cambiar la ley de participación en las ganancias por un "marco legal" que obligue a las empresas a discutirlo durante las paritarias.
Cuatro días después de que reasuma la presidencia Cristina Fernández de Kirchner, Moyano y su gremio festejarán el Día del Trabajador Camionero con una movilización masiva al estadio de Huracán y mostrarán la fuerza que, a pesar de los desplantes oficiales, nunca perdió el sindicato más poderoso del país.
La cita es el 15 de diciembre y el multitudinario acto ya despierta inquietudes sobre el tono que le dará Moyano a su discurso en pleno tire y afloje con el Gobierno. “Va a ser un Moyano duro, se va a despachar. Es lo único que sabemos por ahora”, dijo a PERFIL un hombre cercano al sindicalista.
“Va a reiterar los reclamos que viene sosteniendo: impuesto a las ganancias, asignaciones familiares, participación en las ganancias y financiamiento de las obras sociales. Pero no va a confrontar”, lo contradijo otro moyanista, de buena relación con el cristinismo.
Sólo en el estadio que ya tiene reservado Moyano, acompañarán sus reclamos unos 45 mil camioneros. Cerca del dirigente, hablan de movilizar 60 mil personas.
“Esperen al 15 de diciembre”, le recomendó Moyano al dirigente de un gremio en conflicto con el Gobierno, mientras oía las quejas de su colega sobre los destratos del Ejecutivo hacia el sindicalismo. “Les da miedo la gente”, habría agregado el líder camionero en referencia a la movilización popular que ostentarán ese día.
El 15 de diciembre es también el plazo que le puso Pablo Moyano al Gobierno para subir el piso del mínimo no imponible en el impuesto a las ganancias. “Cambiar el tope de Ganancias es una de las cuentas pendientes del gobierno de Cristina. Es una vergüenza y da bronca que se cobre un impuesto al trabajo. Vamos a reclamar de la forma que tenga que ser. Somos consecuentes, no obsecuentes”, advirtió el secretario adjunto del sindicato. Semanas antes de que se confirmara la realización del acto en Huracán, Pablo afirmó que el gremio realizaría una asamblea “con 70 mil a 80 mil camioneros en un estadio de fútbol” para tomar una resolución.
Sin duda, el mayor de los hijos de Moyano representa el ala dura del moyanismo. “La grieta entre Moyano y Facundo, por un lado, y Pablo, por el otro, se sigue abriendo. Pablo maneja a los recolectores de residuos y a la rama de Aguas Gaseosas, que son la columna vertebral de las movilizaciones camioneras. Está amenazando con transformar la movilización del 15 en un acto de ruptura con el Gobierno”, contó a este diario un sindicalista.
Clamor camionero. En la central obrera, algunos sectores ya hablan de que Moyano intentará tener un “operativo clamor” en el acto de Huracán. “Creemos que va a utilizar su discurso para anunciar que se termina su mandato en la CGT y generar así el pedido de los camioneros para que se quede”, especula un miembro del consejo directivo que quiere el fin de la era moyanista.
En la reunión del jueves, los reclamos del moyanismo se pusieron en discusión frente a la reticencia de la Presidenta a cumplirlos. “Hoy sólo nos preocupamos por el mínimo no imponible porque nuestros afiliados tienen sueldos altos y se ven afectados, pero en la CGT tenemos que representar a todos. Hay más de 2 millones de asalariados que no cobran más de 3 mil pesos mensuales”, planteó uno de los dirigentes en la reunión.
Durante la discusión, algunos dirigentes plantearon pedir dos aguinaldos para todos los trabajadores, para compensar los sueldos bajos y también lo extraído de los salarios más altos que son afectados por el impuesto a las ganancias.
También se planteó un ajuste en la ley de participación en las ganancias, caballo de batalla del moyanismo en el próximo período legislativo, para que sea “más viable”. Se habló de un “marco legal” que obligue a negociar por sector en cada convenio colectivo de trabajo.
Otra vez, afiliados en disputa
La principal queja de los sindicalistas hacia Hugo Moyano sigue erosionando las relaciones entre el líder camionero y sus colegas. El reencuadramiento gremial, también llamado “robo de afiliados”, que engrosó las filas de los camioneros en los últimos ocho años, vuelve a ser tema de discusión entre los gremialistas. Por estos días, a Camioneros se lo acusa de tener los ojos puestos en los trabajadores del Correo, Ceramistas y un área de la construcción, contaron a PERFIL dos miembros de la CGT. “Parece que tiene en mente a los trabajadores de la construcción que manejan las máquinas en las obras”, agregó uno de ellos. Moyano ha incorporado a afiliados de los gremios de Comercio, Seguridad y Aguas Gaseosas, entre otros. Como dicen sus asesores, “si anda en cuatro ruedas, es camionero”.

Deja un comentario