13 agosto, 2022

El Gobierno intenta que empresas y gremios acuerden un adelanto de las paritarias

La Casa Rosada quiere inyectar dinero en la economía local para empujar el consumo y paliar los efectos de la recesión y la inflación, que por ahora no da tregua. El Gobierno negocia con gremios y empresarios para que los privados adelanten una suma como parte de las paritarias 2019 antes de lo previsto. Altas fuentes oficiales confirmaron a Clarín que la suma -a definir- llegaría entre marzo o abril.

El ministro de Producción y Trabajo Dante Sica negocia con las partes. Pretenden contrarrestar así el rebote inflacionario, que se sintió en enero. El INDEC esta semana oficializó que el índice de precios al consumidor registró un alza de 2,9%, lo que equivale a un incremento del 49,3%. Las consultoras privadas esperaban algunos decimales menos, luego de que en diciembre los precios crecieran un 2,6%. La comunicación oficial se produjo menos de 24 horas después de que Mauricio Macri asegurara que empezarán a bajar. “La inflación ya está comenzando a ceder”, sostuvo el Presidente.

Nadie se ilusiona con sentir una baja sustancial en febrero. En el Gobierno aseguran que es producto del rebote de 2018. Con esa perspectiva quieren acelerar desembolsos a cuenta de la paritarias que la mayoría de los gremios empezarán a discutir a partir de marzo.

Algunos de los referentes del mundo sindical del macrismo aseguran que se replicará el modelo que ya se utilizó en 2017, antes de las legislativas. Con la reelección de Macri como telón de fondo, buscarán que la mayor parte de los incrementos se perciban entre junio y julio, antes de las PASO y de la elección general. “Funcionan como un puente electoral para que la gente llegue con plata en el bolsillo a la hora de votar”, explican.

María Eugenia Vidal se reunió en un acto con 4 mil docentes, padres y directivos en medio de la tensa paritaria
Hasta el momento, tres gremios cerraron sus paritarias 2019: Utedyc (Entidades deportivas y civiles), Fateryh (Trabajadores de edificios) acordaron una suba del 23% y aceiteros se aseguró el 40%. La primera es la meta inflacionaria que manejan en el Gobierno, aunque luego del 47,6% del año pasado -con una del 18% prevista) en el Ejecutivo nadie volverá a oficializar un objetivo en la materia

La clave para cerrar esos acuerdos es la misma que se replicará en todos las negociaciones: la cláusula de revisión, que se implementó en 2017 y 2018. “Es lo que garantiza la paz social”, afirma uno de los responsables de conducir las negociaciones previas. La cláusula gatillo, que se utilizó en 2016, no volverá a implementarse.

Algunos gremios, como los bancarios, ya habían acordado en diciembre una suma a cuenta de la paritaria 2019 a cobrar en enero y febrero.

Trabajadores de gremios poderosos, como Camioneros, que el año pasado obtuvieron un 40,2% de aumento, recibirán en estos meses las compensaciones que negociaron a fines de 2018. No alcanzará para apaciguar a Hugo Moyano, que el 21 de febrero -a un año del acto en la 9 de Julio con organizaciones sociales- volverá a movilizar a sus afiliados.

Los estatales, en tanto, recibieron un aumento del 5% en enero y otro tanto llegará en febrero.

Sica pretende además acotar las negociaciones y unificar los calendarios de paritarias de diferentes gremios. Los aeronáuticos, por ejemplo, cierran su negociación en noviembre. “En un año electoral y con una economía delicada difícilmente lo logre”, apuntan algunos de los nexos del macrismo con el mundo sindical.

Al mismo tiempo, el ministro empuja dos tareas de magnitud, igual de difíciles: el blanqueo laboral y sentar los cimientos para una reforma.

Oficialmente, en Producción advierten que el calendario de paritarias no variará. “Las negociaciones paritarias se llevan adelante según el calendario habitual, respetando las fechas estipuladas”, explicaron.

La Unión Industrial Argentina recibió como un bálsamo la baja de aportes patronales que el Presidente anunció esta semana. Sin embargo, abren el paraguas con respecto a la posibilidad de adelantar sumas y acuerdos. “Las paritarias del sector industrial han venido reabriéndose para efectuar escalas salariales por lo que no se justificaría adelantarlas, máxime cuando las mismas se renegocian entre marzo y junio”, le dijo a este diario el vicepresidente de la UIA Daniel Funes de Rioja.

El martes el también titular de la COPAL -que representa a los fabricantes de alimentos, el sector que empuja el alza de la canasta básica- tiene una cita con el ministerio de Producción.

El ministro de Producción concentra la negociación con los gremios. Fuentes del área aseguran que el secretario de Trabajo Lucas Aparicio tiene poco margen de acción. Hay sintonía con los “Gordos” y con Luis Barrionuevo y frío con el sector de Moyano.

El adelanto de las paritarias se sumará a otras inyecciones de liquidez que el Ejecutivo tiene previstas, como una suba del 11,8% en marzo y otra de 10,8% en junio para jubilados y beneficiarios de AUH, que -según la ANSES- afectarán a un universo de 18 millones de personas.

Fuente: Clarín

Deja un comentario