16 enero, 2021

“Tomátelas, qué vas a entrar”, la frase que originó un crimen afuera de un boliche de Palermo

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Leandro Costa Vidán (35), habitué del boliche Makena, en Palermo Hollywood, se estaba yendo con un amigo cuando vio que un patovica le estaba impidiendo la entrada a Antonio Santiago Ramos Chávez (37) y una mujer que lo acompañaba. Entonces se metió y lo increpó: “¡Tomátelas, qué vas a entrar!”.

Lo que le siguió a ese cruce fue un leve empujón y, luego, la respuesta de Ramos Chávez: “¿Vos qué te metés?”. Hubo algunos insultos hasta que los ánimos se calmaron y los protagonistas se alejaron del lugar.

Pero Ramos Chávez tenía otros planes: esperó a Costa Vidán, que acompañó al amigo hasta un auto y al volver en dirección al local bailable, fue atacado en la esquina de Fitz Roy y Cabrera. El agresor sacó un abrecartas que llevaba entre la ropa y le aplicó dos puntazos, uno en el abdomen y otro en el tórax, que le provocaron la muerte.

La víctima era empleado de un canal de cable y vivía en Capital, en el barrio de Villa Luro. Su agresor, en Vicente López, adonde se entregó el mismo día del crimen, el jueves 12 de marzo, aunque por la noche, en la comisaría 2da., cuando ya estaba cercado por la Policía. Allí quedó imputado por “homicidio simple“, penado con entre 8 y 25 años de prisión.Mirá también

Ramos Chávez dijo ante la Policía que se presentaba para ponerse a disposición de la Justicia y que se había “defendido” con el abrecartas luego de haber sido golpeado por un patovica y la víctima, quienes le habían impedido el ingreso al lugar.

Pero cuando fue indagado por la jueza Yamile Susana Bernan y el fiscal que investigó el crimen, Marcelo Munilla Lacasa, se negó a declarar.

“Lo teníamos filmado en el lugar del hecho, en el camino que hizo hasta tomarse un colectivo en avenida Santa Fe y Godoy Cruz rumbo a Vicente López, por los videos de ese colectivo, el GPS de la unidad y hasta por la tarjeta SUBE que utilizó para el viaje”, dijo a Télam una fuente judicial.Mirá también

Iba a empezar la facultad, pero lo mataron y lo tiraron en un descampado

Según lo que pudieron reconstruir el titular de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional 27, Munilla Lacasa, y los detectives de la comisaría vecinal 14 B, todo se dio por una discusión en la puerta del boliche.

Costa era habitué del bar, conocía a los dueños y empleados y aquella madrugada, alrededor de las 4, cuando se retiraba junto a un amigo, ayudó a un patovica a impedir el ingreso de Ramos Chávez.

Deja un comentario