25 enero, 2021

Las pymes advierten que no podrán pagar los sueldos de marzo

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Miguel tiene una peluquería en Munro en un local de 40 m2. Y dos empleados con sueldos de $ 23 mil por mes. Por el alquiler, paga $ 38 mil. “Ya desde el verano, cuando baja el movimiento, venía con las cuentas en rojo por la recesión y tuve que pedir prestado. Imaginate ahora. Ayer les dije a los chicos que no les voy a poder pagar. Lo mismo le comuniqué a la inmobiliaria por el alquiler del salón”, relata agobiado.

Casos como este se replican en todo el país: según señalan en las cámaras y asociaciones que agrupan a los pequeños y medianos comerciantes habrá que esperar una ola de negocios quebrados, con fuertes pérdidas de puestos de trabajo.

Jugueterías es otro de los rubros donde más pérdidas de puestos de trabajos se perderían de extenderse la cuarentena general.

Jugueterías es otro de los rubros donde más pérdidas de puestos de trabajos se perderían de extenderse la cuarentena general.

Hablando en el plazo más corto, “las pymes no saben cómo pagar los sueldos de marzo“, alertan en CAME. La restricción que impone la cuarentena impacta de lleno en los comerciantes más chicos, que son los que más trabajo generan y menos espalda económica tienen para hacer frente a un escenario que no tiene precedentes. Newsletters Clarín Coronavirus en la Argentina

“Te voy a dar números concretos. Si facturo cinco lucas por día, pago los sueldos. SI entran nueve lucas, llegó a cumplir con el alquiler del local. Si le sumo los servicios, a grandes rasgos tengo que mover más de $ 10 mil por día para recién poder darle de morfar a mi familia. Desde el viernes, la facturación es cero“, cuenta Daniel, dueño de un local de repuestos de autos de San Martín, con cuatro empleados.

Los rubros más complicados, y que según CAME “no pueden resistir a la cuarentena” son peluquerías, tiendas de cotillón y regalos, indumentaria, calzado, electrodomésticos, bares, restaurantes, decoración, joyería, jugueterías, electrónica, librerías, mueblerías, los relacionados con eventos y turismo. “Pero para tener una economía activa necesitamos un país sano”, aseguró el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán. 

Ni que hablar de la situación de los monotributistas, autónomos y cuentapropistas, como albañiles, carpinteros, pintores, o electricistas. “El fin de semana estuvimos con problemas en la canilla de la ducha, pero ni loco llamamos al plomero“, dice Guadalupe vecina de Vicente López.

“La situación de la industria del juguete es crítica, el panorama es preocupante porque la cadena de pagos está cortada. Algunas empresas no pudieron pagar la ultima quincena y el primero de abril van a entrar todos juntos los cheques emitidos. El gobierno está hablando de líneas de crédito pero muchas empresas no tienen calificación crediticia. Las fabricas y las jugueterías están cerradas, es un lucro cesante muy grande”, advirtió Emmanuel Poleto, Presidente de la cámara argentina de la industria del juguete.

Las peluquerías, otro de los negocios que dejaron de tener clientes por la cuarentena.

Las peluquerías, otro de los negocios que dejaron de tener clientes por la cuarentena.

Los que más conocen el movimiento comercial, sobre todo en paseos de negocios barriales, alertan sobre la matriz tiempo. Es decir, cuánto dura la restricción para circular. “Un escenario es dentro de 15 días y otro muy diferente (y caótico) con seis meses de cuarentena total. En el mediano plazo para adelante, habrá economía de guerra. Y será el Estado el que deba marcar los parámetros: es decir, emitir, repartir alimentos para aplacar el descontento de los que menos tienen y mucho control en las calles. Sin ánimo de parecer apocalíptico, si esto se extiende, cualquier cosa puede suceder“, señala un analista que además es propietaron de un comercio de alimentos en Avellaneda.