15 enero, 2021

“Me ahorcó dos veces y me quedan dos semanas de encierro con él”: el relato de una joven agredida por su padre durante la cuarentena

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). En cuarentena aumentaron los pedidos de ayuda por violencia de género. Por eso, se difundieron números en distintas provincias para que se realicen denuncias y hasta se trazó un plan para que las mujeres que no puedan llamar a los teléfonos para denunciar se acerquen a las farmacias y pidan un “barbijo rojo”. Aquellas son las palabras claves para que la mujer o persona que está sufriendo violencia pueda avisar que necesita ayuda y quien atienda ese pedido, que se hará personalmente o por teléfono, dará aviso inmediato a la línea 144 porque no lo puede realizar en su domicilio. Ante este impedimento de movilidad, S., de 21 años, usó su cuenta de Twitter para contar que su padre la golpeaba y casi la mata dentro de su casa cumpliendo el aislamiento obligatorio en Neuquén.

“Si hay otro femicidio recuerden el nombre de Juan Manuel Arias, por desgracia mi papá, que hoy me ahorcó 2 veces, me doblo la mano y me quedan dos semanas de encierro con él”, escribió S. e inmediatamente miles de personas compartieron el tuit.

Debido a los comentarios de usuarios que no le creían el fatídico hecho que relató, la joven tuiteó: “Para aquellas personas que no me creen y que piensan que esto es un chiste… no me crean. Solo mis amigos cercanos saben la cantidad de cosas que me hizo mi viejo y a pesar de todo, yo siempre me callé, por suerte hoy voy hacer la denuncia. Y no le deseo a nadie esta situación”.

Se registraron siete femicidios desde el comienzo del aislamiento social obligatorio. Hay 120 refugios en todo el país que pueden albergar a las víctimas.
Se registraron siete femicidios desde el comienzo del aislamiento social obligatorio. Hay 120 refugios en todo el país que pueden albergar a las víctimas.

Según pudo corroborar Infobae con fuentes del gobierno neuquino, no fue la primera vez que la joven denunciaba a su padre. Entonces después de recibir la nueva acusación sumado a que el tuit se había replicado miles de veces, la Subsecretaria de las Mujeres provincial junto a la Justicia intervinieron y fueron en su ayuda.

Las voceros dijeron a este medio que las autoridades provinciales se llevaron a la joven de la casa. Sin embargo, S. tuiteó más tarde que su madre había echado al padre y que se encontraba a salvo.

“Estoy bien, mi vieja echó a mi viejo de la casa, para que no se preocupen y gracias por todos los mensajes lindos que me llegan”, escribió.

Después de realizar la denuncia, intervino la Subsecretaria de las Mujeres provincial junto a la Justicia y fue en auxilio de la joven
Después de realizar la denuncia, intervino la Subsecretaria de las Mujeres provincial junto a la Justicia y fue en auxilio de la joven

Los pedidos de ayuda por violencia de género aumentaron y faltan refugios que podrían evitar femicidios. En tanto, las denuncias a la Línea 144 desde la Provincia de Buenos Aires aumentaron un 60%. Ocho de cada diez llamados son de mujeres que sufren violencia en el hogar y el peligro se incrementa por el encierro.

Así, se registraron siete femicidios desde el comienzo del aislamiento social obligatorio. Hay 120 refugios en todo el país que pueden albergar a las víctimas.

El femicidio de Cristina Iglesias y su hija Ada, de 7 años, en Monte Chingolo fue el primer caso que encendió las alarmas en cuarentena. Primero fue la desaparición de Cristina que había sido denunciada por su hija mayor, Dolores, porque le contestaban el teléfono pero no del modo habitual y alertada en redes sociales por su hermano Fernando Iglesias que pidió ayuda desesperadamente. Dolores fue a la casa de su mamá y se encontró con Abel Romero que convivía con ella desde hacía poco tiempo e iba a pasar, supuestamente, la cuarentena con ella. Unos días más tarde, los perros de la policía encontraron los cadáveres en la casa.

Por eso en un comunicado de Ni Una Menos llama a un ruidazo, que fue hoy a las 18, y a colgar pañuelos y banderas verdes en balcones y terrazas: “Por Cristina Iglesias y su hija de siete años, asesinadas por Abel Romero en Monte Chingolo. Por Claudia Repetto, asesinada por Ricardo Rodríguez en Mar del Plata. Por quienes se ven obligadas a cumplir cuarentena con un violento. Los femicidios no se detienen en cuarentena, nuestra rabia tampoco”.