22 enero, 2021

Coronavirus e inquilinos: con más de 17.000 vencimientos de contratos porteños, reclaman que se habiliten las mudanzas

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La decisión del gobierno de Alberto Fernández de decretar a partir del 20 de marzo y extender hasta el 10 de mayo el aislamiento social, preventivo y obligatorio tuvo como fin principal y prioritario salvaguardar la vida de los argentinos ante la pandemia de coronavirus COVID-19 y evitar una crisis sanitaria. Sin embargo, como toda decisión conlleva un costo de oportunidad, la contracara de la cuarentena son las severas consecuencias que padece la economía, desde las empresas hasta las familias.

Si bien la Argentina entró en la fase que permite “administrar” el aislamiento conforme se vayan dando ciertos requisitos dependiendo el territorio, lo cierto es que son pocos los sectores de la economía considerados esenciales y que tienen permitido seguir en actividad.

Uno de los rubros más afectados es el de los fletes y mudanzas, por lo que inquilinos de todo el país cuyos vencimientos de contratos vencieron durante la cuarentena quedaron atrapados en un “vacío legal” ya que en muchos casos, firmaron locaciones en otras propiedades, pero no pueden trasladarse.

Esto sucede pese a que el Gobierno dispuso por decreto la suspensión de los desalojos por falta de pago de alquileres y el congelamiento del valor de las cuotas de créditos hipotecarios hasta el 30 de septiembre.

“Actualmente, existen cerca de 17 mil vencimientos de alquileres en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, no se trata sólo de números, sino de familias que necesitan mudarse, ya sea por un vencimiento del contrato, porque ya no pueden pagar ese valor, porque ya firmaron un contrato y aún no pueden trasladarse a su nuevo hogar o porque necesitan un espacio más grande y cómodo”, dijo a Infobae Leandro Molina, gerente comercial de Zonaprop en Argentina.

 En algunos casos, los inquilinos están viviendo en una propiedad donde finalizó la relación contractual al tiempo que iniciaron un nuevo contrato de locación en otra propiedad que aún no pudieron habitar

En ese contexto, inquilinos autoconvocados de todo el país redactaron una carta abierta en la que solicitan al Gobierno Nacional que sea considerada la difícil situación en la que se encuentran y se habilite un permiso único para mudanzas.

En el reclamo sostienen que a partir del Decreto de Necesidad y Urgencia que determinó el aislamiento social, preventivo y obligatorio a partir de las 0 horas del 20 de marzo, muchos inquilinos, por distintas situaciones, realidades o circunstancias quedaron sin poder realizar “mudanzas previamente previstas o completar otras que quedaron a medias”.

Los alquileres se están renegociando en este contexto por una pérdida de ingresos general que repercute tanto en inquilinos, como en propietarios (Nicolás Stulberg)
Los alquileres se están renegociando en este contexto por una pérdida de ingresos general que repercute tanto en inquilinos, como en propietarios (Nicolás Stulberg)

En algunos casos, los inquilinos están viviendo en una propiedad donde finalizó la relación contractual al tiempo que iniciaron un nuevo contrato de locación en otra propiedad que aún no pudieron habitar. De ese modo, se encuentran ante el problema de tener que mantener dos contratos de alquiler en simultáneo, en un contexto de crisis económica, en el que la mayoría no puede afrontar el pago.

Muchos intentamos hacer valer el Artículo 1.203 del Código Civil cuyo texto determina que si por caso fortuito o fuerza mayor, el locatario se ve impedido de usar o gozar del inmueble, o ésta no puede servir para el objeto de la convención, puede pedir la rescisión del contrato, o la cesación del pago del precio por el tiempo que no pueda usar o gozar del mismo. Pero su aplicación práctica en muchos casos es inviable”, comentó a Infobae Natalia Pietragalla, referente de Inquilinos Autoconvocados.

No obstante, explica Pietragalla “dicho artículo habilita solo una negociación con los propietarios, que en la mayoría de los casos concluye en que el dueño del inmueble no acepta realizar cambios, generando discusiones interminables sin ninguna resolución favorable”.

Los casos planteados

“Existen distintos casos. Hay inquilinos que necesitan volver al hogar parental, o a casa de una pareja, familiar o amigo, ya sea por motivos económicos, cuestiones laborales o de salud.

En otros casos se decidió no renovar el contrato de locación vencido por malas condiciones del inmueble en el que no se puede seguir viviendo. En general, la mayoría de los cambios de domicilio son en pos de mejorar la calidad de vida y todos estaban previstos con anterioridad al decreto de aislamiento forzoso”, detalló.

La agrupación que coordina Pietragalla reclama al Poder Ejecutivo que “así como se flexibilizan otros rubros, incluso menos necesarios y urgentes, como la compra online y entrega de electrodomésticos y muebles, se autoricen las mudanzas, considerándolo un servicio esencial”.

 Reclaman al Poder Ejecutivo que así como se flexibilizan otros rubros, incluso menos necesarios y urgentes, como la compra online y entrega de electrodomésticos y muebles, se autoricen las mudanzas, considerándolo un servicio esencial (Inquilinos Autoconvocados)

En ese sentido, los inquilinos solicitan al Gobierno que se arbitren los medios necesarios para que se establezcan las mudanzas como un nuevo servicio esencial de excepción a realizar con las medidas y protocolos sanitarios pertinentes.

No sólo alquileres

Fabián Schvartzman vendió junto con su mujer el departamento en el que vivía con sus dos hijos, de seis y un año, en el barrio de Núñez y compró una casa en la localidad de Pilar. Días antes de que se decretara el aislamiento obligatorio a partir del 20 de marzo la familia tenía previsto mudarse pero finalmente no lo pudo hacer.

“Íbamos a hacer la mudanza hasta que nos enteramos que entrábamos en cuarentena. Es decir, estamos en un departamento en la Ciudad de Buenos Aires que ya no es más nuestro porque lo vendimos y nuestra nueva casa está vacía. Sin embargo, estamos pagando expensas y servicios en las dos propiedades. Es una situación insostenible que además nos está generando problemas como ansiedad y estrés”, describió Schvartzman.

 Íbamos a hacer la mudanza hasta que nos enteramos que entrábamos en cuarentena. Es decir, estamos en un departamento en la Ciudad de Buenos Aires que ya no es más nuestro porque lo vendimos y nuestra nueva casa está vacía (Fabián Schvartzman)

Y añadió que se encuentran ante “un vacío legal” dado que están en un lugar que ya no les pertenece, con una casa recién comprada que se encuentra vacía y sin poder hacer la mudanza.

El reclamo del gremio de fleteros y su protocolo

Desde el Sindicato Único de Fleteros de la República Argentina dijeron a Infobae que desde que se decretó cuarentena, la actividad quedó totalmente paralizada. “Los compañeros están en un estado desesperante porque vivían del día a día, veníamos de una mala situación económica los últimos cuatro años, este año se estaba empezando a mover un poco la actividad y nos pega un cachetazo esta pandemia”, describió Juan Moisés, referente del sindicato.

En ese orden, sostuvo que los fleteros, que son dueños de los vehículos con los que trabajan no pueden trabajar al tiempo que tienen que mantener los gastos fijos como el seguro y la patente, como así también el pago del monotributo y las cocheras.

“Nosotros a través de nuestro secretario general Mario Pereira y nuestro secretario adjunto Fernando Curbelo hicimos llegar una nota a Presidencia de la Nación, a las autoridades de la provincia de Buenos Aires, al intendente de La Plata, y próximamente se va a presentar una en la Ciudad de Buenos Aires al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta”, remarcó Moisés.

Las empresas de mudanzas tienen pedidos que no pueden satisfacer
Las empresas de mudanzas tienen pedidos que no pueden satisfacer

Asimismo, sostuvo que desde el sindicato están diseñando un protocolo de mudanzas para minimizar totalmente los riesgos y así poder atender la demanda de los inquilinos que no se pueden mudar.

“Sabemos que quedaron muchas personas con mudanzas por la mitad. Hay gente que nos llaman y que están con problemas de violencia de género y personas que están pagando dos alquileres. Por eso nosotros estamos pidiendo el permiso único de mudanza”, destacó.

 Hay gente que nos llaman y que están con problemas de violencia de género y personas que están pagando dos alquileres. Por eso nosotros estamos pidiendo el permiso único de mudanza (Juan Moisés)

Cómo es el protocolo sanitario que promueve el sector de fletes

Ante el freno de la actividad producto de la cuarentena, la Cámara Argentina Empresarial del Flete y Miniflete (Ceefym) diseñó un protocolo sanitario para que las autoridades nacionales habiliten el permiso para que puedan volver a brindar el servicio.

– Ingreso limitado de personas previa desinfección de sus manos con alcohol en gel u otro desinfectante equivalente y uso de tapaboca o barbijo.

– Desinfectar de modo constante las superficies de contacto y elementos de trabajo como escritorios, teclados y teléfonos.

– Utilizar tapabocas y evitar tocarse la cara sin lavarse las manos o utilizar alcohol en gel previamente.

– Tener y utilizar los elementos de cuidado y desinfección.

– Mantener una distancia social mínima de 1,5 metros.

– Rotular utensillos propios y de uso exclusivo (tazas, cucharas, lapiceras).

– Desinfectar constantemente el volante, el picaporte y aquello que se encuentre dentro de sus dos metros como vidrio y luneta.

– En la limpieza incluir objetos de uso propio: billetera, lapicera, superficie de tabletas, teléfonos móviles y cargadores. En servicio, se debe cambiar su muda de ropa.

– Ventilar frecuentemente y durante 10 minutos el camión y dejarlo al sol cuando sea posible.