19 enero, 2021

El niño pampeano que conmueve por sus ganas de estudiar: busca señal sobre una loma para mandar la tarea y saludar a su “seño”

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). ¡Hola Seño! Estoy acá en el campo. ¿Qué estás haciendo? Quiero mandarle saludos a mis compañeros”, dice el pequeño Jeremías, de 7 años, en uno de los videos que se hicieron virales por mostrar lo que hace para poder seguir con sus tareas mientras cumple con su cuarentena. En otro, el niño pampeano le pide a su maestra: “¡Mirá seño! ¡Hago gimnasia!” y comienza a rodar en un médano. En un tercero, aparece montado sobre un caballo de nombre Peludo, “Un elefante se balanceaba, sobre la tela de una araña…”, canta sobre el lomo del animal en medio de un paisaje agreste.

El niño es uno de los 17 estudiantes que asisten a la Escuela Hogar 99 Alfredo Natalio Fernández de Santa Isabel, una localidad ubicada en el extremo oeste de La Pampa. Y para enviarle los videos a Sonia Analía Díaz (52), su maestra, debe llegar hasta una loma en el campo de un vecino, porque solamente allí obtiene algo de señal de celular. Desde allí, también, entrega la tarea. Hasta ese lugar, lo acompañan sus padres para que no pierda un día de escuela, aunque por la cuarentena la enseñanza se haya vuelto virtual.

Fue su maestra, de 52 años, quien conmovida decidió mostrar los videos que le manda Jeremías desde el medio del monte del oeste pampeano. La viralización fue inmediata. Él y sus compañeros de grado, al igual que todos los niños y niñas del país, siguen un programa de estudios mientras siguen en aislamiento preventivo por el coronavirus. Pero en su caso muestra que no para todos es tan simple como sentarse en el calor del hogar y encender una computadora. Pese a ello, el esfuerzo por aprender puede mas.

 “Esta es la historia de muchos. Todo lo que hacemos es para que no se nos queden los chicos en el camino”, asegura Sonia, la maestra de Jeremías.

Solo tuve un contacto personal de dos semanas con mis alumnos. Luego vino la pandemia y no los pude ver más”, contó a un diario local la maestra Sonia que ingresó a la Escuela 99 como profesora de música y que este año comenzó su carrera como maestra de primaria.

La docente contó que mantiene comunicación diario con sus alumnos y que la preocupaba pensar cómo haría para darles las actividades a los niños, aunque ahora admite que “nos fuimos adaptando”.

El pequeño Jeremías vive con sus padres en un puesto ubicado a 30 kilómetros al norte de Santa Isabel, cerca del límite con Mendoza y es uno de los tres niños del segundo grado de la Escuela N° 99 que vive en el campo y que en este contexto hace un gran esfuerzo, siempre contento, para cumplir con las tareas que le piden. Además, aprovecha los videos para saludar a sus compañeritos.

Los videos del niños recibieron muchos mensajes de felicitaciones y apoyo por su actitud. “Felicitaciones para Jeremías y para su maestra Sonia, nos emocionan estas verdades del interior profundo, por semejante esfuerzo y amor para llevar a cabo la enseñanza en esos lugares. Felicitaciones para sus padres en el acompañamiento”, dice uno de esos mensajes.

En el mismo tono se refiere otro: “Hermoso ejemplo de superación y amor por el estudio y por la maestra. Jeremías, ¡que Dios te acompañe siempre y llegues muy lejos, mi amor!”.

El amor de la maestra

La maestra, a la que el niño le envía los videos y que decidió compartirlos, dijo que la de Jeremías es también “la historia de muchos”. “Todo lo que hacemos es para que no se nos queden chicos en el camino”, contó.

Jeremías tiene 7 años y llega hasta una loma para obtener señal y poder mandar sus actividades escolares.
Jeremías tiene 7 años y llega hasta una loma para obtener señal y poder mandar sus actividades escolares.

La escuela recibe y hospeda a niños y niñas que viven lejos, y de 17 alumnos, 4 están en el campo. A ellos, la maestra les envía las actividades en fotocopias con alguien que se las pueda acercar, o bien las deja en la escuela o en el kiosco para que las retiren cuando llegan hasta la zona urbana para buscar provisiones.

Pese a ser madre de 4 hijos, la docente se ocupa todo el día de sus alumnos y sus familias. “Les doy actividades que puedan resolver en familia. Necesito saber cómo están, cómo la llevan, si pudieron resolverlo. Un grupo de WhatsApp les facilita ese vínculo, siempre y cuando tengan datos en el celular. Y señal”, dijo Sonia a un portal de La Pampa.

Además, añadió que cuando empezó la cuarentena saludó a los padres de sus alumnos y les hizo una promesa: “Ninguno se me iba a quedar en el camino… ¡Es impresionante el trabajo que están haciendo!”.

Santa Isabel, donde vive Jeremías con su familia, es la localidad cabecera del departamento Chalileo, provincia de La Pampa, y está a 300 kilómetros de la capital provincial Santa Rosa y a 980 de Buenos Aires, aproximadamente. La superficie total es de 8.050 km2 y su intendenta es Marta Beatriz Paturlane.

*Con información de Diario Textual y La Pampa Noticias.