28 enero, 2021

Cura se cruzó con mujer a la que violó hace 20 años, la acosó y fue denunciado

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La justicia de Mendoza ordenó al arzobispado de esa provincia evitar el traslado del sacerdote Daniel Alberto Sardá, quien está siendo investigado en una causa por abuso sexual pero enmarcada dentro de la ley que castiga hechos de violencia de género, confirmaron este jueves voceros eclesiásticos y de la querella.

La decisión fue tomada por la jueza civil y comercial María Eugenia Ibazeta, a cargo del juzgado número 3 de Mendoza, quien en un escrito presentado en el arzobispado pidió que “proceda a evitar el traslado del sacerdote Daniel Alberto Sarda fuera del radio de este tribunal mientras dure la presente causa”.

En un comunicado difundido este jueves, el arzobispado confirma la decisión de la jueza pero aclara que los términos de la denuncia “nos resultan desconocidos porque nunca fuimos notificados de demanda alguna”.

Según contó el abogado Carlos Lombardi, representante de la denunciante, “los hechos ocurrieron cuando ella era adolescente y aunque ahora es una mujer adulta, preferimos hacer una denuncia civil porque hay que respetar su tiempo para enfrentar una causa penal”.

La demanda fue presentada a principios de marzo contra Sardá, cura en la localidad de El Algarrobal y capellán auxiliar en un penal de mujeres, pero la causa recién se activó en la última semana cuando comenzó a funcionar otra vez el poder judicial de Mendoza, tras la suspensión dispuesta por la pandemia de coronavirus.

La medida judicial responde a un pedido de la denunciante ya que es habitual que los sacerdotes investigados por abuso sean trasladados a otras jurisdicciones, tal como ocurrió con los curas del Próvolo, denunciados en Verona, Italia, y en La Plata, hasta que finalmente fueron condenados por hechos cometidos en el instituto de Mendoza.