28 enero, 2021

Garantizan que no faltarán billetes en el fin de semana largo, pero hubo tensión entre el BCRA y los bancos

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). La falta de dinero en los cajeros automáticos que en ocasiones aparece en los fines de semana largos no debería producirse en los cuatro días inhábiles que se inician a partir de hoy. La cuarentena, al restringir muchísimas opciones de consumo y esparcimiento y turismo en todo el país, reduce también la demanda de billetes. No obstante, las particularidades del país del “solo efectivo” obligaron a los bancos y a las autoridades a tomar precauciones para evitar faltantes y aglomeraciones de público en los bancos.

Como es habitual, el Banco Central dispuso medidas “para reforzar la distribución de billetes entre las entidades financieras, como el objetivo de garantizar la recarga de los cajeros automáticos para atender la demanda durante el próximo fin de semana largo”, según explicó en un comunicado.

Para cumplir con ese cometido y facilitar el acceso al efectivo, cuenta con varias medidas que vienen funcionando en la cuarentena:

– El uso de todos los cajeros es gratuito, sin excepción. Se pueden realizar todo tipo de operaciones sin costo, sin importar en qué banco se tiene cuenta ni a cual de las dos redes (Banelco o Red Link) pertenece el cajero. Esta medida apunta a usar siempre el cajero más cercano y rige hasta el próximo 30 de septiembre.

– Se puede extraer hasta $15.000 diarios en todos los casos. Muchos cajeros autorizan retirar montos superiores a sus propios clientes.

– Por otra parte, la Anses no realizará acreditaciones ni hoy ni mañana para “no saturar el servicio de cajeros automáticos, de acuerdo a las medidas de higiene y distanciamiento vigentes por la pandemia”. El dinero depositado en días previos se mantendrá en la cuenta de cada uno de los beneficiarios. Ni hoy ni mañana habrá pagos de jubilaciones, pensiones, Asignación Universal por Hijo e Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).<b>En el Central resaltan que toda la cantidad de dinero pedida por el sistema financiero fue suministrada, algo que fue reconocido por varios bancos consultados por Infobae. Pero en las entidades financieras consideran ineficiente el exceso de billetes de $100 y alertan que el encarecimiento del operativo, como es habitual, lo pagan los clientes.</b>

Habitualmente, cada fin de semana largo el Banco Central, los bancos, las redes de cajeros y las transportadoras de caudales establecen operativos especiales para garantizar el abastecimiento de las cajeros. Y este caso no fue la excepción, aunque con ciertas dificultades en algunos de esos actores por el ausentismo en su personal, generado por la cuarentena.

El principal obstáculo que tuvo el operativo es que el Banco Central viene entregando a los bancos billetes de baja denominación. Desde hace algunas semanas, les viene entregando más billetes de $100 que de $500 o $1.000, tal como informó Infobae la semana pasada.

Ayer, el presidente del Banco Macro, Jorge Brito, confirmó la situación en declaraciones radiales: “Lamentablemente no hay billetes de 1.000 pesos. La Casa de la Moneda está emitiendo todo lo que se puede y no alcanza. Tienen que sacar billetes de 100 pesos atesorados para que alcance el circulante. Todo el mundo ha duplicado o triplicado la cantidad de dinero en efectivo que tenía. Le manifestamos esto al Banco Central pero no dan abasto”.

Esa decisión genera un incremento de costos y mayores dificultades en el circuito de abastecimiento de los cajeros. Trasladar y custodiar billetes de $100 genera los mismos gastos que hacerlo con billetes de $1.000, pero naturalmente abastece una demanda diez veces menor. De ahí las quejas de los bancos que podrían transformarse en quejas de los usuarios: un cajero lleno con billetes pequeños corre el riesgo de vaciarse más rápido.En junio, el Central entregó a los bancos más billetes de $100 que de $1.000. Los bancos piden lo opuesto.En junio, el Central entregó a los bancos más billetes de $100 que de $1.000. Los bancos piden lo opuesto.

Durante el mes de junio, el Banco Central puso en circulación 50 millones de nuevos billetes de $1.000, 2 millones de billetes de $500, 12 millones de unidades de $200 y otros 540 millones de billetes de $100. Es decir, llegaron a la calle $54.000 millones en billetes de $100, por encima de los $54.000 millones en billetes de $1.000. Los bancos preferirían que la provisión fuera a la inversa.

En el Central resaltan que toda la cantidad de dinero pedida por el sistema financiero fue suministrada, algo que fue reconocido por varios bancos consultados por Infobae. Pero en las entidades financieras consideran ineficiente el exceso de billetes de $100 y alertan que el encarecimiento del operativo, como es habitual, lo pagan los clientes.

Más allá de la existencia de una red de 18.000 cajeros automáticos en todo el país, hay otros 17.500 puntos de extracción no bancarios, como estaciones de servicio, supermercados y otros comercios en los que se puede comprar con tarjeta de débito y, en el mismo acto, retirar dinero en efectivo.

El BCRA señaló también la convenciencia del uso de medios electrónicos de pago, recomendables en cualquier momento pero mucho más ante las restricciones de la pandemia. Entre otros, apuntó a incrementar la utilización de las tarjetas de débito y de crédito, las transferencias electrónicas, el homebanking y las billeteras electrónicas de bancos y fintech.