8 marzo, 2021

El Presidente se reunió con directivos del laboratorio que desarrolla una vacuna para el coronavirus junto a la Universidad de Oxford

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). El presidente Alberto Fernández se reunió durante la tarde de este jueves en la residencia de Olivos con directivos de AstraZeneca, la empresa farmacéutica que junto a la Universidad de Oxford trabaja en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, que mostró buenos resultados en los ensayos clínicos de fase I y II.

Acompañado por el ministro de Salud, Ginés González García, el mandatario nacional mantuvo un encuentro con Agustín Lamas, gerente general para Cono Sur; Germán de la Llave, director de Acceso y Asuntos Corporativos en la Argentina y Uruguay; y Agustina Elizalde, directora médica para el Cono Sur de la mencionada compañía.

“Recibí en Olivos a directivos de la empresa farmacéutica AstraZeneca, que junto a la Universidad de Oxford trabaja en el desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2. El día que llegue, debemos garantizar su acceso rápido y equitativo, priorizando a las poblaciones de riesgo”, sostuvo el jefe de Estado luego de la reunión.

El lunes pasado se publicó en la revista científica The Lancet un estudio realizado con 1.077 voluntarios (adultos sanos de entre 18 y 55 años). El mismo mostró que una dosis generó en el 95 por ciento de los participantes un aumento en los anticuerpos contra la COVID-19.infobae-image

Según los datos oficiales, los resultados de las pruebas realizadas hasta el momento evidencian que los anticuerpos aumentaron cuatro veces un mes después de aplicada esta posible cura basada en vectores adenovirales, la cual provocó reacciones similares a las de otras vacunas del mismo tipo, sin eventos adversos serios.

En tanto, nuevos ensayos se realizan en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica y deben comenzar en los Estados Unidos, para determinar qué tan bien protegerá esta potencial vacuna contra el coronavirus y para medir la seguridad de su uso, así como las respuestas inmunes en diferentes rangos de edad y en varias dosis.

AstraZeneca ya se comprometió a que, en caso de que los ensayos clínicos tengan éxito, “impulsará el acceso amplio y equitativo a la vacuna, sin rédito económico mientras dure la pandemia”. Hasta ahora la empresa firmó compromisos para suministrar más de 2.000 millones de inyecciones con el Reino Unido, Estados Unidos, la Alianza de Vacunas Inclusivas de Europa, la Coalición para la Preparación de Epidemias, GAVI la Alianza de Vacunas y el Instituto SERUM de la India.

Consultado por Infobae, el infectólogo Pedro Cahn, científico argentino, investigador en la lucha contra el VIH-Sida y referente fundamental de la mesa de expertos del presidente Alberto Fernández, explicó: “Estamos en un muy buen momento de la lucha contra el coronavirus, porque hay varios proyectos de vacunas en danza”.La empresa AstraZeneca trabaja junto a la Universidad de Oxford en una vacuna que mostró buenos resultados en los ensayos clínicos de fase I y II (REUTERS / Phil Noble).La empresa AstraZeneca trabaja junto a la Universidad de Oxford en una vacuna que mostró buenos resultados en los ensayos clínicos de fase I y II (REUTERS / Phil Noble).

“Existen 5 que están entrando en fase III y eso es muy bueno. Claro que todavía no sabemos cuál va a resultar. Pero seguramente de la cantidad que tenemos es probable que surja una calidad, que nos permita tener una o dos que sean efectivas”, agregó el especialista.

Lo que demostró hasta el momento la fase I y II de la vacuna Oxford-AstraZeneca es una actividad neutralizante contra el virus SARS-CoV-2, en el 91% de los participantes un mes después de la vacunación y en el 100% de los participantes que recibieron una segunda dosis.

Dentro de los efectos adversos incluyeron dolor y sensibilidad en el lugar de la inyección temporal, dolor de cabeza de leve a moderado, fatiga, escalofríos, fiebre, malestar y dolor muscular, aunque no se informaron eventos adversos graves y las reacciones disminuyeron con el uso de paracetamol profiláctico, un analgésico y ocurrieron con menos frecuencia después de una segunda dosis.