8 marzo, 2021

El Senado ratificó el decreto que declara a las telecomunicaciones servicio público esencia

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). El Frente de Todos ratificó en el Senado el decreto de necesidad y urgencia 690 que declaró servicio público esencial las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y congeló las tarifas de la telefonía fija y celular, de internet y de la TV paga.

El DNU fue avalado apenas dos semanas después de que fue dictado por el Gobierno por el kirchnerismo y sus aliados. La votación concluyó con 41 votos a favor y 26 en contra.Congelan tarifas de telefonía, cable e internet hasta fin de año y comenzarán a regular los aumentos

De esta manera, el oficialismo, y en particular la vicepresidente Cristina Kirchner, que fue una de las impulsoras del decreto, logró blindar la decisión del Poder Ejecutivo. Por un lado, ya no podrá ser derogado por el Congreso. Por el otro, la dota de una mayor legalidad ante un eventual embate en la Justicia.

La medida fue rechazada por todo el arco opositor. Más aún, Juntos por el Cambio impugnó los dictámenes de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo por considerar irregular la reunión del 24 de agosto último por no haber sido convocada con la debida antelación y porque al estar presidida por un diputado, el kirchnerista Marcos Cleri, la reunión no pudo realizarse de manera virtual porque el protocolo de esa cámara se encontraba vencido.

Marcha atrás por Vicentin

En el mismo paquete, que incluyó media docena de decretos de necesidad y urgencia y de facultades delegadas, el oficialismo también ratificó el decreto de necesidad y urgencia 636, que dio marcha atrás con la intervención del grupo Vicentin, paso previo a la expropiación de la empresa.

A pesar de haber sido la ideóloga de la intervención/expropiación de Vicentin, como lo dijo públicamente el presidente Alberto Fernández, la senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti (Mendoza) eludió hablar del fracaso de su jugada. Prefirió centrar sus 15 minutos de discurso a hablar del DNU de las telecomunicaciones, según escribió Gustavo Ybarra para La Nación

Aunque muchos senadores del Frente de Todos defendieron el decreto que declaró servicio público a las TIC en la necesidad de garantizar el acceso digital de la población y de terminar con la concentración en pocas manos de esas tecnologías, fue el aliado provincial Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro), quien trajo el nombre del grupo Clarín al recinto de la Cámara alta.

Abuso de poder

“La gran preocupación nuestra debe ser la posición y el abuso de poder que se puede dar a partir de la decisión de julio de 2018 con la fusión de Cablevisión, de Fibertel, y Telecom, abro paréntesis, Clarín, cierro paréntesis”, dijo el ex gobernador.

En ese sentido, Weretilneck sostuvo que, desde entonces, el grupo “concentra el 38% de la TV por cable, el 68% de la banda ancha fija, el 40% de banda ancha móvil, el 40% de telefonía fija y el 30 de la móvil”.

Le respondió el jefe de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff (UCR-Formosa), quien le recordó al oficialismo, y a la vicepresidente Cristina Kirchner, la fusión de Cablevisión y Multicanal, registrada en el gobierno de Néstor Kirchner.Telefonía, cable e internet. Sorpresa entre las empresas por el decreto que establecerá que son servicios públicos esenciales

“¿Usted se acuerda la fusión de Cablevisión y Multicanal quién la firmó un 7 de diciembre de 2007?”, preguntó Naidenoff, interpelando a Cristina Kirchner. “Un tal Guillermo Moreno”, se respondió. “Fueron ustedes, háganse cargo”, completó el líder opositor.

El decreto 690 fue anunciado por Fernández a través de sus redes sociales en la noche del 21 de agosto último, y responde a un objetivo largamente perseguido por Cristina Kirchner.

Apenas tres días después, el 24 del mes pasado, la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, que el kirchnerismo maneja con mano de hierro aplicando su mayoría, emitió dictamen favorable al DNU. Esa reunión fue la que objetó Naidenoff en el inicio de su exposición.

El apuro de la vicepresidente por ratificar la medida llegó al extremo de que obligó al bloque del Frente de Todos a pedir una sesión especial para esta semana, aún cuando estaba previsto que la Cámara alta no se reuniera.

El decreto del Poder Ejecutivo mereció el rechazo de las empresas del sector.

“Semejante cambio de reglas intempestivo e inconsulto produce un profundo impacto negativo para todos los actores del sector TIC, inversores, sus cientos de miles de empleados en todo el país, en su cadena de valor y en toda la comunidad digital, trasladando incertidumbre a los clientes acerca de la calidad de prestación de los servicios que reciban en el futuro”, expresó un comunicado rubricado por Direct TV, Telefónica, Telecom, Claro y Telecentro