6 marzo, 2021

Un fallo judicial sobre la vigencia del protocolo de sesiones remotas agitó otra vez el clima en Diputados

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Y de improviso, la Justicia sacó del cajón un expediente y se metió de lleno en la disputa política. Afirmó que, tal como sostiene Juntos por el Cambio, el protocolo para las sesiones virtuales en la Cámara de Diputados de la Nación “no se encuentra vigente” y que, por tanto, la única forma de sesionar que tienen hoy los legisladores es presentándose en el Congreso.

Sin embargo, en la Cámara baja, desde el entorno del presidente Sergio Massa, aclararon a LA NACION que según su interpretación el fallo judicial se refiere al protocolo anterior, que ya fue renovado esta semana, por lo que desde su perspectiva no hay inconvenientes en sesionar hoy con el esquema remoto.

El fallo lo rubricaron los integrantes de la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal, que para dejar aún más clara su posición se encargaron de remarcar en negrita que el protocolo para las sesiones virtuales “no se encuentra vigente en la actualidad”, a pesar de los planteos en contrario del oficialismo.

¿Cómo llegó la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal a sostener eso, apenas días después de que kirchneristas y opositores se cruzaron acusaciones de todo tipo? Desempolvó un pedido de amparo que la diputada nacional por la Coalición Cívica, Mónica Frade, presentó hace unos meses.

Frade le había pedido a la Justicia que declarara inconstitucional o ilegítimo que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, no convocara a sesiones ordinarias y que, por el contrario, avanzara con las sesiones legislativas vía remota, apoyado en el llamado “Protocolo de Funcionamiento Parlamentario Remoto para sesionar en forma telemática”.

El planteo de Frade chocó, sin embargo, con un rechazo en la primera instancia, por lo que recurrió a la Cámara de Apelaciones, donde quedó latente durante semanas hasta que, hoy, la Cámara decidió rechazar su recurso, pero al mismo tiempo darle la razón.

Para eso, los camaristas Marcelo Duffy, Jorge Morán y Rogelio Vincenti concluyeron que resulta “inoficioso” tratar la apelación de Frade -por lo que rechazaron su pedido-, pero porque estimaron que ya no hay nada que discutir sobre el protocolo porque no está vigente. En este punto es donde desde la presidencia de la Cámara de Diputados plantean que el fallo “llega tarde porque corresponde a la presentación anterior. Quien lo escribió, en el momento en el que lo hizo no tenía constancia de la renovación”, que se aprobó con polémica el martes a la noche, antes de la sesión.

“En este sentido, corresponde advertir que el ‘Protocolo de Funcionamiento Parlamentario Remoto’ para la realización de sesiones virtuales en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, aprobado el 13/5/2020, no se encuentra vigente en la actualidad”, remarcaron en negrita los camaristas, “por no haber ocurrido la condición necesaria y obligatoria para ello, de acuerdo a lo que estableció de manera expresa el legislador en su propio texto”, abundaron, en alusión al “refrendo por consenso de la Comisión de Labor Parlamentaria para cada nueva prórroga de 30 días; según el punto C, de las “Consideraciones Generales” del Protocolo citado”.

“En consecuencia -remarcó la Cámara de Apelaciones-, toda vez que este extremo no ha sido cumplido desde el vencimiento de sus primeros 30 días de vigencia, procede concluir que el aludido protocolo ha perdido vigencia, condición que cabe extender a la presente apelación”.

Tensión por la reforma judicial

El fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal se da, además, en momentos de tensión entre la Casa Rosada y los tribunales por la letra chica de la “reforma judicial” que impulsa el oficialismo.

Para Frade, la decisión judicial es toda una señal. “La discusión de fondo es cómo se interpreta el ‘consenso’ requerido para renovar el protocolo cada treinta días. Para nosotros, ‘consenso’ implica la firma de todos los bloques parlamentarios, mientras que para el oficialismo basta con la firma de la mayoría de los bloques, y así es como el oficialismo dio por válida la sesión del martes. Por eso es importante este fallo, que salió 48 horas después del contrapunto y que determina que el protocolo [de sesiones virtuales] está caído”.

Otros legisladores, sin embargo, son más cautos. Consideran que el fallo de la Cámara llegó tarde y quedó desactualizado desde el momento en que el oficialismo y otros bloques parlamentarios aprobaron prorrogar el protocolo para sesiones virtuales por otros 30 días.

Para el oficialismo, sin embargo, la interpretación de lo que resolvió la Cámara fue otra.

“Queda firme el rechazo in limine del día 8 de junio del amparo presentado por la propia Frade, dispuesto por el Juzgado Contencioso Federal N12. En consecuencia, el Protocolo de Funcionamiento Parlamentario Remoto, aprobado por la Cámara en sesión del 13 de mayo y prorrogado por acta de labor parlamentaria del día 2 de julio y 1 de septiembre, se encuentra plenamente vigente”, señaló en un comunicado firmado por Juan Manuel Cheppi, Eduardo Cergnul y Rodrigo Rodríguez.

Por Hugo Alconada Mon para La Nación