5 marzo, 2021

La triste historia del policía que se subió a una torre en medio de la protesta y amenazó con quitarse la vida

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Poco antes del mediodía de hoy, el cabo primero Aldo Oscar Pagano gritó desde la torre de comunicaciones de la central polical de Puente 12 en La Matanza, poco antes de que una de sus botas se deslizara y cayera al suelo: “Me voy con mi hijo”.

A Kevin Nahuel Pagano lo mataron ladrones en enero de 2018, en la villa Puerta de Hierro en La Matanza, sobre las vías del tren Belgrano en el cruce con la calle Crovara. Sus familiares lo auxiliaron mientras moría y lo llevaron a un hospital de la zona, donde murió.

Aldo Oscar, de 52 años, llevó el prendedor con la cara de su hijo y un crespón negro en el uniforme durante años, se acercó a famosos con su foto para contarles del caso, que no tendría un culpable condenado hasta hoy.

Sus amigos lo sabían, le había anunciado el plan a mediados de esta mañana. Al final, Pagano desistió de su amenaza de quitarse la vida, con su hija mayor y su madre que lloraba en el suelo, con sus compañeros que pedían que se baje. Fabián Gentile, amigo cercano y Mayor retirado de la fuerza, subió con un arnés, rodeado de rescatistas que intentaban contener la situación.

Poco antes de las 12, Pagano bajó.

La tensión se desarticulaba, un episodio de tormenta en medio de una tormenta mucho más grande. A metros, Sergio Berni, dentro de su centro de comunicación estratégica, se sentaba a esperar novedades, con cientos de efectivos bonaerenses y sus móviles que rodeaban la zona desde el día anterior. Dos de ellos, según ellos policías retirados, intentaron entrar a negociar, no hubo acuerdo. Berni ya había mantenido otra reunión con policías a las 4 de la mañana, mismo resultado. No podría haberlo: los 130 mil efectivos de la Bonaerense, en una protesta espontánea, sin líderes, sin sindicato, no tienen una cabeza con la que el poder político pueda negociar.

Ya en el piso, tras dos horas de tensión, Pagano, de 52 años, con domicilio en Ciudad Evita y un servicio histórico en La Matanza, volvió a su historia.

Gentile contó, en diálogo con Infobae, que por la mañana Pagano le mandó audios diciéndole que vaya al Puente 12 porque se iba a subir a una torre de comunicaciones. “Estaba descansando en mi casa porque había estado toda la noche acá cuando recibí sus mensajes. Me preguntó dónde estaba y me avisó que se iba a subir a la antena. Cuando miré la tele ya estaba arriba y me vine”, narró.

El propio Gentile, mayor herido en acto de servicio en 1997, sabía lo que estaba haciendo: incluso piensa que tal vez la idea la haya tomado de su experiencia. “Yo me subí 30 veces a la antena dentro del Ministerio de Seguridad para pedir diferentes cosas. Y muchas de esas las conseguí”, indicó. También participó en acampes frente al Ministerio de Seguridad, pero asegura que esta movilización es distinta: “Acá no hay política, esto es lo que está pasando en la policía bonaerense. No hay que confundir. No es una discusión entre kirchneristas y macristas. Él estaba reclamando un sueldo digno del policía que sale todos los días a la calle. Se sintió que no era escuchado y por eso se subió”.PlayBajan al policía subido a la antena en La Matanza

Dijo que temió lo peor, que vino porque sabía que su compañero era capaz de arrojarse de la torre. “Yo quería que no se cayera porque sabía que estaba cansado y que no iba a aguantar mucho más ahí arriba”, argumentó Gentile, quien terminó bajándolo solo, sin ayuda de los bomberos y las fuerzas especiales. A las 11:58 Pagano depuso su actitud y tocó el suelo. Había estado a varios metros de altura desde las nueve y media de la mañana. Estaba pidiendo que se firmara el petitorio en el interior de la sede. Una ambulancia lo asistió en el lugar, ya con la compañía de su familia. Estaba deshidratado y en plena conciencia de sus actos. Decía que quería volver con su hijo y que lo hacía la lucha de sus compañeros.

Fue reincorporado hace un tiempo a la fuerza, en sus años fuera del uniforme hasta había llegado a trabajar como vigilador privado. Pagano compartía sus nuevos patrullajes en la zona de San Martín desde su muro de Facebook, con una retórica de policía orgulloso. Sus compañeros debajo de la torre aseguraban que el cabo primero había “estado en disponibilidad once años por una causa armada, reclamaba sueldos y que le respetaran el cargo”.

La causa, aseguran sus compañeros, fue por “tirar un gas lacrimógeno” en una manifestación hace 15 años, sin dar más detalles.

Pagano también le había hecho juicio al Estado y a Fabricaciones Militares. Fue en 2004, cuando se desempeñaba en la Seccional 2° de La Matanza. Su demanda fue civil, por daños y perjuicios, pidió una compensación por un disparo accidental de su arma reglamentaria, una Browning 9 milímetros. El expediente llegó incluso a la Suprema Corte.Pagano semanas atrás en una comisaría. Pagano semanas atrás en una comisaría.

A pesar de su protesta, Pagano, que integró el Ejército Argentino en su juventud, se mostraba a favor de Berni en redes sociales. En su cuenta de Facebook aseguró, con fotos del ministro en traje de karateka: “Hay que apoyarlo y que se sienta apoyado, este hombre nos apoyará”. Elogiaba que Berni llegara armado a un operativo, por ejemplo. “Miren el ministro que tenemos”, afirmaba en su muro.

Este lunes, Pagano habló de la protesta que se venía y la apoyó. Habló de maltrato, de malos sueldos, del desprecio de la sociedad civil.