24 enero, 2021

El Presidente almorzó ayer con Aníbal Fernández y se dispararon los rumores

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Aníbal Fernández llegó ayer pocos minutos antes de las 13 a Casa Rosada, un edificio que fue su lugar de trabajo durante los cuatro años que estuvo como Ministro del Interior de Néstor Kirchner y entre 2009 y 2011, cuando fue Jefe de Gabinete de Cristina Kirchner. Sin necesidad de que nadie lo guíe, se dirigió al primer piso por el ascensor, donde ya lo estaban esperando para acompañarlo directamene al despacho presidencial, donde almorzaría a solas con el Presidente. Nadie supo de qué hablaron, pero apenas trascendió su presencia los rumores se dispararon.

En rigor, hace varias semanas que circulan comentarios de que se viene un cambio de Gabinete, un ordenamiento interno que permita que fluya con más eficiencia la gestión para la que, concluyeron algunos, se necesita darle más volumen político al tronco del Gobierno, un asunto que desde el comienzo fue sistemáticamente negado por las fuentes oficiales.

“Son amigos y almuerzan habitualmente, no hay nada especial en el encuentro”, explicó un funcionario de trato diario con el Presidente. Agregó que “Aníbal ya tiene un cargo como interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio y no necesita otro” y -finalmente- aseguró que “no va a haber ningún cambio de Gabinete”.

En un contexto de especulaciones, la reunión que el Gobierno había convocado en el Salón de las Mujeres con dirigentes empresariales y sindicales se demoraba y desde la Jefatura de Gabinete explicaban que Santiago Cafiero estaba reunido con Fernández, lo que no era cierto.

El Presidente estaba con el ministro de Economía, Martín Guzmán, un funcionario con estrella ascendente en el equipo de Gobierno que suele llegar tarde a las reuniones de Gabinete económico que convoca Cafiero. También es habitual que se vaya antes. Cuando compartían el Gabinete de Néstor Kirchner. TELAM Cuando compartían el Gabinete de Néstor Kirchner. TELAM

Ayer, claramente, Cafiero no quería abrir el encuentro multisectorial sin la presencia de Guzmán, lo que en sí mismo no quiere decir que se vienen cambios, pero sí que hay una necesidad de ajustes de jerarquías en el Gabinete, algún tipo de ordenamiento que contenga la inquietud de los sectores privados en un momento económico delicado y de cabida a los más afines con el Gobierno, deseosos de explicitar su respaldo.https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Mientras tanto, desde las oficinas palermitanas de YCRT, Anibal se aboca a pensar cómo ayudar a la gestión del Frente de Todos. Mirar lo que sucede desde afuera le permite tener un panorama más realista desde donde ayudar al Presidente y su equipo.

Durante años, la población los confundía. Mismo apellido, mismo bigote, funcionarios del mismo gobierno. En los focus group, los entrevistados no podían distinguir qué cosa decía uno y el otro. Tiempo después, Alberto dejó el Gobierno y se fue alejando hasta quedar enfrentado al kirchnerismo, pero Aníbal se fue acercando cada vez más, jugando en cada lugar donde Cristina lo necesitara.Anibal Fernández,al llegar a la asunción de Alberto Fernández, 10 de diciembre de 2019. (Maximiliano Luna)Anibal Fernández,al llegar a la asunción de Alberto Fernández, 10 de diciembre de 2019. (Maximiliano Luna)

Hoy pocos lo recuerdan, pero el actual interventor de la empresa santacruceña hasta fue secretario general de la Presidencia de Cristina unos meses, entre la salida de Oscar Parrilli a la AFI y la llegada de Wado de Pedro a ese cargo. Para asumir, renunció al Senado de la Nación. Meses después, la por entonces presidenta premió su lealtad designándolo como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, en una elección que le ganó María Eugenia Vidal.

Consultado hoy por Infobae acerca de qué habló con el Presidente, Aníbal relató: “Hablé a la mañana y me invitó a almorzar con él, fue una charla política, nada en particular. No me ofreció ningún cargo ni le pedí nada”. Habrá que creer. O reventar.